Recomendaciones para proyectos de gestión colectiva de colecciones en bibliotecas universitarias

 

2019-08-28_21-46-27

 

Operationalizing the BIG Collective Collection: A Case Study of Consolidation vs Autonomy”. Ohio: OCLC, Big Ten Academic Alliance (BTAA), 2019

Texto completo

 

Preparado en colaboración con las iniciativas de bibliotecas de la Big Ten Academic Alliance (BTAA), este informe presenta un marco para hacer operativa la colección colectiva del BTAA -una colección gestionada en colaboración a través de una red de bibliotecas- que se centra específicamente en la colección impresa.

 

El carácter de los espacios, servicios y colecciones de las bibliotecas está evolucionando con los cambios en los comportamientos de aprendizaje e investigación. Es ampliamente reconocido que el desarrollo autónomo continuo de grandes colecciones independientes no satisface las necesidades y no es eficiente. Una biblioteca no puede reunir todo lo que sus miembros desean tener, y gran parte de lo que reúne no se utiliza. Al mismo tiempo, el espacio de la biblioteca se está configurando en torno a la participación y no a las colecciones, se están reconociendo los costos a largo plazo de la gestión de los materiales impresos y está cambiando el papel que juegan los libros en la investigación y el aprendizaje. De este modo muchas bibliotecas están reevaluando los enfoques tradicionales para crear, gestionar y compartir colecciones, y buscan cada vez más hacerlo de manera cooperativa.

En este informe, se definen y analizan los aspectos clave de las colecciones colectivas y se ofrecen una serie de recomendaciones diseñadas para hacer avanzar a las bibliotecas hacia una coordinación más adecuada de sus colecciones. Se describen cuatro características de una colección colectiva mejor coordinada, que pueden ser un ejemplo para cualquier proyecto de colaboración bibliotecaria: compromisos explícitos, cumplimiento eficiente de la red, colección distribuida de manera óptima y conciencia de todo el sistema. Además, se esbozan tres áreas generales en las que se requiere coordinación para llevar a cabo la recolección colectiva: institución, aplicaciones y colecciones.

El enfoque de coordinación que se recomienda es ampliamente aplicable a otros entornos, proporcionando lecciones y recomendaciones de las que cualquier grupo o consorcio de bibliotecas puede beneficiarse.