En la calle con historias a bordo de un tuk-tuk : una biblioteca para todos

 

logo_deitado

Na Rua com Histórias – Uma Biblioteca Para Todos

https://naruacomhistorias.pt/

 

“Na Rua com Histórias – Uma Biblioteca Para Todos” es el nombre de la iniciativa que, de manera itinerante, llevará la literatura a 10 mil lectores de los libros de las zonas turísticas de Libsoa:  Alfama, Castelo, Graça, Castelo de São Jorge, Largo da Severa, Chafariz y Mouraria. Se trata de bibliotecas móviles que recorrerán la ciudad de Lisboa en los ya populares Tuk-Tuk de turistas, donde se podrán solicitar y reservar libros, así como conocer sugerencias de lecturas semanales.  Los objetivos específicos de la iniciativa son: La inclusión social, aumentar la autoestima, combatir el aislamiento de las personas, promoción la participación activa, ofrecer un espacio neutral para personas de diferentes orígenes, compartiendo historias y libros, contribuir a la transformación individual y social y la lucha contra el analfabetismo.

 

 

A primera vista, lo último que falta en Lisboa son más tuk-tuks. Incluso el tuk-tuk del Papa Bento XVI pertenece a una compañía de la ciudad. Pero esta historia es otra, contada por Elsa Serra, narradora profesional desde 1999 y mentora de este proyecto que quiere llevar historias, libros y sonrisas a estos lugares históricos. Se calcula que en la zona centro de Lisboa hay un 64% de ancianos. Elsa, la contadora de historias va a la casa de ancianos para leer y conversar

Elsa Serra es contadora de historias. Lo hace desde hace 17 años, pero normalmente es el público infantil que la acoge por escuelas y bibliotecas. Hace tres años, después de haber sido diagnosticada una artrosis en la cadera que la obligó a quedarse más tiempo en casa, tuvo tiempo para mirar alrededor y percibir que en el piso de abajo, vivía alguien en profunda soledad. “Tenía una vecina de 93 años que estaba todo el día sola. Tenía apoyo a domicilio, pero no había alguien que simplemente le hiciera compañía. Fui allí con ella y le leía un cuento”. A partir de ese momento, que se repitió a menudo, se dio cuenta de la carencia de alfabetización en su barrio y le surgió la pregunta: ¿Por qué no creo una biblioteca itinerante y llego a todos? La idea empezó a ganar forma en su cabeza. Quería llegar a aquellos que estaban solos, que no tenían acceso a los libros, principalmente a los ancianos. ¿Pero como? No podía simplemente llegar a la puerta de su casa y pedir entrar. Eso sonaría mal, tal vez hasta tuvieran miedo de recibir una extraña. Por eso, fue a la Junta de Freguesia de Santa María Mayor y presentó la idea: conocer a ancianos que vivían solos, crear una red de visitas y visitarlos para leer el periódico, una revista, un libro o simplemente estar presente para escucharlos.

A partir de ese momento, que se repitió a menudo, se dio cuenta de la carencia de alfabetización en su barrio y le surgió la pregunta: ¿Por qué no creo una biblioteca itinerante y llego a todos? La idea empezó a ganar forma en su cabeza. Quería llegar a aquellos que estaban solos, que no tenían acceso a los libros, principalmente a los ancianos. ¿Pero como? No podía simplemente llegar a la puerta de su casa y pedir entrar. Eso sonaría mal, tal vez hasta tuvieran miedo de recibir una extraña. Por eso, fue a la Junta de Freguesia de Santa María Mayor y presentó la idea: conocer a ancianosque vivían sólos, crear una red de visitas y visitarlos para leer el periódico, una revista, un libro o simplemente estar presente para escucharlos.

Pero el plan, que poco después se transformó en el proyecto “En la calle con historias – Una biblioteca para todos”, fue recibido con entusiasmo y, con el auxilio de una asistente social y del mediador comunitario comenzaron a seleccionar casos.”Las primeras visitas son siempre para conocer a la persona, sus intereses, lo que le gusta hacer. Sólo después vuelvo a visitar para leer”, comienza a explicar Elsa Serra, que cuenta que muchas de aquellas personas que viven solas ven en la lectura un pretexto para sentirse cerca de alguien y para conversar un poco. Cada visita es un momento único. “La conversación gira la mayoría de las veces alrededor de médicos y enfermedades, de la soledad … la lectura es una forma delicada de cambiar de tema”, dice, contando que le gusta llevar a leer pequeños cuentos con metáforas sobre la vida para “que se queden a pensar y reflexionar en lo que escuchan “.

 

image

 

“Compartir historias, oírlas, nos hace bien y es muy constructivo. Más que un momento lúdico, es un momento que contribuye a construir la autoestima, principalmente en la construcción del lado más emocional y de los afectos “

Elsa Serra

 

Elsa Serra, autora de cinco libros, formadora, contadora en sesiones de cuentos promovidos por librerías, bibliotecas o escuelas y organizadora de talleres de escritura creativa para niños y adolescentes, con la ayuda de esta amiga que tenía el tuk-tuk del medio ambiente, amplió la dimensión social de su trabajo: “Queremos dar vida a los que están solos y no solos“, defiende Elsa, que quiere que este proyecto llegue a toda la población de los barrios históricos, ya sean ancianos, niños, familias o incluso refugios semicirculares.

 

products_cargo_bg1

Con la biblioteca itinerante “Na Rua com Histórias”, inspirada en las antiguas bibliotecas itinerantes de la Fundação Calouste Gulbenkian, se quiere llevar la biblioteca a las estrechas calles de Lisboa, y detenerse, motivar a todos a salir de casa, y también ir al encuentro de los que viven solos, y que habitualmente no van a las bibliotecas, llevándoles libros, periódicos, revistas, leyendo en voz alta, con esperanza, afecto y creación de valor. Dar oportunidad a la transformación individual y social. “Hay mucha emoción. Al mismo tiempo que estoy promoviendo la lectura y la alfabetización, estoy contribuyendo al reencuentro de afectos de las personas que están solas“ cuenta Elsa.

El proyecto “En la calle con historias” todavía está en fase embrionaria. Elsa Serra pretende extender esta idea a otras parroquias y cuenta ya con algunos socios. “El objetivo es estar un día en cada barrio, hacer una visita semanal a esos lugares e intentar que las personas también, vengan con nosotros a la calle. Muchas de ellas tienen mucha vida, pero el cuerpo ya no corresponde y necesitan estímulos

 

Fuentes:

Tuk-tuk arranca como biblioteca nas zonas históricas Por Renata Lima Lobo Publicado en Time out. Segunda-feira 21 Maio 2018, 17:33

Elsa, a contadora de histórias que vai à casa de idosos para ler e conversar
OBSERVADOR 18 Dezembro 2016 Susana Otão.