La nueva Biblioteca Nacional de Luxemburgo

 

e93a4af5-38af-463b-a944-597360a92523

 

 

Después de una década de preparativos, cinco años de construcción y cuatro meses de traslado de más de 1,8 millones de libros y documentos, la nueva biblioteca nacional de Luxemburgo abrió sus puertas.

El edificio rojo de 111 millones de euros, de algo más de 35.000 metros cuadrados, se encuentra a lo largo de la avenida J. F. Kennedy de Kirchberg, junto a la estación de tranvía del mismo nombre, Bibliothéik. La nueva BnL reúne todos sus fondos documentales y servicios en un solo lugar. El nuevo edificio resuelve de forma decisiva los problemas estructurales de la Biblioteca Nacional relacionados con lo que faltaban en sus antiguas infraestructuras. Le proporciona el equipo necesario para llevar a cabo sus misiones nacionales en su calidad de custodio del patrimonio escrito de la nación y de plataforma central de documentación del país.

7lzfhfp0yyp31

El nuevo edificio de la BnL alberga más de 1,8 millones de documentos físicos que cubren todas las áreas de conocimiento. En la sala de lectura se puede acceder directamente a 200.000 obras de origen internacional y luxemburgués. Las salas de conferencias, las salas de formación, un pequeño anfiteatro y una sala de exposiciones también contribuyen a los esfuerzos de la BnL por ampliar su oferta de formación permanente y de actividades culturales y educativas.

Además de la oferta existente, los nuevos servicios incluyen el autocrédito automático, la devolución en 24 horas, la consulta de valiosas colecciones en una sala de lectura especializada, once salas de grupos, una sala de música y cabinas de audio. Todas estos espacios se pueden reservar a través de la página web https://booker.bnl.lu

La inauguración reunió a representantes de once bibliotecas nacionales de Europa, entre ellas las de Francia, Alemania, Bélgica, Países Bajos, Suiza y el Reino Unido. De hecho, el director general de la Biblioteca Británica, Roly Keating, que es también el actual presidente de la Conferencia de Bibliotecarios Nacionales Europeos (CENL), pronunció un discurso de apertura sobre “Construyendo Bibliotecas para el Futuro”.