¿Adoptará el mundo el Plan S, la propuesta radical para exigir el acceso abierto a los documentos científicos?

ca_0104NID_PlanS_Illustration_online

Will the world embrace Plan S, the radical proposal to mandate open access to science papers? Science. By Tania RabesandratanaJan. 3, 2019 , 2:00 PM

Original

 

¿Hasta dónde se extenderá el Plan S?

Desde el lanzamiento en septiembre de 2018 del programa respaldado por Europa para exigir el acceso abierto inmediato a la literatura científica, se han adherido 16 financiadores en 13 países. Todavía está lejos de la ambición del Plan S: convencer a los principales financiadores de investigación del mundo de que exijan el Acceso Abierto inmediato a todos los documentos publicados que se financien con sus subvenciones. El que se alcance ese objetivo depende en parte de los detalles que aún no se han resuelto, incluido un tope en los cargos de autor que los financiadores pagarán por la publicación en OA. Pero el plan ha cobrado impulso: En diciembre de 2018, China sorprendió a muchos al expresar su firme apoyo al Plan S. Este mes, se espera que se una una agencia nacional de financiamiento en África, posiblemente respaldada por un segundo financiador de Estados Unidos. Otros países y agencias de todo el mundo están considerando la posibilidad de inscribirse.

El Plan S, cuya entrada en vigor está prevista para el 1 de enero de 2020, ha recibido el apoyo de muchos científicos, que se congratulan de la reorganización de un sistema de publicación que puede generar grandes beneficios al tiempo que mantiene los resultados de la investigación financiada por los contribuyentes detrás de las barreras de pago. Pero los editores (incluida la AAAS, que publica Science) están preocupados, y algunos científicos temen que el Plan S pueda restringir sus opciones.

Si el Plan S no crece, seguiría siendo un mandato divisorio que se aplica sólo a un pequeño porcentaje de los documentos científicos del mundo. (Delta Think, una empresa consultora de Filadelfia, Pensilvania, estima que los primeros 15 financiadores que apoyaron el Plan S representaron el 3,5% de los artículos de investigación mundial en 2017). Para transformar la publicación, el plan necesita una aceptación global. Cuantos más financiadores se unan, más artículos se publicarán en revistas OA que cumplan con sus requisitos, lo que obligará a los editores a cambiar sus revistas de sus suscripciones protegidas por un sistema de pago por OA, dice el bibliotecario Jeffrey MacKie-Mason, director de investigacion digital de la Universidad de California en Berkeley.

Robert-Jan Smits, el responsable de OA de la Comisión Europea en Bruselas, que es uno de los impulsores del Plan S, dice que los editores se han estancado al hacer hincapié en la necesidad de una amplia participación. “Los grandes editores me dijeron:’Escucha, sólo podemos conseguir el pleno acceso a nuestros revistas si Lo firman todos. Así que primero haz un viaje alrededor del mundo y regresa en 20 años. Entonces podemos volver a hablar”, recuerda Smits. “Algunas personas tratan de hacer cualquier cosa para mantener el status quo.”

Los mandatos de la OA no son nada nuevo: en Europa, 74 financiadores de investigación exigen que los documentos se publiquen gratuitamente en algún momento, en comparación con los 12 que lo requerían en 2005, según el Registro de Mandatos y Políticas de Repositorio de Acceso Abierto (Registry of Open Access Repository Mandates and Policies). Sin embargo, las políticas existentes actualmente suelen permitir un retraso de 6 ó 12 meses después de la publicación inicial, durante el cual los documentos estan en exclusiva bajo suscripción, lo que permite compatibilizar el modelo de Acceso Abierto con el beneficio del editor.

El Plan S requiere Acceso Abierto inmediato; también insiste en que los autores conserven los derechos de autor y que las revistas híbridas, que cobran suscripciones pero también ofrecen una opción de OA pagado, firmen “acuerdos de transformación” para cambiar a un OA completo.

Algunos financiadores europeos piensan que el Plan S va demasiado lejos. “Nosotros y muchas organizaciones alemanas pensamos que no deberíamos ser tan prescriptivos como el Plan S”, dice Wilhelm Krull, secretario general de la Fundación Volkswagen, una entidad privada de financiación de la investigación en Hannover. El país es el principal productor europeo de artículos científicos, por delante del Reino Unido y Francia, cuyas principales agencias de financiación han firmado el Plan S. La mayor agencia de financiación federal de Alemania, DFG, dijo que apoya los objetivos del Plan S, pero prefiere dejar que los investigadores impulsen el cambio por si mismos. Otros financiadores, incluido el Consejo de Investigación de Estonia, dicen que el plazo es demasiado ajustado y que reconsiderarán su adhesión cuando el impacto del Plan S sea más claro.

Otros financiadores europeos están sopesando los pros y los contras. El Ministerio de Ciencia de España dice que está analizando las posibles repercusiones del Plan S en la ciencia y las finanzas del país, así como en la carrera de los investigadores. El FNRS, el fondo de investigación científica de la región belga de Valonia-Bruselas, está a la espera de que el Plan S anuncie su límite máximo de gastos de procesamiento de artículos (APC), las tasas de publicación en las revistas OA, que los financiadores de la coalición se han comprometido a pagar. “No estamos dispuestos a comprometernos si los costes son demasiado altos”, dijo Véronique Halloin, secretaria general del FNRS, cuyo mandato actual OA limita el reembolso de los APC a 500 euros, lo que admite que es una financiación baja.

