¡A los libros!: el impulso del investigador hacia sus fuentes

 

51yy2buxldkl-_sx334_bo1204203200_

Jean-François Cottier, M. G. S. R. (2010). [e-Book] Ad libros ! Montréal, Presses de l’Université de Montréal, 2010

Texto completo

“¡Ad libros!” ¡A los libros! Este grito atribuido a Dom Guillaume de Raynald en el momento en que el fuego asoló la Gran Cartuja durante el incendio de 1371 es a la vez un mandato y un impulso que cualquier medievalista puede retomar: el impulso del investigador hacia sus fuentes, el mandato del profesor hacia sus pupilos. Estas dos palabras latinas, que han servido de lema para Denise Angers y Joseph-Claude Poulin, forman un título ideal para el titulo del libro de esta pareja apasionada de humanistas.

Este mantra es también un credo que explica la importancia que Denise Angers y Joseph-Claude Poulin dieron en su pedagogía a este aspecto de la formación de los jóvenes medievalistas en Ottawa, Quebec City o Montreal: cursos sobre fuentes, introducción a la paleografía, codicología o arqueología medieval. Los estudios incluidos en este libro rinden homenaje a su compromiso científico irreprochable, en un conjunto de contribuciones que abarca la totalidad de la Edad Media, desde el siglo VIII al XV -con progresión hasta la Nueva Francia- pero cuyo punto en común es la atención a las fuentes.

 

 

Anuncios