5 consejos para financiar un Makerspace escolar

how_to_start_a_makerspace_cover

How to Start a Makerspace Guide for tips on funding. Denco

Texto completo

“Los Makerspaces proveen ambientes dinámicos donde
los estudiantes pueden perfeccionar las habilidades de colaboración, creatividad, comunicación y pensamiento crítico. No importa que quieran hacer en el futuro, estas habilidades les ayudarán a llegar allí”.

Diana Rendina, especialista en medios de comunicación

5 consejos para financiar un Makerspace
por Nicholas Provenzano

Construir un makerspace desde cero puede ser una tarea desalentadora, pero es una experiencia increíble que reúne a una comunidad de aprendizaje para explorar el aprendizaje de forma divertida y atractiva. En lugar de dedicar tiempo a intentar reproducir los distintos espacios que ves en línea, debes hace que el espacio satisfaga las necesidades de tus estudiantes y personal. Aquí se dan 5 consejos para su financiación inicial y su financiación a largo plazo.

  1. 1. Recoge los comentarios de la comunidad
    Una de las primeras cosas que vas a querer hacer es empezar a hacer una lista de cosas para comprar para tu makerspace. Haz una pausa, y lucha contra ese impulso.

El primer paso que querrás dar es comunicarte con tu comunidad de aprendizaje. Averigüar qué tipo de cosas les interesa aprender: ¿Qué quieren explorar? ¿Hay áreas del plan de estudios que podrían ampliarse con algunas compras para el makerspace? Estas preguntas son fundamentales para construir un espacio que tendrá el apoyo de los estudiantes y el personal a lo largo del tiempo. Si sólo llenas el espacio con herramientas que te interesan o crees que pueden ser beneficiosas para tu comunidad escolar, entonces acabas de crear un espacio para una persona. Así no es como se hace un gran espacio de creación en una comunidad de aprendizaje diversa.

También puedes acceder a tu red más amplia en Twitter o leer los blogs para saber lo que piensan los demás sobre los diferentes gadgets que han probado en sus espacios de creación. Esta será otra ruta para ayudarte a decidir qué herramientas pueden ayudarte a alcanzar tus objetivos de aprendizaje. Hay tantos educadores que comparten sus pensamientos y experiencias en sus propios blogs.

  1. 2. Redacción de petición de subvenciones
    La forma más rápida de financiar un makerspace es pedir subvenciones. No son fáciles de conseguir, pero pueden poner en marcha un espacio muy rápidamente. La parte más importante de cualquier solicitud de subvención es la narración que se cuenta – debe centrarse en el aprendizaje del estudiante. Si escribes una solicitud que sólo se centra en conseguir un montón de juguetes nuevos y brillantes, se pasará por alto. Llama la atención sobre las habilidades que los estudiantes y el personal van a aprender usando nuevas herramientas. Escribe acerca de cómo los estudiantes serán capaces de abordar el aprendizaje de nuevas y diferentes maneras y cómo eso llevará a un mayor compromiso y oportunidades de aprendizaje. Cada makerspace tiene una historia y tienes que asegurarte de articular la tuya para recibir la subvención.

Lee el post de Mary Bangert, 6 Consejos para redactar una subvención exitosa, para obtener consejos sobre cómo empezar.

  1. Haz una lista de deseos de donación
    Te sorprendería saber cuántos padres quieren donar artículos a tu escuela, pero puede que no sepan lo que necesitas. Crear una lista de deseos de makerspace es una gran manera de abastecerse de productos perecederos, como barras de pegamento, hilo, palitos de artesanía, cartón y otros materiales de arte. Estos suministros pueden utilizarse en muchos proyectos diferentes a lo largo del año y se agotarán rápidamente en tu makerspace. El hecho de que sean donados puede ayudar a estirar tu presupuesto cada año.

Envía una lista en el verano cuando los padres empiecen a comprar materiales escolares y otra lista a mediados de año si necesita artículos adicionales para próximos proyectos o para proyectos en los que los estudiantes hayan mostrado especial interés. No tengas miedo de poner en la lista ordenadores viejos, cargadores de teléfono, teléfonos y otra tecnología vieja. Pueden ser excelentes para que los estudiantes los desmonten y vuelvan a montar, y también pueden ser destruidos y convertidos en proyectos de arte. Su lista de donaciones será una gran manera de llenar estas posibilidades en su espacio de creación.

  1. Conecta con la Asociación de Padres de Alumnos
    Otro gran recurso para obtener fondos es conectar con la asociación de padres de alumnos. Los miembros de la Asociación de Padres siempre buscan formas creativas de apoyar el aprendizaje en sus escuelas. Para compras más grandes, como una impresora 3-D o una máquina CNC, ten en cuenta a la asociación de padres para ver si pueden donar fondos. Si no tienen los fondos, se les puede pedir ayuda para coordinar una recaudación de fondos para obtener el dinero necesario para la compra.

También podrías organizar una noche familiar en la escuela, centrada en la codificación, la robótica, los circuitos, etc., y pedirle a la asociación de padres que done o ayude a proporcionar fondos para las herramientas que se utilicen. Haz un evento anual y entonces tendrás el uso de las herramientas en tu makerspace durante todo el año.

Una asociación de padres y maestros tiende a tener conexiones en toda la comunidad, así que un evento para recaudar fondos podría traer el dinero extra necesario no sólo para compras más grandes, sino también para reabastecer los suministros. Asociarse con la asociación de padres puede crear una relación duradera y ayudar a apoyar el crecimiento del makerspace en los años venideros.

  1. Pedir apoyo financiero a los negocios locales
    Llegar a los negocios locales es otra gran manera de apoyar tu incipiente espacio de fabricación. Si nunca le pides a la comunidad que se conecte con tu espacio, te estás perdiendo de maravillosas oportunidades de suministros, así como de futuras colaboraciones. Dependiendo del negocio, puedes conseguir grandes materiales para proyectos increíbles.

Habla con las tiendas de comestibles locales y con cualquier otro negocio que reciba envíos regulares para ver si donan cajas de cartón. Los negocios tienden a reciclarlas, por lo que preguntar si te reservarán algunas es una buena idea.

Acércate a las tiendas de telas locales para ver si pueden dejar repuestos de telas, rollos de cartón y otros materiales de artesanía sobrantes. Hay tantos pedazos y desechos que se tiran cada semana por estos negocios que serían perfectos para equipar tu nuevo espacio de fabricación.

Por último, si tienes negocios locales que buscan donar a las escuelas, pero dudan en hacer un cheque, acércate a ellos y pídeles que compren directamente el equipo. Podrían ser el patrocinador de la impresora 3D de tu espacio de fabricación. Es más probable que un negocio ayude con un artículo específico que con un simple cheque, y tus esfuerzos por reconocer su contribución serán muy importantes.

Apoyo financiero a largo plazo para su espacio

Una vez que haya podido reunir los fondos iniciales para apoyar tu espacio, es importante reunirse con los gestores del centro y elaborar un presupuesto a largo plazo. Se necesitarán hacer compras regulares de suministros y nuevas herramientas para mantener el makerspace funcional, y tener un presupuesto independiente permitirá que tu makerspace siga siendo flexible. Comparte los logros con tu comunidad y tus gestores para mostrar el valor de tu makerspace y por qué debe ser financiado por su escuela y/o distrito.