Muchos esperan la política de la Comisión Europea: Aunque sus subvenciones representan un pequeño porcentaje de la financiación de la investigación en Europa, sus normas sobre la agricultura biológica pueden influir en los mandatos nacionales. El jefe de investigación de la comisión, Carlos Moedas, apoya el Plan S, y su programa de financiación de 7 años Horizon Europe, que comenzará en 2021, contiene declaraciones generales de apoyo a OA. Las reglas del Plan S se incluirán en el contrato modelo del programa para las subvenciones, dice Smits.

Smits ha encontrado un apoyo inesperado de China, que ahora produce más artículos científicos que cualquier otro país. El mes pasado, el mayor financiador de investigación gubernamental de China y dos bibliotecas científicas nacionales emitieron declaraciones firmes que respaldan los objetivos del Plan S. “China debe contribuir al acceso abierto internacional [y] abrir los resultados de su investigación a su propia gente”, dice Zhang Xiaolin de la Universidad de Tecnología de Shanghai en China, quien preside el Comité de Planificación Estratégica de la Biblioteca Nacional de Ciencia y Tecnología de China. Incluso si las organizaciones chinas no se unen formalmente al Plan S, políticas similares de OA llevadas a cabo por China tendrían un “gran impacto, quizás decisivo, en la industria editorial”, dice MacKie-Mason.

Por ahora, América del Norte no está haciendo lo mismo. La Fundación Bill y Melinda Gates fue la primera participante de Plan S fuera de Europa. Pero las agencias federales de EE. UU. se apegan a las políticas desarrolladas después de una orden de la Casa Blanca de 2013 para que los documentos revisados ​​por pares que financiaron estén disponibles gratuitamente después de los 12 meses posteriores a su publicación . “No anticipamos realizar ningún cambio en nuestro modelo”, dijo Brian Hitson, del Departamento de Energía de los Estados Unidos en Oak Ridge, Tennessee, quien dirige la política de acceso público de la agencia.

Fuera de Europa y Norteamérica, los financiadores dieron respuestas mixtas sobre el Plan S. India, el tercer mayor productor de artículos científicos del mundo, “muy probablemente” se unirá al Plan S, dice Krishnaswamy Vijay-Raghavan, principal asesor científico del gobierno de India. Pero la Fundación Rusa para la Ciencia no tiene previsto unirse. La Fundación Nacional de Investigación de Sudáfrica dice que “apoya el Plan S en principio”, pero quiere consultar a las partes interesadas antes de firmarlo. Jun Adachi, del Instituto Nacional de Informática de Tokio, asesor de la Alianza Japonesa de Consorcios de Bibliotecas Universitarias para los Recursos Electrónicos, dice que, a pesar del interés de los financiadores y las bibliotecas, el modelo OA todavía no es muy popular en su país.

América del Sur tiene una fuerte tradición de repositorios de OA y de publicaciones gratuitas, a menudo con subsidios gubernamentales. Bianca Amaro, presidenta de LA Referencia, una red latinoamericana de repositorios con sede en Santiago, dice que Plan S tiene una “visión más sistémica” que las políticas anteriores, y valora su compromiso de monitorear los APC y su impacto, una preocupación para los países de bajos ingresos. “Veremos cómo Europa maneja esto”, dice.

Por supuesto, dice MacKie-Mason, no todas las agencias de financiamiento están de acuerdo en que el Plan S es la mejor manera de lograr el OA universal. “Pero algunos estarán de acuerdo en que es lo suficientemente bueno y quizás nuestra mejor oportunidad para transformar pronto la industria editorial”, dice. Viene como consecuencia de las iniciativas incrementales del OA en los últimos 15 años, y de algunos desacuerdos sobre la mejor ruta para llegar a la OA.

“En el movimiento de la OA, a mucha gente le parece que hay que elegir un camino: verde, dorado o diamante”, dice Colleen Campbell, directora de la iniciativa OA2020 en la Biblioteca Digital Max Planck de Munich, Alemania, refiriéndose a las diferentes rutas para lograr el OA. “Los editores se están riendo de nosotros mientras discutimos sobre los diferentes matices” en lugar de centrarse en un objetivo compartido de un OA completo e inmediato. Debido a sus audaces y estrictos requisitos, ella y otros piensan que el Plan S puede galvanizar a los defensores para alinear sus esfuerzos para cambiar el sistema editorial.

El equipo de Plan S prevé un crecimiento constante en los próximos meses. Los financiadores discutirán el Plan S en São Paulo, Brasil, en la reunión de mayo del Consejo Mundial de Investigación, un grupo informal de agencias de financiamiento. Aunque Smits dejará la Comisión Europea en marzo, la coalición del Plan S está buscando un sustituto que pueda mantener el apoyo al mismo.

“El peso combinado de Europa y China es probablemente suficiente para empezar a cambiar el sistema”, dice el astrofísico Luke Drury, del Instituto de Estudios Avanzados de Dublín y autor principal de una respuesta cautelosa de apoyo al Plan S de All European Academies, una federación de academias europeas de ciencias y humanidades.

Si Plan S tiene éxito en lograr un sistema editorial más justo, dice, se producirá una transición al OA a nivel mundial. “Alguien tiene que tomar la iniciativa, y me alegra que parezca que viene de Europa.”

Con reportajes de Jeffrey Brainard, Sanjay Kumar, Dennis Normile y Brian Owens.