El impulso europeo hacia el acceso abierto se intensifica a medida que se extienden los conflictos entre bibliotecas y editoriales

openlogo

Else, Holly. Europe’s open-access drive escalates as university stand-offs spread
Sweden is latest country to hold out on journal subscriptions, while negotiators share tactics to broker new deals with publishers. Nature, Nature 557, 479-480 (2018) 21 MAY 2018. oi: 10.1038/d41586-018-05191-0

Texto original

Los esfuerzos para impulsar la publicación académica hacia un modelo de acceso abierto están ganando fuerza. Los negociadores de bibliotecas y consorcios universitarios de toda Europa están compartiendo tácticas sobre cómo negociar nuevos tipos de contratos que podrían dar lugar a la aparición de más artículos fuera de las redes de pago, e  inspirados por los resultados del ejemplo de Alemania, declaran cada vez más que si no les gusta lo que les ofrecen los editores, se negarán a pagar por el acceso a las revistas. El 16 de mayo, un consorcio sueco se convirtió en el último en decir que no renovaría su contrato con el gigante editorial Elsevier. Los costes son un punto de fricción importante en los enfrentamientos.

 

 

En virtud de los nuevos contratos, denominados acuerdos de “lectura y publicación”, las bibliotecas siguen pagando suscripciones por el acceso a artículos de pago, pero sus investigadores también pueden publicar en condiciones de acceso abierto para que cualquiera pueda leer su trabajo gratuitamente.

Los defensores del acceso abierto a la investigación dicen que tales acuerdos podrían acelerar el progreso del movimiento de acceso abierto. A pesar de décadas de campañas a favor de que los artículos de investigación se publiquen en abierto -sobre la base de que los frutos de la investigación financiada con fondos públicos deberían estar disponibles para que todos los lean sin ningún tipo de retricciones- el modelo de negocio dominante de las publicaciones académicas sigue siendo el de publicar artículos detrás de costosas licencias con barreras de pago a través de suscripciones hechas entre bibliotecas y editores. Pero si cada vez más consorcios de bibliotecas concretan acuerdos de lectura y publicación en abierto, la proporción de artículos de libre acceso podría aumentar considerablemente.

 

d41586-018-05191-0_15780588

Fuente: Universities UK (2017)/M. Laakso & B-C. Björk BMC Med10, 124 (2012).

 

En 2014, VSNU fue el primer grupo nacional en negociar un acuerdo de suscripción que incluía derechos para que sus académicos publicaran todo su trabajo abiertamente. Desde entonces, ha acordado varios más que incluyen diferentes niveles de publicación abierta. Los consorcios de Austria, el Reino Unido, Suecia y Finlandia han llegado a acuerdos similares, y Suiza comenzará a negociar sus primeros contratos de acceso abierto este año. Una encuesta de la Asociación Europea de Universidades (EUA), con sede en Bruselas, publicada en abril, informó que, el año pasado, el 11% de los consorcios de Europa lograron acuerdos que tenían en cuenta los costes de publicación de acceso abierto, y el 63% planeaba hacerlo en el futuro y buscar un modelo de acuerdo que haga sostenible la transición hacia el acceso abierto.

Cada vez más personas están dispuestas a compartir sus experiencias. El 2 de mayo, los negociadores de países de toda Europa acordaron alinear sus estrategias de negociación en una reunión a puerta cerrada en Berlín a la que asistió el enviado especial de la Comisión Europea para el acceso abierto, Robert-Jan Smits. La reunión fue la última de una serie de eventos en los que negociadores de diferentes países intercambiaron tácticas.

En septiembre del año pasado, LIBER publicó una lista de principios para guiar a los negociadores que buscan cambiar sus acuerdos. Esto incluye poner fin a los acuerdos de confidencialidad que los editores suelen establecer en los contratos (lo que permitiría a los negociadores comparar acuerdos en diferentes países) y no acordar aumentos de precios sin que existan acuerdos de acceso abierto. Un motor clave de la actividad en Europa es el objetivo de la Comisión Europea de que, para 2020, toda la investigación este en acceso abierto tan pronto como se publique.

Pero también se está corriendo la voz fuera de Europa: el mes pasado, negociadores alemanes viajaron a Corea del Sur para discutir su trabajo con consorcios allí, y representantes del sistema de la Universidad de California asistieron a la reunión de Berlín. Y una alianza global llamada OA2020 Initiative, coordinada desde Alemania, ha obtenido las firmas de más de 100 organizaciones académicas de todo el mundo en la que dicen que quieren transferir sus fondos de la publicación por suscripción para apoyar los pagos de acceso abierto.

En Estados Unidos, donde el acceso abierto tiene menos ímpetu político que en Europa, las bibliotecas están tratando de ahorrar dinero cancelando los contratos de “Big Deal” -contratos completos, pero caros, para acceder a grandes paquetes de revistas- en favor del acceso a la carta a las revistas que más utilizan sus académicos. Esto ha ocurrido antes, pero ahora está ocurriendo con una frecuencia cada vez más, según una lista recopilada por SPARC.

Si los desacuerdos continúan, dice Becking de VSNU, los negociadores podrían terminar cerrando acuerdos, pero también podrían simplemente dejar de negociar con editores particulares, y en ese caso, las universidades podrían animar a los investigadores a difundir su trabajo en plataformas alternativas.

 

Anuncios