Los manuscritos de la biblioteca oculta de Dunhuang en el desierto de Gobi (China)

Dunhuang Library

A Secret Library, Digitally Excavated
By Jacob Mikanowski. The New Yorker, October 9, 2013

Ver noticia

Hace poco más de mil años, alguien selló una cámara en una cueva a las afueras de la ciudad oasis de Dunhuang, al borde del desierto de Gobi, en el oeste de China. La cámara se llenó con más de doscientos metros cúbicos de manuscritos atados. Permanecieron allí, ocultos, durante los siguientes novecientos años. Cuando la sala, que pasó a llamarse Biblioteca de Dunhuang, se abrió finalmente en 1900, fue aclamada como uno de los grandes descubrimientos arqueológicos del siglo XX, a la par que la tumba de Tutankamón y los Rollos del Mar Muerto.

La biblioteca fue descubierta por accidente. A principios de la Edad Media, Dunhuang había sido una floreciente ciudad-estado. También había sido famosa durante mucho tiempo como centro de culto budista; los peregrinos recorrían grandes distancias para visitar sus santuarios rupestres, compuestos por cientos de cavernas lujosamente decoradas y excavadas en un acantilado en las afueras de la ciudad. Pero a principios del siglo XX, la ciudad era un remanso y sus cuevas estaban en mal estado. Wang Yuanlu, un monje taoísta itinerante, se nombró a sí mismo cuidador. Un día, se dio cuenta de que el humo de sus cigarrillos se dirigía hacia la pared trasera de un gran santuario de la cueva. Curioso, derribó la pared y encontró una montaña de documentos, apilados a casi tres metros de altura.

Aunque no podía leer las antiguas escrituras, Wang sabía que había encontrado algo de increíble importancia. Se puso en contacto con los funcionarios locales y les ofreció enviar el material a la capital de la provincia. Sin embargo, pronto empezaron a correr rumores sobre el descubrimiento a lo largo de las rutas de caravanas de Xinjiang. Uno de los primeros en enterarse fue el indólogo y explorador de origen húngaro Aurel Stein, que se encontraba entonces en medio de su segunda expedición arqueológica a Asia Central.

Stein se apresuró a ir a Dunhuang y, tras dos meses de espera, se reunió por fin con Wang. Las negociaciones fueron delicadas. Wang no quería perder de vista ninguno de los documentos, y se mostraba inquieto por venderlos. Stein se impuso y acabó convenciendo al monje invocando a su santo patrón, Xuanzang, un peregrino chino que realizó un arduo viaje a la India en busca de textos religiosos en el siglo VII d.C. Afirmando que seguía los pasos de Xuanzang, Stein convenció a Wang para que le vendiera unos diez mil documentos y pergaminos pintados por ciento treinta libras.

La noticia de la Biblioteca de Dunhuang desencadenó una carrera de manuscritos entre las potencias europeas. Después de Stein llegó Paul Pelliot, un brillante y exaltado sinólogo francés que se llevó algunos de los mejores artículos de la biblioteca de Wang tras pasar noches en vela leyéndolos a una velocidad vertiginosa, y otros, incluyendo delegaciones de Rusia y Japón. En 1910, cuando el gobierno chino ordenó el traslado de los documentos restantes a Pekín, sólo quedaba una quinta parte del tesoro original.

En el siglo transcurrido desde el descubrimiento de la Biblioteca de Dunhuang, ha surgido toda una disciplina académica en torno al material que contenía. Se trata de una rama de estudio extraordinariamente exigente: la Biblioteca incluía documentos en al menos diecisiete lenguas y veinticuatro escrituras, muchas de las cuales se han extinguido hace siglos o se conocen sólo por unos pocos ejemplos. La colección refleja la notable diversidad de la propia Dunhuang, donde los budistas se codeaban con maniqueos, cristianos, zoroastrianos y judíos, y los escribas chinos copiaban oraciones tibetanas que habían sido traducidas del sánscrito por monjes indios que trabajaban para los khans turcos. Dado el carácter internacional de los materiales de Dunhuang, los estudiosos han acordado que los métodos para su estudio también deberían serlo. Sin embargo, durante décadas se han enfrentado a verdaderos problemas, tanto para llevar a cabo la investigación como para compartir sus hallazgos; Stein y los exploradores que le siguieron dispersaron los fondos de la biblioteca entre más de una docena de bibliotecas y museos de todo el mundo.

Sin embargo, desde 1994, un ambicioso programa de digitalización ha ido poniendo en línea el fondo de Dunhuang, lo que ha permitido a los estudiosos reconstruir documentos individuales cuyas páginas podrían estar en varias colecciones y hacerse una idea más real de su alcance. Dirigido por un equipo con sede en la Biblioteca Británica y en colaboración con socios de China, Francia, Alemania, Japón y Corea, el Proyecto Internacional Dunhuang está poniendo el contenido de la biblioteca a disposición de expertos de todo el mundo, al tiempo que lo preserva para las generaciones futuras. Los conservadores de las bibliotecas, desde París hasta Tokio, han restaurado los antiguos manuscritos y los han escaneado en una amplia base de datos que permite realizar búsquedas. En Londres, el trabajo se lleva a cabo en una cámara climatizada de varios pisos bajo tierra, donde los conservadores primero deshacen el trabajo de las generaciones anteriores, retirando los respaldos, los marcos y los parches. A continuación, envuelven los documentos en una película de polímero flexible llamada Melinex, que protege los fragmentos del entorno sin provocar deformaciones ni filtraciones químicas. Por último, toman fotografías de alta resolución de cada documento.