¿Estamos incentivando la mala ciencia?

 

f8de176e-b522-4c04-82f05cc0522e0d25_source

 

Zimring, James. We\’re Incentivizing Bad Science. Scientific American, a Division of Springer Nature America, Inc.,

Oct 29, 2019

Ver original

 

¿Estamos incentivando la mala ciencia? Las tendencias actuales de la investigación se asemejan a la burbuja financiera de principios del siglo XXI

Nuestro comportamiento se ve profundamente afectado por las estructuras de incentivos que encontramos. Imagina lo que sucedería si los bancos que emitieron préstamos hipotecarios ya no ganaran dinero con los intereses, sino que más bien ganaran dinero mezclando los préstamos convertidos en bonos de inversión que luego vendieran a los inversionistas. Hay un número limitado de personas que tienen la suerte de poder pagar una casa. Una vez que todas esas personas tuvieran hipotecas, los bancos se convertirían en una fábrica de garantías hipotecarias que se habría quedado sin materias primas para fabricar sus productos.

Los bancos podrían simplemente dejar de ganar dinero, o podrían empezar a conceder préstamos a cualquiera que los solicitara, independientemente de la capacidad de pago de la gente. Después de todo, una vez que los préstamos se vendieran a los inversores, el riesgo ya no era del banco. Por supuesto, las agencias de calificación están diseñadas para alertar sobre el riesgo, pero los bancos les pagan por hacerlo, y enojar a la única base de clientes no es un buen negocio. Antes de 2008, sin la intención de hacerlo, el sistema había evolucionado de tal manera que los banqueros estaban específicamente incentivados para inflar una burbuja masiva en la economía, construida sobre préstamos incobrables y deudas insostenibles, y hacer fortuna sin riesgo para ellos mismos, y eso es precisamente lo que hicieron.

Entonces, imaginemos lo que podría pasar si las reglas de la ciencia profesional evolucionaran de tal manera que los científicos se sintieran incentivados a publicar tantos artículos como pudieran y si aquellos que publicaran muchos artículos de poco rigor científico fueran recompensados por aquellos que publicaran menos artículos de mayor rigor? ¿Qué pasaría si los científicos no fueran recompensados por la reproducibilidad a largo plazo y el rigor de sus hallazgos, sino que más bien se convirtieran en una fábrica que produjera y publicara nuevos descubrimientos altamente emocionantes e innovadores, y luego otros científicos y empresas gastaran recursos en los estudios de seguimiento y asumieran todo el riesgo?

Así como los bancos en 2008 ganaron dinero vendiendo los préstamos, lo que condujo a que la calidad de los préstamos dejara de ser significativa para ellos. Del mismo modo, una vez publicados, los resultados innovadores de la nueva ciencia a menudo pasan sin pena ni gloria hasta la siguiente innovación, y debido al sesgo de publicación y al “efecto de cajón de sastre”, nunca volvemos a oír hablar de ellos, ni de si fallan en manos de otros. Por supuesto, la reputación de un buen trabajo afecta a los científicos tanto como a cualquier otra persona, pero uno o dos avances “reales” de un investigador borrarán cualquier problema, incluso un amplio conjunto de otros hallazgos que desaparecieron en la basura del tiempo, ya que nadie más puede reproducirlos. De hecho, en un informe de Bayer Pharmaceuticals, el 65 por ciento de los resultados científicos publicados no fueron reproducibles por los científicos de Bayer cuando intentaron utilizarlos para el desarrollo de fármacos.

 

Según un estudio de Bayer, el 65 por ciento de los resultados científicos publicados no fueron reproducibles por los científicos de Bayer cuando intentaron utilizarlos para el desarrollo de fármacos.

No se trata de una cuestión de fraude o mala conducta científica en la que los científicos inventan datos o mienten a propósito; los datos son reales y fueron realmente observados. Sin embargo, el sistema ferozmente competitivo conduce a una precipitación en la publicación y a un mayor número de resultados de trabajos menos rigurosos. Lo que puede llevar a que los científicos más cuidadosos y autocríticos que dedican más tiempo y recursos a realizar estudios más rigurosos obtengan menor promoción profesional, reciban menos recursos de investigación y menos reconocimiento por su trabajo.

Por supuesto, la publicación científica está sujeta a un alto grado de control de calidad a través del proceso de revisión por pares, que a pesar de los factores políticos y sociales, es una de las “joyas de la corona” de la objetividad científica. Sin embargo, esto está cambiando. El objetivo muy loable de las “revistas de acceso abierto” es asegurar que el público tenga libre acceso a los datos científicos que se financian con sus impuestos.

 

El sistema de comunicación científica ferozmente competitivo conduce a una precipitación en la publicación y a un mayor número de resultados de trabajos menos rigurosos.

 

Sin embargo, las revistas de acceso abierto cobran a los autores de los artículos una cuota sustancial por publicar, con el fin de compensar el dinero perdido por no disponer de suscripciones. Por lo tanto, en lugar de ganar más dinero cuantas más copias de la revista vendan, las revistas de acceso abierto ganan más dinero en función del número de artículos que acepten. Los autores están dispuestos a pagar más para que sus artículos se publiquen en revistas más prestigiosas. Por lo tanto, cuanto más emocionantes sean los hallazgos que publique una revista, más referencias, mayor será el impacto de la revista, más envíos recibirán, más dinero ganarán.

La autorregulación de los científicos de décadas y siglos pasados ha creado la ciencia moderna con todas sus virtudes y defectos. Sin embargo, al igual que los banqueros de principios del siglo XXI, corremos el riesgo de permitir que nuevos incentivos erosionen nuestra autorregulación y distorsionen nuestras percepciones y comportamiento; al igual que los préstamos de riesgo que subyacen a los valores respaldados por hipotecas, las observaciones científicas erróneas pueden formar una burbuja y un edificio inestable. Como la ciencia es en última instancia autocorrectiva, las conclusiones erróneas se corrigen con estudios continuos, pero esto lleva mucho tiempo.