Los gigantes de la edición luchan contra las bibliotecas por los libros electrónicos

Publishing Giants Are Fighting Libraries on E-Books David Moore. Sludge, MAR 17, 2022 7:52PM

Ver completo

La Asociación de Editores Estadounidenses presentó una demanda para bloquear una nueva ley de Maryland que pretende aumentar el acceso de las bibliotecas públicas a los libros electrónicos, con el apoyo de un poderoso grupo de presión de derechos de autor.

El año pasado, los legisladores de Maryland aprobaron por unanimidad un proyecto de ley que pretendía ayudar a las bibliotecas públicas a ofrecer libros electrónicos y audiolibros a sus usuarios. Los editores cobraban a las bibliotecas entre tres y cinco veces más de lo que pagan los consumidores por un libro electrónico, y sólo por una licencia de dos años, según demostraron los legisladores estatales. La ley, firmada en mayo, obligaría a los editores a conceder licencias de productos literarios electrónicos a las bibliotecas públicas de Maryland «en condiciones razonables».

En Nueva York también se aprobó una medida similar, prácticamente por unanimidad, durante el verano, con 210 legisladores estatales a favor y uno en contra, sólo para ser vetada en los últimos días del año por la gobernadora demócrata Kathy Hochul.

El veto de la gobernadora Hochul se produjo después de que el grupo de la industria Association of American Publishers (AAP) iniciara una demanda en diciembre contra la ley de Maryland, argumentando que violaba la ley federal de derechos de autor. Hochul se hizo eco de la posición de la AAP en su declaración explicando por qué vetó el proyecto de ley, que contaba con un fuerte apoyo popular de los defensores de las bibliotecas.

Los legisladores de otros seis estados han presentado proyectos de ley que pretenden ayudar a las escuelas y bibliotecas a acceder a los libros electrónicos, ya que las instituciones se ven afectadas por los altos precios y las condiciones restrictivas de las licencias de las obras digitales, y porque los editores se niegan a poner algunos títulos de libros electrónicos a disposición de las bibliotecas. Según un estudio reciente del grupo de bibliotecas ReadersFirst, los precios de los libros electrónicos para las bibliotecas se han triplicado en los últimos nueve años, y los editores cobran entre 20 y 65 dólares por una copia de un libro electrónico que las bibliotecas no pueden poseer permanentemente. En el caso de los libros electrónicos más populares, las bibliotecas pagan 55 dólares por una copia que caduca a los dos años, o 550 dólares por una copia durante 20 años, frente a los 15 dólares que pagaría un consumidor, según la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA).

La ley de Maryland fue aprobada por 130 votos a favor y 0 en contra en la Asamblea General y por 47 votos a favor en el Senado de Maryland, y entró en vigor el primer día de este año. Sin embargo, el mes pasado un juez federal emitió una orden judicial preliminar, dándole la razón a la AAP en su demanda de que la ley interfiere con la ley federal de derechos de autor. El fiscal general de Maryland defenderá la ley del estado, una postura aplaudida por la ALA.