Bunny Watson (Katharine Hepburn), la documentalista que todos queremos ser de mayores

 

desk-set-1957-001-spencer-tracy-katharine-hepburn-computer-pointing-00o-5gu

Spencer Tracy y Katharine Hepburn en “Su otra esposa” (Desk Set) de 1057

 

 

“Su otra esposa” (Desk Set) es una comedia romántica estadounidense de 1957 dirigida por Walter Lang y protagonizada por Spencer Tracy y Katharine Hepburn. una documentalista de televisión se enfrenta a un experto en automatización (Spencer Tracy) que ha inventado una máquina que ella teme la reemplazará.

En la “Federal Broadcasting Network” en Midtown Manhattan, Bunny Watson (Katharine Hepburn) está a cargo de su biblioteca de referencia, y es responsable de investigar hechos y responder preguntas sobre todo tipo de temas, grandes y pequeños. Es una profesional consumada con un título académico y un postgrado, tiene un conocimiento enciclopédico de su colección y una memoria absolutamente formidable. Ella era una Google ambulante antes de la existencia de Google.

La red está negociando una fusión con otra compañía, pero la mantiene en secreto. Para ayudar a los empleados a hacer frente al trabajo extra, el jefe de la red ha pedido dos ordenadores o “cerebros electrónicos”. El ingeniero de métodos y experto en eficiencia Richard Sumner (Spencer Tracy), inventor de EMERAC (“Electromagnetic MEmory and Research Arithmetical Calculator”), acude a la compañía para ver cómo funciona la biblioteca, para averiguar cómo facilitar la transición. Aunque extremadamente brillante, a medida que conoce a Bunny Watson, se sorprende al descubrir las capacidades profesionales de Bunny Watson.

Cuando se enteran de que las computadoras están llegando, los empleados llegan a la conclusión de que están siendo reemplazados. Sus temores parecen confirmarse cuando todos los miembros del personal reciben una hoja de color rosa impresa por la nueva computadora de su nómina. Pero, resultó ser un error; ya la máquina despidió a todos en la compañía, incluyendo al presidente.

Richard Sumner revela su interés romántico por Bunny Watson, pero cree que EMERAC siempre será su primera prioridad. Sumner lo niega, pero luego Watson lo pone a prueba, programando a la máquina para autodestruirse. Sumner se resiste a la tentación de arreglarla el mayor tiempo posible, pero finalmente cede. Watson lo acepta de todos modos.