Una investigación revela que la ampliación de las redes de escuelas y bibliotecas es clave para conectar a los hogares de estudiantes de bajos ingresos

Katz, Raul. An Economic Analysis of Options to Extend Affordable Broadband to Students and Households via Anchor Institutions SHLB and OTI, 2022

Texto completo

Estudio

Casos

Schools, Health & Libraries Broadband (SHLB) Coalition y New America’s Open Technology Institute (OTI) de New America han publicado un nuevo informe y estudios de casos que demuestran la eficacia de conectar a los estudiantes y hogares de bajos ingresos a Internet mediante la ampliación de las redes de escuelas, bibliotecas y otras «instituciones ancla» en la comunidad.

El estudio económico, realizado por el Dr. Raul Katz de Telecom Advisory Services, concluye que la construcción de redes de banda ancha «hacia y a través» de las instituciones «ancla» es a menudo la opción más rentable y financieramente sostenible para conectar a los estudiantes en las zonas rurales y desatendidas, desafiando la narrativa que afirma que este enfoque es demasiado costoso. Los estudios de caso muestran que tanto los distritos escolares grandes como los pequeños, incluidos Council Bluffs (IA) y Fresno (CA), están utilizando una variedad de tecnologías inalámbricas y asociaciones para cerrar permanentemente la brecha digital.

Durante la pandemia, se calcula que entre 15 y 17 millones de estudiantes se vieron privados del aprendizaje a distancia por falta de conectividad en el hogar. En respuesta, SHLB, OTI y otros defensores solicitaron a la Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) que permitiera el uso fuera del campus de los servicios financiados por E-Rate y que permitiera a las escuelas y bibliotecas locales utilizar estos fondos para conectar directamente los hogares de los estudiantes a una banda ancha asequible. Aunque el Congreso reconoció esta oportunidad al crear el Fondo de Conectividad de Emergencia (ECF) de 7.170 millones de dólares en la primavera de 2021, estos fondos se limitaron en gran medida a la compra de suscripciones mensuales a Internet, como los hotspots móviles. Algunos argumentaron que este era un uso más rentable de la financiación del ECF que el enfoque «de ida y vuelta» defendido por SHLB y OTI.

El informe y los estudios de casos que lo acompañan de 12 redes escolares y comunitarias ofrecen una revelación clave para los responsables políticos y los defensores de la causa, ya que debemos aprovechar al máximo la histórica inversión de 60.000 millones de dólares del año pasado para cerrar la brecha digital: Construir la banda ancha hacia y a través de las instituciones «ancla» es a menudo la opción más sostenible y eficaz desde el punto de vista financiero para conectar a los estudiantes y a los hogares sin acceso a redes. Los estudios de caso describen cómo los cambios en la tecnología inalámbrica permiten a las instituciones «ancla» convertirse en centros para extender el servicio de Internet asequible a la comunidad circundante, a menudo mediante la asociación con el sector privado.