La policia utiliza Sensorvault, la base de datos de ubicaciones de Google para resolver crímenes

getty-google-location

La policía estadounidense está aprovechando la enorme cantidad de información de localización del gigante tecnológico en su esfuerzo por resolver crímenes, con los problemas añadidos de privacidad que esto conlleva.

La base de datos de Sensorvault está conectada a un servicio de Google llamado “Historial de ubicación”. La función, que comenzó en 2009, incluye informacion de dispositivos Android y Apple.

El historial de ubicación no está activado de forma predeterminada. Google pide a los usuarios que lo habiliten cuando están configurando determinados servicios (por ejemplo, alertas de tráfico en Google Maps o imágenes de grupo vinculadas a la ubicación en Google Photos).

Si tienes activado el Historial de ubicación, Google recopilará tus datos siempre que hayas accedido a tu cuenta y tengas Google Apps habilitadas para la localización en tu teléfono. La empresa puede recopilar los datos incluso cuando la persona no está utilizando sus aplicaciones, si la configuración de su teléfono lo permite.

Segun New York Times, funcionarios de las fuerzas de seguridad de todo el país utilizan la información en una base de datos de Google llamada Sensorvault con registros de ubicación de cientos de millones de dispositivos en todo el mundo para resolver crímenes.

Aunque la nueva técnica puede identificar a los sospechosos cerca de los delitos, corre el riesgo de recoger la información sobre los transeúntes inocentes, lo que pone de relieve el impacto que la recopilación masiva de datos por parte de las empresas puede tener en la vida de las personas.