Empoderamiento, experimentación y compromiso: el reposicionamiento de las bibliotecas como laboratorios de experimentación, incubadoras de ideas y colaboradores esenciales de sus comunidades

16x9-large

 

Mathews, B., S. Metko, et al. “Empowerment, Experimentation, Engagement: Embracing Partnership Models in Libraries.” EDUCAUSE Review vol. 53, n. 3 (2018).

Ver Original

Al pasar de un modelo transaccional a un modelo asociativo, las bibliotecas se están reposicionando como laboratorios de exploración, incubadoras de ideas y colaboradores esenciales en las tareas de enseñanza, aprendizaje e investigación. Aquí recogemos un artículo publicado por Mathews, B., S. Metko, et al.  en EDUCAUSE Review, que ilustra con algunos servicios desarrollados por Virginia Tech Libraries sobre como las bibliotecas universitarias se están convirtiendo en socios colaborativos de sus comunidades y en fuerza impulsora del aprendizaje.

 

¿Qué relación queremos que tengan los estudiantes con su biblioteca? Esta es una pregunta esencial para aquellos de nosotros que trabajamos como profesores y personal de bibliotecas en la educación superior. A medida que el entorno de la información se vuelve cada vez más diverso, complejo y digital, necesitamos considerar los diferentes roles que están adoptando las bibliotecas. Desde espacios para creadores y centros de capacitación digital hasta iniciativas de acceso abierto, proyectos de bibliotecas digitales y  alfabetización; de este modo, las bibliotecas universitarias y de investigación se están involucrando con sus usuarios y  comunidades como nunca antes lo habían hecho.

“Aunque estas responsabilidades y nuestra experiencia en la adquisición, navegación y evaluación de información siguen siendo demandadas, los bibliotecarios también estamos asumiendo papeles más activos como colaboradores académicos, maestros, y consultores”

 

En la medida que los entornos físicos y virtuales de las bibliotecas siguen evolucionando, también lo hace su filosofía de servicio. El empoderamiento intelectual sigue siendo la base de su razón de ser, pero la manera en como abordamos esta misión está cambiando. Históricamente, las bibliotecas han estado arraigadas a un modelo transaccional, en el cual profesores y personal de la biblioteca proporcionan acceso al contenido y a las herramientas, y ofrecen asistencia a los usuarios de la biblioteca. Aunque estas responsabilidades y nuestra experiencia en la adquisición, navegación y evaluación de información siguen siendo demandadas, también estamos asumiendo papeles más activos como colaboradores académicos, maestros, y consultores. Cada vez más se nos demanda con más frecuencia para proporcionar los conocimientos y la infraestructura que pueden empoderar a la gente para crear, compartir, curar y reflexionar sobre su aprendizaje. Como resultado, las bibliotecas están pasando de un modelo transaccional a modelos de asociación.

“… las bibliotecas ofrecen oportunidades sin precedentes para conectar el aprendizaje de nivel superior con iniciativas tecnológicas en todas las unidades del campus”

A medida que este esfuerzo evoluciona, nuestra atención va más allá de la compra, la concesión de licencias y el acceso a las colecciones, y abarca un mayor énfasis en el contenido que los estudiantes y el profesorado generan por sí mismos. Las bibliotecas se están reposicionando como laboratorios de experimentación, incubadoras de ideas y colaboradores esenciales en las tareas de enseñanza, aprendizaje e investigación. Nuestra propia institución, Virginia Tech Libraries, ofrece algunos ejemplos de esta transformación:

