Bibliotecario, visualízate en tiempos de pandemia

Librarian, Market Thyself
Por Caren Zentner Luckie, LLRX 24 abr 2021

Ver noticia original

La mayoría de nosotros actualmente estamos trabajando desde casa, no somos necesariamente visibles para nuestros usuarios en este momento. ¿El hecho de no estar en la oficina o en la biblioteca ha provocado una disminución nuestra visibilidad? ¿Estamos fuera de la vista y de la mente de nuestros usuarios? Creo que la respuesta a ambas preguntas es si. Por ello es importante de impulsar algunas acciones que ayuden a que nuestros usuarios sepan que existimos y que seguimos ahí para ayudarles de diferentes formas.

Antes de marzo de 2020, éramos visibles para nuestros usuarios porque los veíamos en el pasillo, en las aulas y en las reuniones, e incluso en la biblioteca. Todo eso cambió cuando pasamos a trabajar desde casa. Se acabaron las reuniones en persona de cualquier tipo. Todas estas reuniones se empezaron a celebrar con Zoom (u otra plataforma online) muy rápidamente. Al principio, había reuniones de grupos de práctica cada semana, y después de unos meses, creo que muchos de nosotros experimentamos una “sobrecarga de Zoom”. A medida que el trabajo desde casa se convirtió en la norma, las reuniones pasaron de ser semanales gradualmente a la normalidad anterior a COVID de ser mensuales (o incluso menos frecuentes). Todo el mundo se acostumbró a contactar y conectarse por teléfono/correo electrónico/Zoom.

Pero, ¿cuántos de nosotros en la biblioteca asistimos a las reuniones de los grupos de práctica de forma regular? Si no lo haces, te animo a que empieces a hacerlo.. Yo asisto regularmente a las reuniones de varios de mis grupos de práctica. No siempre tengo algo que aportar, pero ver mi cara, o mi nombre, en la pantalla les recuerda que estoy allí y disponible para ayudar. De vez en cuando, oigo que alguno de los asistentes está trabajando en algo, y puedo añadir un comentario sobre un recurso de la biblioteca que puede servir de ayuda. Si no es así, a estas alturas ya formo parte de la mesa redonda “en qué estás trabajando” y simplemente les recuerdo que nuestro grupo de investigación está disponible para ayudarles si necesitan algo.

Si tengo tiempo, preparo un resumen rápido de un recurso que sería útil para el grupo. Una especie de “discurso de ascensor”. O, si estoy realmente preparada, me pongo en contacto con el líder del grupo con bastante antelación y consigo permiso para que un proveedor asista y haga una breve presentación (de 15 minutos) sobre un recurso previamente desconocido o infrautilizado por el grupo. Hemos hecho algunas de estas presentaciones y han sido muy bien recibidas. Es una oportunidad para que los usuarios e investigadores vean lo que tenemos disponible. Y ese es mi objetivo. Puede que no sea algo que muchos de ellos vayan a utilizar, pero tienen una mejor idea de la información que pueden solicitar.

Esto último es realmente válido para el desarrollo del negocio. Tenemos una persona del departamento de marketing que asiste a casi todas las reuniones del grupo de práctica. Como resultado de algunas de las breves presentaciones, hemos organizado sesiones sólo para el grupo de marketing. No van a utilizar los productos, al menos no lo suficiente como para justificar la obtención de una plaza/licencia, pero aprenden más sobre nuestros recursos y lo que pueden (y no pueden) pedir.

Sólo porque no te vean en persona, no dejes que tus usuarios se olviden de que estás ahí. Encuentra formas de promocionarte a tí mismo y a tu biblioteca. Ya sea asistiendo a reuniones, enviando recordatorios para las presentaciones de formación, o preparando y presentando sesiones de formación. Haz un “marketing” creativo y hazte visible.