Un grupo internacional de 1.300 bibliotecarios voluntarios hacen copias de seguridad para preservar los archivos digitales de Ucrania.

Saving Ukrainian Cultural Heritage Online (SUCHO)

https://www.sucho.org/


Utilizando herramientas de código abierto y Slack, estos voluntarios han hecho copias de seguridad de todo, desde los registros históricos del país y los datos del censo hasta los poemas de los niños y las técnicas de cestería.

A principios de marzo, dos semanas después de la invasión rusa de Ucrania, Carrie Pirmann se topó con un sitio web dedicado a Ivan Mazepa, un político ucraniano del siglo XVI y mecenas de las artes. Pirmann, bibliotecaria de 44 años de la Universidad de Bucknell, se había unido a un esfuerzo internacional de otros archiveros para preservar la historia digital de un país asediado, y el contenido del sitio web de Mazepa, aunque oscuro, parecía digno de ser salvado.

El sitio contenía varias cosas: poemas de Lord Byron escritos sobre la vida de Mazepa y un catálogo de artículos centenarios que detallaban sus diversas conquistas. Pirmann abrió su herramienta de rastreo de sitios web, haciendo una copia de seguridad del sitio y conservando su contenido.

Ahora, el sitio web original se ha perdido, su espacio en el servidor probablemente haya desaparecido por ciberataques, cortes de energía o bombardeos rusos. Pero gracias a ella, sigue intacto en un espacio de servidor alquilado por un grupo internacional de bibliotecarios y archiveros.

Con la violencia en su segundo mes, la historia digital del país -sus poemas, archivos e imágenes- corre el riesgo de ser borrada a medida que los ciberataques y las bombas erosionan los servidores de la nación.

Durante el último mes, un grupo variopinto de más de 1.300 bibliotecarios, historiadores, profesores y niños pequeños se han unido para salvar los archivos de Ucrania en Internet, utilizando la tecnología para hacer copias de seguridad de todo, desde los datos del censo hasta los poemas de los niños y las técnicas de cestería ucranianas.

Los esfuerzos, bautizados como Saving Ukrainian Cultural Heritage Online (Salvando el patrimonio cultural ucraniano en línea), han hecho que más de 2.500 museos, bibliotecas y archivos del país se conserven en servidores alquilados, eliminando el riesgo de que se pierdan para siempre. Ahora, un esfuerzo totalmente voluntario se ha convertido en un salvavidas para los funcionarios culturales de Ucrania, que están trabajando con el grupo para digitalizar sus colecciones en caso de que sus instalaciones sean destruidas en la guerra.

Según los expertos, esta iniciativa pone de manifiesto cómo los voluntarios, armados con tecnología de bajo coste, formación y organización, pueden proteger la historia de un país de catástrofes como guerras, huracanes, terremotos e incendios.