Los peligros de la alta autocitación y las «granjas de citas»: un investigador recibió el 94% de las citas de si mismo o de sus coautores.

Van Noorden, Richard, y Dalmeet Singh Chawla. «Hundreds of Extreme Self-Citing Scientists Revealed in New Database». Nature, vol. 572, n.o 7771, agosto de 2019, pp. 578-79.

Texto completo

Más sobre Autocitas

Cientos de científicos se autocitan de forma extrema. Algunos investigadores muy citados parecen ser grandes autopromotores, pero los especialistas advierten del peligro de la autocitación.

Los investigadores más citados del mundo, según datos recién publicados, son un grupo curiosamente ecléctico. Premios Nobel y eminentes expertos se codean con nombres menos conocidos, como Sundarapandian Vaidyanathan, de Chennai (India). Lo que salta a la vista sobre Vaidyanathan y otros cientos de investigadores es que muchas de las citas de sus trabajos proceden de sus propios artículos o de los de sus coautores.

Vaidyanathan, informático del Vel Tech R&D Institute of Technology, un instituto de gestión privada, es un ejemplo extremo: ha recibido el 94% de sus citas de sí mismo o de sus coautores hasta 2017, según un estudio publicado este mes en PLoS Biology. No es el único. El conjunto de datos, que enumera a unos 100.000 investigadores, muestra que al menos 250 científicos han acumulado más del 50% de sus citas de sí mismos o de sus coautores, mientras que la tasa media de autocitación es del 12,7%.

El estudio podría ayudar a señalar a posibles autopromotores extremos y, posiblemente, a las «granjas de citas», en las que grupos de científicos se citan mutuamente de forma masiva, dicen los investigadores. «Creo que las granjas de autocitación son mucho más comunes de lo que creemos», afirma John Ioannidis, médico de la Universidad de Stanford (California) especializado en metaciencia -el estudio de cómo se hace la ciencia- y que dirigió el trabajo. «Los que tienen más de un 25% de autocitación no tienen por qué tener un comportamiento poco ético, pero puede ser necesario un examen más minucioso», afirma.

Los datos son, con mucho, la mayor colección de métricas de autocitación jamás publicada. Y llegan en un momento en el que las agencias de financiación, las revistas y otros organismos se están centrando más en los posibles problemas causados por el exceso de autocitación. En julio, el Comité de Ética de las Publicaciones (COPE), un organismo asesor de las editoriales de Londres, destacó la autocitación extrema como una de las principales formas de manipulación de las citas. Este problema se enmarca en una preocupación más amplia por la excesiva dependencia de las métricas de citación para tomar decisiones sobre contratación, ascensos y financiación de la investigación.

«Cuando vinculamos la promoción profesional y prestamos demasiada atención a las métricas basadas en las citas, incentivamos la autocitación», afirma el psicólogo Sanjay Srivastava, de la Universidad de Oregón, en Eugene.

Aunque muchos científicos están de acuerdo en que el exceso de autocitación es un problema, hay poco consenso sobre cuánto es demasiado o sobre qué hacer al respecto. En parte, esto se debe a que los investigadores tienen muchas razones legítimas para citar su propio trabajo o el de sus colegas. Ioannidis advierte que su estudio no debe llevar a denunciar a determinados investigadores por sus índices de autocitación, entre otras cosas porque éstos pueden variar según las disciplinas y las etapas de la carrera. «Sólo ofrece información completa y transparente. No debe utilizarse para emitir veredictos como el de decidir que una autocitación demasiado elevada equivale a un mal científico», afirma.