Un monumento en memoria de la quema de libros por parte de los nazis en Berlín

 

 

memorial-to-nazi-book-burning-berlin

Monumento a la quema de libros en Bebelplatz

 

La instalación espacial de Micha Ullman en Bebelplatz rememora una biblioteca con estantes vacíos para conmemorar la quema de libros por parte del «Tercer Reich» (en alemán Drittes Reich) es el nombre del período histórico y se utiliza como sinónimo para la Alemania nazi. Una placa de vidrio colocada en los adoquines de la calle, y debajo de ella una sala subterránea iluminada con estanterías vacías.

 

El monumento muestra lo que falta. Subterráneo, casi fuera de la vista, sin libros, estantes blancos vacíos, directamente debajo de la Bebelplatz. Lo que se perdió y se quemó fueron los libros de aquellos a quienes los nazis condenaron al ostracismo y la persecución, que tuvieron que abandonar el país y cuyas historias ya no se podían contar. Simbólicamente, las estanterías subterráneas tienen espacio para unos 20.000 libros, como recuerdo de los 20.000 libros que ardieron en llamas en Bebelplatz el 10 de mayo de 1933. En medio de la plaza, el 10 de mayo de 1933, estudiantes nazis quemaron las obras de cientos de autores independientes, periodistas, filósofos y académicos. El artista israelí Micha Ullman diseñó el monumento conmemorativo de la biblioteca, que fue inaugurado el 20 de marzo de 1995.

Dos placas de bronce también colocadas en el suelo contienen información y una inscripción con la advertencia:

“Eso no fue más que un preludio;
donde queman libros,
en última instancia, también quemarán a la gente.”

Heinrich Heine 1820

 

Los libros fueron escogidos de acuerdo a listas negras hechas por el bibliotecario Wolfgang Herrmann, que posteriormente se utilizaron para saquear estanterías privadas, bibliotecas públicas y colecciones académicas. Antes de que se quemaran los libros, los organizadores enviaron lo que llamaron sus “Doce tesis”, que debían leerse en las quema de libros de cada ciudad. Con las palabras:

“Contra la decadencia y la decadencia moral! Por la disciplina y la decencia en la familia y la nación! Entrego a las llamas los escritos de Heinrich Mann, Ernst Glaeser y Erich Kästner”,

La novela “Fabian” de Kästner fue lanzada al fuego.A demás de Kästner, los autores de la lista negra incluían a Sigmund Freud, Karl Marx, Heinrich y Klaus Mann, Rosa Luxemburg, August Bebel, Bertha von Suttner y Stefan Zweig. Muchos de los escritores vilipendiados y perseguidos ya habían abandonado Alemania y se habían exiliado.

Erich Kästner observaba sin ser reconocido mientras su libro “Fabian” era consumido por las llamas. Más tarde describió este día oscuro con la palabra “Begräbniswetter” (tiempo fúnebre). Llovió tan fuerte que las llamas se apagaron y los bomberos tuvieron que echar gasolina sobre el fuego para que ardiera correctamente.

Más post sobre quema de libros

Un hombre de Iowa quema los libros infantiles de la biblioteca pública con contenidos LGTB para protestar contra el día del orgullo

Bibliotecas en llamas. Cuando las clases populares cuestionan la sociología y la política

Biblioclastía: La destrucción de bibliotecas a lo largo de la historia

En África, cuando un anciano muere, una biblioteca arde, toda una biblioteca desaparece….

Los Libros arden mal

¡A los libros!: el impulso del investigador hacia sus fuentes