  1. Alfabetización digital e informativa. Si, como ha afirmado la especialista en alfabetización mediática Renee Hobbs, “la alfabetización es compartir el significado a través de símbolos“, ¿cuál es el papel de la biblioteca en la promoción y el empoderamiento de los alumnos en todo el espectro de las alfabetizaciones digitales y de la información? A medida que nuestra sociedad y nuestra cultura utilizan cada vez más los símbolos como modos formales de comunicación, ¿cómo debemos guiar el desarrollo de estas alfabetizaciones a través de nuestros contextos de aprendizaje específicos? Durante el último año, hemos estado trabajando en la creación de un marco de alfabetización digital que proporciona una estructura para abordar estas cuestiones. El marco identifica un conjunto de competencias básicas para un ciudadano digitalmente alfabetizado, así como los valores que los estudiantes deben esforzarse por personificar a través de la práctica cuando se involucran en contextos tanto digitales como físicos. Una iniciativa que ha surgido de nuestros esfuerzos de alfabetización digital es el programa ePortfolios. Las bibliotecas que dirigen una iniciativa electrónica ofrecen oportunidades únicas para explorar la intersección entre la enseñanza de la alfabetización digital y la de la información a través de una perspectiva pedagógica y tecnológica. Si bien esta es una nueva área de servicio para las bibliotecas, ofrece oportunidades sin precedentes para conectar el aprendizaje de nivel superior con iniciativas tecnológicas en todas las unidades del campus, a la vez que se arraiga profundamente en las iniciativas de éxito estudiantil a nivel local. El proyecto ePortfolios también se alinea muy bien con los valores típicos de la biblioteca, como la apertura, la curaduría, la preservación del trabajo de los estudiantes y la idea de la biblioteca como plataforma.
  2. Prácticas Educativas de Alto Impacto (HIP). Para fomentar un alto nivel de conexión personal, estamos poniendo a prueba un modelo de enlace que integre al cuerpo docente de la biblioteca dentro de equipos colaborativos e interdisciplinarios organizados en torno a las propuestas del documento Prácticas Educativas de Alto Impacto de la Association of American Colleges & Universities (AAC&U). Estos bibliotecarios están explorando nuevos modelos de enlace basados en asociaciones en investigación de pregrado, aprendizaje de servicios, experiencias de primer año y nuestras comunidades de aprendizaje vivencial (LLC). Su compromiso abarca desde dirigir un evento de exhibición para estudiantes en una conferencia de aprendizaje experiencial y desarrollar un sistema de asesoramiento personalizado para estudiantes de pregrado hasta ayudar a la Oficina de Investigación de Pregrado a diseñar e implementar el Programa de Excelencia en Investigación para Estudiantes de Pregrado. A medida que la relación entre la biblioteca, el campus y los líderes estudiantiles ha crecido, también lo ha hecho la complejidad y responsabilidad del trabajo. Al permitir que los bibliotecarios de proyecto High-Impact Practices (“HIP”) tengan tiempo y espacio para explorar colaboraciones significativas y a menudo indefinidas; así estamos descubriendo que las bibliotecas se encuentran en una posición única para proporcionar infraestructura y conocimiento para los programas de campus que están emergiendo o que actualmente están desatendidos. De esta manera, los bibliotecarios de HIP operan como constructores de comunidades y socios de campus dentro de modelos de servicio que cambian rápidamente.
  3. Estudios. Si, como ha afirmado el diseñador Chris Flink, “el espacio es el’lenguaje corporal’ de una organización“, ¿qué dicen los espacios de la biblioteca sobre la cultura y las prioridades del campus? ¿Cómo reflejan y condicionan la experiencia del usuario? En los últimos dos años, hemos creado una red de estudios-espacios que enmarcan a la biblioteca como un socio creativo fomentando tanto la colaboración como el compromiso con las tecnologías emergentes. Estos espacios van desde la producción de medios hasta la visualización de datos. Cada estudio tiene un enfoque distinto, pero todos adoptan un enfoque de diseño de servicios para la creación de nuevos entornos de aprendizaje en la biblioteca. Es decir, el fomento de modelos de servicio en los que los estudiantes puedan adquirir nuevas competencias, abordar problemas del mundo real y en los que fomentar la creatividad se considera tan importante como facilitar el acceso a las colecciones de información o enseñar alfabetización digital. En el estudio de diseño 3D, por ejemplo, hemos visto a estudiantes de medicina veterinaria que entraron en el estudio como aprendices de la impresión en 3D y que, con nuestra ayuda, han creado modelos médicos complejos e innovadores. En nuestro Fusion Studio, un espacio diseñado específicamente para equipos de investigadores de pregrado, los estudiantes reciben talleres sobre comunicación interdisciplinaria como parte de su acceso al estudio para que puedan participar de manera más efectiva en proyectos de múltiples campos. Los estudios son a su vez prototipos: iterativos, adaptables y lo suficientemente flexibles en sus modelos de servicio para satisfacer las necesidades cambiantes de los usuarios. Su propósito es nutrir y amplificar las conexiones entre los estudiantes, la tecnología y las ideas. La biblioteca, situada en la intersección de estas tres líneas, es ideal para asociarse en estos esfuerzos.
  4. Exposiciones y programas. La inicciativa Course Exhibit Initiative (CEI) transforma los proyectos de los cursos en exposiciones interactivas. Estas exposiciones son verdaderas colaboraciones entre estudiantes y profesores que trabajan junto al curador del CEI para conceptualizar y, en muchos casos, construir las exposiciones. Las exposiciones permiten a los estudiantes materializar las tareas del curso de maneras poderosas e inesperadas, ya sea presentando su trabajo dentro de nuevos contextos o enmarcando las tareas ellos mismos. El proceso de crear una exposición a menudo inspira preguntas que son difíciles de plantear -o responder- dentro del contexto tradicional del aula. Por ejemplo, una exposición reciente de un curso de inglés de pregrado presentaba documentos de archivo de colecciones especiales sobre los vuelos espaciales de los años sesenta, junto con poesía estudiantil, medios de comunicación mixtos y reflexiones críticas sobre los materiales de fuentes primarias. Para diseñar la exposición, los estudiantes tuvieron que considerar su propio trabajo en relación tanto con las colecciones como con el público involucrado en la exposición. De manera similar, el Programa de Curaduría de Aprendizaje Activo, que muestra métodos de enseñanza innovadores en Virginia Tech, anima a toda nuestra comunidad académica a reflexionar sobre los procesos de enseñanza y aprendizaje. A menudo en formato digital y con observaciones y entrevistas con estudiantes y profesores, las exposiciones consideran el contenido de los cursos menos que la forma en que los estudiantes pueden dirigir su propio aprendizaje a través de pedagogías de aprendizaje activo. Una vez más, a través de estas iniciativas, la biblioteca es vista cada vez más como un socio educativo dinámico, un co-creador en el aprendizaje tanto como un repositorio, físico o virtual, de información.

