Guía breve sobre la historia de las “noticias falsas” y la desinformación

fake20news

Texto Completo

 

Las “noticias falsas” no son nuevas. De hecho, la historia de las “guerras de desinformación” se remonta a la antigua Roma. Pero el siglo XXI está siendo testigo de la militarización de la información a una escala sin precedentes. Las nuevas y poderosas tecnologías simplifican la manipulación y fabricación de contenidos, y las redes sociales amplifican drásticamente las falsedades que venden los gobiernos antidemocráticos, los políticos populistas y las entidades corporativas deshonestas.

Ahora habitamos un mundo en el que los actores maliciosos y los propagandistas estatales pueden usar `propaganda computacional’, `redes de títeres de calcetín’, `ejércitos de trolls’ y tecnología que puede imitar los sitios web de noticias legítimos y manipular sin problemas el audio y el video para hacerse pasar por fuentes legítimas. Además, están los especuladores que se ganan la vida creando contenidos fraudulentos para su distribución viral en plataformas sociales. En conjunto, estos acontecimientos presentan un nivel de amenaza sin precedentes que convierte a los periodistas y su trabajo en objetivos.

La emergente “carrera armamentista de la información” es una gran historia. Pero es importante entender el contexto histórico cuando se examinan e informan sobre las manifestaciones contemporáneas del fenómeno del siglo XXI del “desorden de la información”.

Un nuevo recurso publicado por el Centro Internacional de Periodistas (ICFJ) – Una breve guía sobre la historia de las “noticias falsas” y la desinformación – traza la evolución de la crisis actual en una línea temporal internacional, resaltando momentos históricos que van desde Cleopatra hasta Cambridge Analytics.

La guía también incluye ejemplos de buenas prácticas, ejercicios sugeridos, lecturas y tareas para ayudar a profundizar la comprensión y ayudar a informar con matices sobre “noticias falsas”. Está diseñado como un módulo de aprendizaje para periodistas, formadores y educadores de periodismo, y está destinado a ser utilizado en organizaciones de noticias, cursos de desarrollo de los medios de comunicación y escuelas de periodismo. También es un recurso valioso para los profesores de alfabetización mediática e investigadores de la comunicación, así como una lectura informativa para cualquier persona interesada en la evolución de la crisis de desinformación que ahora amenaza a las sociedades abiertas en todo el mundo.