La funky biblioteca de NYC. Una biblioteca para un sólo usuario

 

WORLD'S SMALLEST LIBRARY

 

La biblioteca más pequeña del mundo ha aparecido en las calles de la ciudad de Nueva York y tiene espacio para un solo lector a la vez. La estructura de plástico amarillo brillante alberga 40 libros y tiene como objetivo ayudar a los habitantes de la ciudad a tomar un descanso del ritmo de vida en la metrópoli, relajándose con una buena historia.

 

La gente busca libros en una biblioteca de calle en Nueva York, situada en el barrio de Nolita en Manhattan. Con una capacidad de sólo 40 libros, esta funky biblioteca independiente es la más pequeña del mundo. Los arquitectos venezolanos Marcelo Ertorteguy y Sara Valente dijeron que la biblioteca crea un ambiente “habitable” que sumerge a sus usuarios en la experiencia de hojear y leer libros.

 

article-2335595-1a22f0eb000005dc-817_634x523

 

La Pequeña Biblioteca Libre fue diseñada por un par de arquitectos innovadores que utilizan materiales reciclados para proteger los libros de las condiciones climáticas del exterior. Hecha de un tanque de plástico invertido y un marco de madera, los visitantes pueden meter su cabeza en la Pequeña Biblioteca Libre y hojear los libros en un estante que está protegido de los elementos. En el interior del balde se puede ver la leyenda “Take a Book, Return a Book”, uno de los lemas de este movimiento.

 

 

El objetivo del proyecto es que todos tengan acceso a material de lectura, incluso si viven en áreas que no son atendidas por las bibliotecas públicas. En opinión de los diseñadores:

Con la biblioteca queríamos crear un lugar donde ir más despacio, un bolsillo en las calles de la ciudad de Nueva York donde tener el momento de aislarnos parcialmente de los alrededores y sumergirnos en otro mundo, el mundo del libro que elegimos.”