Estudio sobre el acoso de género y la desinformación en línea

“Malign Creativity: How Gender, Sex, and Lies are Weaponized Against Women Online” ” The Wilson Center and Moonshot CVE, 2021

“Creatividad maligna: How Gender, Sex, and Lies are Weaponized Against Women Online” (Creatividad maligna: cómo el género, el sexo y las mentiras se convierten en armas contra las mujeres en la red) explora el abuso y la desinformación de género dirigidos a 13 mujeres a través de seis plataformas de medios sociales durante dos meses a finales de 2020. En un análisis de más de 336.000 mensajes de contenido abusivo compartido por más de 190.000 usuarios, el equipo de investigación encontró:

  • El acoso de género generalizado en línea estaba mucho más extendido que la desinformación. Los términos que indican abuso de género representaron el 50,4% del total de los datos recogidos, y 12 de 13 personas fueron objeto de este tipo de contenido;
  • Nueve personas de la investigación fueron objeto de narrativas de desinformación de género o sexualizadas, y las mujeres de color fueron objeto de narrativas interseccionales que también apuntaban a su raza o etnia. Las narrativas de desinformación detectadas eran de naturaleza sexual, transfóbica y racista
  • La vicepresidenta Kamala Harris fue objeto de una cantidad abrumadora de abusos durante la campaña electoral de 2020, con el 78% del total de los datos recogidos dirigidos a ella. Muchos mensajes abusivos difundieron narrativas falsas y sexualizadas sobre la vicepresidenta Harris;
  • La creatividad maligna -el uso de un lenguaje codificado, memes visuales y textuales iterativos y basados en el contexto, y otras tácticas para evitar la detección en las plataformas de medios sociales- es el mayor obstáculo para detectar y hacer cumplir el acoso y la desinformación de género en línea.

El estudio también se basa en discusiones de grupos focales con mujeres que han sufrido acoso y abuso de género en línea, y en entrevistas con mujeres objeto de campañas de desinformación patrocinadas por el Estado ruso, iraní y chino. El estudio subraya tanto el coste del acoso en línea como el hecho de que la desigualdad de género tiene implicaciones para la seguridad nacional. Por último, el estudio ofrece recomendaciones para que las plataformas de medios sociales, los responsables de las políticas gubernamentales y los empleadores mitiguen el problema en aras de un futuro más equitativo y democrático.