Un bibliotecario alemán quiere devolver los libros robados por los nazis a sus dueños legítimos

 

82efe07b615fd398e6be8e4c0b64e201c279a2041-1-696x425-1

 

Looted Cultural Assets

Los bienes culturales saqueados por los nazis -más precisamente, los bienes culturales saqueados y el botín de guerra incautado durante la persecución nazi- deben entenderse como los artículos que el régimen nazi arrebató a sus legítimos propietarios por motivos de persecución en los años 1933 a 1945. Sebastian Finsterwalder es un bibliotecario investigador que busca descubrir la procedencia de los libros que fueron saqueados por los nazis durante los años 30 y 40. 

 

En Alemania, el caso Gurlitt ha creado una intensa discusión pública sobre la investigación de procedencia que se está llevando a cabo para descubrir los orígenes de las obras de arte que fueron saqueadas por los nazis. Pero, ¿qué abarca exactamente la investigación de procedencia? Los libros son sólo uno de los muchos campos de investigación. También se ha investigado la procedencia de instrumentos musicales, muebles, artículos domésticos y coches. Es un campo muy amplio. Cada objeto deja rastros. Las imágenes, especialmente, dejan un rastro debido a su singularidad como obras artísticas.

Todas las bibliotecas de Alemania y de Austria que tienen un fondo antiguo de libros tienen en su poder obras que fueron saqueadas por los nazis, y no sólo unas pocas. Sebastian Finsterwalder es un bibliotecario investigador que busca descubrir la procedencia de los libros que fueron saqueados por los nazis durante los años 30 y 40. Miembro de un pequeño pero comprometido equipo de la Biblioteca Central de Berlín, Finsterwalder y sus colegas ya han podido localizar a los propietarios originales de varios libros y devolverlos. Los resultados se han documentado sistemáticamente en la base de datos central “Bienes culturales saqueados” durante el último año. La base de datos se puede ver en línea.

La base de datos contiene los resultados de las búsquedas de bienes culturales robados por los nazis en las colecciones de varias bibliotecas de Berlín y Brandenburgo. Entre ellas figuran la biblioteca de la Nueva Sinagoga de Berlín – Centrum Judaicum, la Biblioteca Universitaria de la Universidad Libre de Berlín, la Biblioteca Universitaria de la Universidad de Potsdam y la Biblioteca Central y Regional de Berlín. La característica especial de la base de datos es que enumera todos los propietarios anteriores que se encontraron en las bibliotecas participantes y proporciona información sobre los resultados de la investigación. Solo en la ZLB cuentan con 1,1 millones de ejemplares que, por estar publicados antes de 1945 y por su dudosa procedencia, han de someterse a un detallado análisis. En Alemania, Finsterwalder estima que hay unos 3,5 millones de libros que están en esta situación.

La tarea de identificar a quien pertenecieron los libros no es fácil ya que en el 99% de los casos son de asesinados, personas que se marcharon dejando sus pertenencias o deportados de Berlín. En el caso de los libros sólo se puede saber su procedencia si al menos que tienen un sello, un autógrafo, un número, “Ex Libris” u otra cosa dentro. Eso significa que es necesario descubrir rastros para determinar de quién era el libro.  los”Ex Libris” son increíblemente útiles para identificar libros, especialmente cuando tienen un “Ex Libris” personalizado, que contiene información sobre el individuo, cuyo nombre se puede investigar más a fondo. Los médicos suelen utilizar un sello con un equipo médico, los químicos utilizan un frasco de laboratorio, los músicos inscriben una nota en la parte superior izquierda.

El proceso normal de identificación consiste en tomar una cámara, hacer fotos y colocarlas en las estanterías lo más rápido posible. La mayoría de los libros proceden de todos los grupos y personas que fueron perseguidos desde las bibliotecas de los partidos y sindicatos;  y también muchos libros de las logias masónicas, claustros y centros judíos.

La exposición “Geraubt und genutzt”, patrocinada por el Comisario Federal de Cultura y Medios de Comunicación de Alemania, muestra ejemplos seleccionados de libros saqueados y cuenta las historias de sus legítimos propietarios y sus descendientes. La Biblioteca Central y Regional de Berlín y el Centro Judío ofrecen una visión del joven campo de investigación de la procedencia de los bienes saqueados por los nazis que han llegado a las bibliotecas alemanas.

Según los datos actualizados a finales de 2018 y según las cuentas de la biblioteca se han realizado 146 restituciones en las que se han devuelto cerca de 900 libros.