Cultura Maker: Un estudio sobre los makerspaces educativos

Youngmoo E. Kim, Kareem Edouard, Katelyn Alderfer. Brian K. Smith. Making Culture: A National Study of Education Makerspaces. ExCite Center, 2019

Texto completo

Making Culture es el primer análisis en profundidad de los makerspaces de educación en escuelas de Estados Unidos y fue creado como parte de la iniciativa de innovación en el aprendizaje del ExCITe Center. Este informe revela la importancia de los aspectos culturales de la creación (los intereses de los estudiantes, la relevancia del mundo real y la colaboración de la comunidad) que permiten el aprendizaje.

Los espacios para creadores y el «aprendizaje de creadores» han captado la atención de los líderes educativos y los defensores de la reforma educativa. Muchos profesores, directores, superintendentes y miembros del consejo de administración están desarrollando e invirtiendo en estos espacios y programas como vías potencialmente transformadoras para el aprendizaje de los estudiantes. El panorama de la literatura sobre los makerspaces consiste principalmente en libros de jugadas bien intencionados, explicaciones sobre tecnología y guías de cómo diseñar el makerspace. Sin embargo, el mayor impacto potencial de los makerspaces educativos no radica en el equipo o en los procedimientos de creación, sino en la cultura que permiten, alimentando y promoviendo el aprendizaje a través de la creación, la colaboración y la iniciativa individual (control, autonomía y elección). Este enfoque cultural ha estado muy ausente en otras investigaciones y publicaciones sobre la fabricación.

  • La cultura de un makerspace tiene un impacto directo en el aprendizaje de los estudiantes. Más que elegir equipos o proyectos específicos, los diseñadores de nuevos makerspaces deberían considerar primero el tipo de cultura de aprendizaje que pretenden crear para sus alumnos.
  • La participación en el espacio de creación puede tener un impacto positivo en una amplia variedad de estudiantes, incluidos los que aprenden inglés. Sin embargo, los directores de los centros educativos deben tener en cuenta la posibilidad de contratar a personas de forma inclusiva, tanto para los instructores como para los estudiantes.
  • Dentro de los makerspaces escolares, la organización de horas abiertas no estructuradas (fuera del horario de clase) fomenta una mayor exploración, la asunción de riesgos positivos y la colaboración con otros estudiantes.
  • Los estudiantes suelen utilizar las habilidades aprendidas en los makerspaces para mejorar otros aspectos de la escuela y la comunidad local, como las actividades del gobierno estudiantil, el mantenimiento de las aulas y las instalaciones deportivas.

Este estudio ofrece un examen detallado de las culturas de aprendizaje que están surgiendo en los makerspaces de todo Estados Unidos y ofrece recomendaciones para aquellos que buscan crear una cultura inclusiva, vibrante y colaborativa de aprendizaje a través de la creación. Es el resultado de un análisis lingüístico de entrevistas y observaciones detalladas de 30 lugares de todo el país, centradas en la participación formal de los estudiantes desde el jardín de infancia hasta la escuela secundaria, la mentalidad de aprendizaje y las conexiones con la comunidad en el contexto de los makerspaces educativos. La investigación destaca cómo los makerspaces fomentan una serie de resultados positivos en el aprendizaje de los estudiantes, pero también reflejan algunas de las brechas de inclusión comunes en los campos STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas).

Making Culture es el resultado de una investigación de un año de duración en la que se visitaron 30 makerspaces de educación K-12 en el mapa de 12 regiones metropolitanas, mediante entrevistas en profundidad con estudiantes, instructores y directivos, junto con la observación y el estudio de cada espacio y sus programas.