 

“A través de estas iniciativas, la biblioteca es vista cada vez más como un socio educativo dinámico, un co-creador en el aprendizaje tanto como un repositorio, físico o virtual, de información… este es un momento crítico para experimentar con nuevos modelos de participación que potencien -no sólo apoyen- la enseñanza y el aprendizaje. “

 

Estos ejemplos ilustran cómo estamos reimaginando la relación que los estudiantes y el profesorado tienen con sus bibliotecas. A medida que las universidades están reconsiderando el papel de las bibliotecas, creemos que este es un momento crítico para experimentar con nuevos modelos de participación que potencien -no sólo apoyen- la enseñanza y el aprendizaje. ¿Cómo lo hacemos?”

 

” … aunque cada vez se está publicando más contenido y se producen más interacciones en línea, hay una necesidad cada vez mayor de consultas personalizadas cara a cara. Sabemos que el hecho de que algo sea digital no significa que sea intuitivo.”

 

Para empezar, consideramos la noción conflictiva de que aunque cada vez se está publicando más contenido y se producen más interacciones en línea, hay una necesidad cada vez mayor de consultas personalizadas cara a cara. Sabemos que el hecho de que algo sea digital no significa que sea intuitivo. Nos esforzamos para que los usuarios de las bibliotecas puedan pedir ayuda y anticiparse a los retos sociales, culturales y técnicos. El desarrollo de modelos de servicio que se centren en reducir las barreras de entrada y el miedo y la ansiedad es una prioridad absoluta, al igual que la creación de modelos que proporcionen asistencia a grupos tradicionalmente subfinanciados o con problemas estructurales.

En segundo lugar, a largo plazo, invertimos en el ciclo de vida de los estudiantes. Adoptamos una perspectiva holística, identificando oportunidades claves de compromiso a través del currículo y esfuerzos co-curriculares. Las bibliotecas están bien posicionadas para interactuar a un nivel introductorio y luego escalar con los individuos y transformarse a medida que sus necesidades, capacidades y aspiraciones crecen.

“Las bibliotecas están bien posicionadas para interactuar a un nivel introductorio y luego escalar con los individuos y transformarse a medida que sus necesidades, capacidades y aspiraciones crecen.”

Así que, volviendo a la pregunta que inició este artículo: ¿Qué relación queremos que tengan los estudiantes con su biblioteca? Una que se base en asociaciones dinámicas e interdependientes. Una que impulse las ideas y proponga la biblioteca no sólo como un lugar donde ocurre el aprendizaje, sino como una institución que trasciende sus muros. Y, con suerte, una relación en la que todos los alumnos se sientan incluidos en una comunidad, respaldados por una red de apoyo que se ocupe de sus necesidades específicas. De esta manera, a medida que los estudiantes progresan a través de su jornada académica, la relación crece desde las bibliotecas que proporcionan servicios transaccionales a los estudiantes, a la asociación con ellos, a la transformación no sólo de lo que pueden hacer sino también de lo que hacemos como docentes y personal de la biblioteca.

Brian Mathews is Associate Dean for Learning at Virginia Tech Libraries.

Stefanie Metko is Director of Teaching & Learning Engagement at Virginia Tech Libraries.

Patrick Tomlin is Director of Learning Environments at Virginia Tech Libraries.

© 2018 Brian Mathews, Stefanie Metko, and Patrick Tomlin. This work is licensed under CC BY-NC-SA 4.0.

 

 

Un pensamiento en “Empoderamiento, experimentación y compromiso: el reposicionamiento de las bibliotecas como laboratorios de experimentación, incubadoras de ideas y colaboradores esenciales de sus comunidades

  1. Pingback: Empoderamiento, experimentación y compromiso: el reposicionamiento de las bibliotecas como laboratorios de experimentación, incubadoras de ideas y colaboradores esenciales de sus comunidades | bibliotecaceu

Los comentarios están cerrados.