Guía de recomendaciones y buenas prácticas para editar el contenido científico de Wikipedia

 

39655557945_31e59b09ea_b_d

Aibar, E., P. Dunajcsik, et al. [e-Book]  Guía de recomendaciones y buenas prácticas para editar el contenido científico de Wikipedia: Especialmente orientada a científic@s, centros de investigación, universidades y sociedades científicas. Madrid, FECYT, 2016.

Texto completo

Un aspecto de Wikipedia que, en cambio, tiende a pasar mucho menos desapercibido es su uso como fuente de información científica. Diferentes estudios recientes sobre comunicación y percepción pública de la ciencia coinciden en constatar que Internet se ha convertido, actualmente, en la principal fuente de información científica para la mayoría de ciudadanos (Brossard & Scheufele, 2013; FECYT, 2012). En los últimos años Internet ha sobrepasado en este terreno a los medios de comunicación tradicionales: prensa escrita, radio y  televisión. Según un estudio de la National Science Foundation (EEUU) más del 60% de los ciudadanos que buscan información científica sobre algún tema específico, recurren en primer lugar a Internet, mientras que sólo un 12% recurren a la versión en línea de medios tradicionales – prensa diaria o revistas (National Science Board, 2012)

Los datos de la Encuesta de Percepción Social de la Ciencia en España de la FECYT (2012)
muestran que Internet es la principal fuente de información científica para el público español – en concreto para el 40,9% de los encuestados. Por primera vez en España, Internet se sitúa por encima de la TV (31%) y muy por encima del resto. Preguntados por el tipo de recursos en Internet que utilizan para obtener información científica, el 21,7% manifiesta utilizar Wikipedia como fuente prioritaria. Sólo blogs y redes sociales están por encima, pero dado que tanto unos como otros engloban una gran diversidad de instancias, Wikipedia se convierte de hecho en la fuente singular más consultada y, por tanto, en el canal de comunicación pública de la ciencia más importante en la actualidad. Dicho de otro modo, cuando los ciudadanos necesitan algún tipo de información específica sobre temas de ciencia y tecnología, es cada vez más frecuente que acudan en primer lugar a Wikipedia.

La importancia de este hecho no debe pasar desapercibida. Es necesario tener en cuenta que no estamos hablando únicamente de búsquedas de información científica para satisfacer la simple curiosidad o el deseo de saber más sobre un tema determinado – algo que, por sí solo, ya es ciertamente destacable, considerando las quejas recurrentes por parte de diferentes instituciones sobre los bajos niveles de alfabetización científica de la población. En primer lugar, muchas de esas consultas por parte del público general se realizan sobre temas “sensibles” de orden médico o sanitario, por ejemplo, y pueden ser utilizadas para tomar decisiones importantes respecto a su salud – terapias, tratamientos, medicamentos, etc. – o a la de personas cercanas. En segundo lugar, las consultas pueden ser hechas no a título individual, sino por miembros de asociaciones o colectivos que también pueden utilizan la información obtenida para emprender acciones o proyectos en un sentido particular.

Anuncios