Conocimientos básicos y habilidades especializadas en bibliotecas universitarias

1250d5c333cc3409ff7a66f993667d3f

 

Sanders, Laura. Core Knowledge and Specialized Skills in Academic Libraries. C&RL Vol 81, No 2 (2020)

Texto completo

 

Las bibliotecas universitarias tienen el desafío de mantenerse al día con los principales cambios y tendencias en los campos de las bibliotecas y las ciencias de la información y la educación superior en general. Los cambios en la pedagogía están impulsando la necesidad de herramientas y los espacios físicos y virtuales para apoyar el aprendizaje activo y colaborativo. Los grandes aumentos en las fuentes de información y datos y los cambios en las comunicaciones académicas están afectando la forma en que los académicos encuentran y usan la información y requieren que las personas se organicen, administren y brinden acceso a esas fuentes. Estas tendencias tienen implicaciones para el conocimiento, las habilidades y las capacidades que los profesionales de la información actuales y emergentes necesitan para tener éxito en su trabajo.

A través de una encuesta nacional de profesionales de la información y el profesorado de LIS, este estudio explora los conocimientos, habilidades y capacidades (KSA) que actualmente demandan los bibliotecarios universitarios y los compara con los que se espera de los profesionales de la información en otras áreas del campo. En total, a la encuesta 830 bibliotecarios universitarios.

Los resultados muestran un fuerte énfasis en las habilidades interpersonales y de comunicación, así como ciertos conocimientos de dominio. Los resultados también sugieren algunas diferencias significativas entre las expectativas de los bibliotecarios universitarios en comparación con otros profesionales de la información. Además, el informe sugiere que, durante los próximos años, las bibliotecas universitarias esperan desviar los recursos de los servicios centrados en el acceso a la información y las colecciones a medida que se concentran más en permitir el aprendizaje de los estudiantes.

b7911b7a5ea43e256eb993135b718c2c

La Figura 2 muestra el porcentaje de bibliotecarios académicos que clasificaron cada una de estas habilidades como núcleo.

Así, el énfasis en la alfabetización informacional y la capacidad formativa por parte de la biblioteca en estas encuestas sugiere la importancia de la pedagogía y las habilidades de instrucción por parte de los bibliotecarios universitarios, una sugerencia que es confirmada por varios estudios.

Por supuesto, los cambios en la tecnología han permeado todos los aspectos de las bibliotecas universitarias, y varios estudios señalan la importancia de las habilidades técnicas.

También, reconociendo la creciente necesidad de los bibliotecarios académicos de recopilar datos para demostrar su valor, varios estudios han subrayado la importancia de las habilidades relacionadas con la evaluación.

Sin olvidar la importancia de la comunicación, interpersonal y otras “habilidades blandas” cómo pueden ser todas habilidades relativas a liderazgo, capacidad de toma de decisiones, resolución de problemas, adaptabilidad,  flexibilidad y la voluntad de aprender.

De las 53 áreas de habilidades y conocimientos, 10 fueron clasificadas como básicas por el 50 por ciento o más de los bibliotecarios académicos: conocimiento de ética profesional; evaluación y selección de fuentes de información; competencia cultural; práctica reflexiva basada en la diversidad y la inclusión; comunicación interpersonal; escritura; Servicio al Cliente; habilidades de búsqueda; capacidad de interactuar con diversas comunidades; y trabajo en equipo.

Quizás uno de los aspectos más llamativos de los resultados del estudio es que, de las 10 habilidades principales consideradas fundamentales por los bibliotecarios académicos, todas menos tres son las que podrían considerarse habilidades “blandas” o personales. Las áreas como la escritura, las habilidades interpersonales y el trabajo en equipo, aunque ciertamente son importantes, no son específicas del campo de la biblioteconomía ni del dominio del conocimiento que define el campo.

Esto podría significar elegir cursos que integren la atención a habilidades blandas, así como destacar habilidades transferibles relevantes de otras experiencias laborales o actividades extracurriculares.