La biblioteca del amor no correspondido

The Library of Unrequited Love by Sophie Divry

El libro está dedicado a “A todos aquellos hombres y mujeres que siempre encontrarán más fácilmente un lugar para sí mismos en una biblioteca que en la sociedad”

Sophie Divry autora de Signatura 400

Divagaciones de una bibliotecaria de mediana edad sobre libros, autores y sobre un hombre del que está enamorada. “La biblioteca del amor inquieto” es un monólogo interminable, sin saltos de capítulo, ni siquiera de párrafo. La bibliotecaria sin nombre se revela plenamente en su discurso. Puede ser una mujer tediosa y bastante patética en muchos aspectos, pero su vivacidad intelectual y sus opiniones firmes, aunque a veces confusas, hacen disfrutar de su compañía. Es un monólogo. Se desarrolla en el sótano de una biblioteca. Es honesto, aunque deja un poso de amargura y soledad.

En el libro destaca su apasionada discusión sobre el Sistema Decimal Dewey, y su relación de amor-odio con los libros y su desprecio por todo lo que esté por debajo de la máxima calidad.

Algunos extractos:

“Entrar en la biblioteca es, ni más ni menos, que volver al regazo de tu mamá. Sí, como mamá, la biblioteca te da un beso mágico y todo es mejor. ¿La vida amorosa está en ruinas? ¿Odia a todo el mundo? ¿Desesperación por el estado del planeta? ¿Dolor de cabeza? ¿Insomnio? ¿Indigestión? ¿Callos? Le aseguro que no hay nada que la biblioteca no pueda curar”.

“Mantengo una conversación con un libro. Puede ser muy íntimo. ¿Quizás tu mismo conozcas esta sensación? La sensación de que estás teniendo un intercambio intelectual con el autor, siguiendo su línea de pensamiento, y podéis acompañaros mutuamente durante semanas”.

“Ser bibliotecario no es un trabajo especialmente de alto nivel, te lo aseguro. Se parece bastante a estar en una fábrica. Soy un trabajador de la cadena de montaje cultural. Así que lo que hay que saber es que, para ser bibliotecario, tiene que gustarte la idea de la clasificación, y ser de naturaleza dócil. Sin iniciativa, sin espacio para lo inesperado…”

“Espiritualmente, podemos por fin llenar el terrible vacío que nos convierte en simples gusanos que se arrastran por esta tierra. Esos interminables estantes de libros nos reflejan una imagen ideal, la imagen de toda la gama de la mente humana.”

“Conocer una biblioteca es dominar toda la cultura, es decir, el mundo entero”.

“Nunca estás solo si vives rodeado de libros”.

“Cuando estoy leyendo, nunca estoy solo, tengo una conversación con el libro”.

“No hay que compadecerse de los libros malos. Ante la duda, échalo, ese es mi lema”.

“El libro y el lector, si se encuentran en el momento adecuado en la vida de una persona, pueden hacer saltar chispas, encenderte, cambiar tu vida”.