Las bibliotecas de Ucrania ofrecen refugios antibombas, clases de camuflaje y, sí, libros

Los niños y sus familias se han refugiado en refugios antibombas como éste de la Biblioteca Infantil de la Ciudad Central de Mykolaiv, en el sur de Ucrania.

Chapell, Bill. Ukraine’s libraries are offering bomb shelters, camouflage classes, and yes, books. NPR. March 9, 2022

Texto completo

Las bibliotecas están desempeñando un papel vital en el apoyo a los esfuerzos de guerra de Ucrania, desde dar refugio a las familias durante los bombardeos rusos hasta fabricar redes de camuflaje para los militares y contrarrestar la desinformación.

«Es realmente aterrador cuando se bombardean escuelas, bibliotecas, universidades, hospitales, maternidades y barrios residenciales», dijo a NPR Oksana Brui, presidenta de la Asociación de Bibliotecas de Ucrania.

Citando las muertes de civiles y el empeño del ejército ruso por hacerse con las centrales nucleares, Brui añadió: «Esto es muy peligroso para todo el mundo».

Las bibliotecas se lanzan a apoyar a Ucrania en su lucha

Brui es una de las ucranianas a las que pilló por sorpresa el sonido de las sirenas del 24 de febrero, anunciando la invasión rusa. Aunque algunas de las bibliotecas ucranianas han sido destruidas por los combates, ella afirma que en todo el país las bibliotecas «bullen como colmenas», llenas de bibliotecarios, lectores, refugiados y voluntarios.

«Aquí se organizan puntos de recepción de refugiados, albergues y puntos de logística», dice. «También se tejen aquí redes de camuflaje para los militares. Aquí se imparten cursos de atención domiciliaria. Aquí se recogen libros para trasladarlos a las bibliotecas de los países vecinos que acogen a los refugiados ucranianos.»

Con su país sumido en la guerra, las bibliotecas también están recurriendo a especialistas para proporcionar ayuda psicológica a los residentes que luchan por hacer frente a una nueva realidad no deseada.

«Hay refugios antibombas en las bibliotecas», añadió Brui, señalando una biblioteca infantil en Mykolaiv donde los niños, sus familias y algunos perros se mantienen a salvo. Como muestra un vídeo publicado por la biblioteca, los niños aprovechan su tiempo en el refugio para seleccionar libros, llenando las horas antes de poder salir de nuevo.

Una voluntaria fabrica trajes de camuflaje para los militares ucranianos en una biblioteca de Lviv, en el oeste de Ucrania.

El desafiante mensaje de los bibliotecarios se hizo viral

Brui y la Asociación de Bibliotecas de Ucrania recibieron cientos de mensajes positivos y alentadores después de que el grupo publicara un aviso de aplazamiento -no de cancelación- de una conferencia internacional que tenía previsto celebrar a principios de marzo. El tono de confianza impresionó a Nicholas Poole, director general de CILIP, la asociación de bibliotecas e información del Reino Unido.

En un tuit que obtuvo más de 200.000 «me gusta», Poole dijo que la notificación «básicamente dice: ‘Reprogramaremos la conferencia tan pronto como hayamos terminado de derrotar a nuestros invasores’. Bibliotecarios ucranianos, os saludo».

Su petición obtuvo el apoyo de muchas organizaciones homólogas de toda Europa. En respuesta, la IFLA emitió una declaración en la que expresaba su «solidaridad con nuestros colegas de Ucrania» y condenaba «todas las acciones violentas», pero no mencionaba a Rusia ni tomaba ningún tipo de medida contra la RLA.

Un nuevo tipo de silencio se ha instalado en algunas bibliotecas

Las bibliotecas son famosas por su tranquilidad y calma. Pero en algunas partes de Ucrania, dice Brui, las bibliotecas están ahora marcadas no por el silencio habitual, sino por un «silencio absoluto».

«Estas son las bibliotecas destruidas por los bombardeos rusos en Kharkiv, Sumy, Chernihiv, [Starobilsk], Severodonetsk», dijo, destacando los daños sufridos por la Biblioteca Universitaria de Karazin en Kharkiv, la famosa ciudad universitaria.

Incluso en tiempos de paz, las bibliotecas ucranianas tratan de contrarrestar la influencia de la desinformación, formando a la gente en materia de medios de comunicación y alfabetización informativa. Pero esto es la guerra, y todo en la vida de Ucrania es ahora diferente. Los bibliotecarios del país están trabajando duro para mantener sus colecciones a salvo y asegurarse de que la gente pueda acceder a los libros y otros materiales.