Recordando el legado en favor de las bibliotecas de Andrew Carnegie

 

carnegie1

Andrew Carnegie, 1913

 

Remembering Andrew Carnegie’s Legacy
A century after the philanthropist’s death, let’s recognize the role he played in strengthening America’s libraries
By Vartan Gregorian | American Libraries September 30, 2019

Ver original

 

Hoy en día, con tanta frecuencia damos por sentada la existencia de bibliotecas públicas gratuitas que casi perdemos su extraordinaria historia y significado. La biblioteca es la institución más natural, capaz y democrática para centrar y conectar a diversas comunidades de personas no sólo en un espacio físico sino también a través de la provisión libre y abierta de libros. Tanto en el sentido real como simbólico, la biblioteca es la guardiana de la libertad de pensamiento y de elección, y se erige como un baluarte para el público contra la manipulación de diversos demagogos.

Sin embargo, las bibliotecas, tal como las entendemos, no existirían sin Andrew Carnegie, el “Santo Patrón de las Bibliotecas”. Un siglo después de la muerte del filántropo, es necesario destacar el papel que desempeñó en el fortalecimiento de las bibliotecas de Estados Unidos.

El nacimiento de la biblioteca gratuita

Las primeras bibliotecas estadounidenses tuvieron sus comienzos en Nueva Inglaterra con bibliotecas de suscripción, cuyas colecciones sólo eran accesibles a los suscriptores que podían pagar la cuota de membresía. El joven Carnegie creía que no se debería tener que pagar 2 dólares al año a la biblioteca local de suscripciones, que antes permitía que los “niños trabajadores” tomaran prestados libros gratuitamente. Escribiendo una carta apasionada al editor del Pittsburgh Dispatch en 1853, seis meses antes de cumplir 18 años, argumentó que se le debía permitir usar la biblioteca sin pagar la cuota de membresía. Como señala su biógrafo David Nasaw, Carnegie no era un “niño” cuando escribió su carta indignada, pero su carta llevó finalmente a la bibliotecaria a ceder y renunciar a la cuota, pero sólo para Carnegie.

En 1848, Massachusetts fue el primer estado en aprobar una ley que autorizaba a una de sus ciudades, Boston, a cobrar un impuesto por el establecimiento de un servicio gratuito de biblioteca pública. Otros estados pronto lo seguirían. Para 1887, 25 estados habían aprobado leyes que permitían las bibliotecas públicas; pero la legislación por sí sola no era suficiente para que estas bibliotecas existieran. En 1896, sólo había 971 bibliotecas públicas en los EE.UU. con 1.000 volúmenes o más.

Para su autobiografía póstuma de 1920, Carnegie escribió que los “tesoros del mundo que contienen los libros se me abrieron en el momento oportuno”, y estaba decidido a poner a disposición de todos los que los necesitaran y quisieran servicios bibliotecarios gratuitos. A partir de 1886, utilizó su fortuna personal para establecer bibliotecas públicas gratuitas en todo Estados Unidos, y a su muerte había construido casi 1.700 bibliotecas en Estados Unidos. Su gran interés no estaba en los edificios de las bibliotecas como tales, sino en las oportunidades que las bibliotecas de libre circulación ofrecían a hombres y mujeres -jóvenes, ancianos y mujeres- para adquirir conocimientos y desarrollar la comprensión. “Sin más fundamento que el de la educación popular”, afirmó en Triumphant Democracy, “puede el hombre erigir la estructura de una civilización perdurable”.

En un artículo de 1889 titulado “El Evangelio de la riqueza”, Carnegie proclamó que “establecer una biblioteca gratuita en cualquier comunidad que esté dispuesta a mantenerla y desarrollarla” era la mejor manera de gastar dinero. Sin embargo, lo hizo de tal manera que el público se apropió de sus bibliotecas; pagó por el edificio físico, pero sólo si la comunidad aceptaba establecer las colecciones de la biblioteca y cubrir sus costos operativos desde el principio. Para Carnegie, ninguna ciudad ni ningún país podría sostener el progreso sin una gran biblioteca pública, no sólo como fuente de conocimiento para los estudiosos, sino como una creación para y de la gente, libre y abierta a todos. Para Carnegie no era exagerado decir que la biblioteca pública “supera a cualquier otra cosa que una comunidad pueda hacer para ayudar a su gente”.

La filantropía de Carnegie llevó a todos los ciudadanos e inmigrantes por igual no sólo los medios para la auto-educación y la iluminación, sino también la oportunidad de entender la historia y el propósito de la democracia de la nación, para estudiar inglés, para que se les enseñen nuevas habilidades, para ejercitar la imaginación y para experimentar los placeres de la contemplación y la soledad. La importancia de sus dones de bibliotecas para las comunidades de todo el país difícilmente puede ser sobreestimada.

Al asegurar que estas instituciones vivientes fueran apoyadas no sólo por el sector privado, sino también por el gobierno y el público, la biblioteca obtuvo una capacidad sin precedentes para transformarse a sí misma. Hoy en día, se estima que hay 116.867 bibliotecas sólo en los Estados Unidos. Además, uno de los mayores regalos de Internet ha sido aumentar una función crítica que desempeñan las bibliotecas públicas: la democratización de la información. La tecnología nos ha dado a cada uno de nosotros, por primera vez en la historia, los medios para consultar nuestra propia Biblioteca virtual de Alejandría.

La biblioteca virtual

En uno de sus cuentos más famosos, “La Biblioteca de Babel”, el escritor argentino Jorge Luis Borges habló de una biblioteca que contiene todos los libros en todos los idiomas y la suma total de todos los conocimientos humanos, pasados, presentes y futuros. Al igual que la euforia que acompañó el crecimiento de Internet en sus primeros años, cuando esta mítica biblioteca apareció por primera vez: “La primera reacción fue una alegría sin límites. Todos los hombres se sentían poseedores de un tesoro intacto y secreto. No había ningún problema personal, ningún problema mundial, cuya elocuente solución no existía…. El universo estaba justificado; el universo de repente se volvió congruente con la ilimitada anchura y amplitud de la esperanza de la humanidad”. Sin embargo, esta biblioteca no tiene codificación ni sistema de organización. Los bibliotecarios de Babel son, en cambio, “inquisidores”, que buscan implacablemente en las estanterías el libro que “es la clave y el compendio perfecto de todos los demás libros”. Muchos se vuelven locos por la incapacidad de encontrar lo que buscan. Babel se convierte en un lugar donde el conocimiento se pierde en medio del caos de la irracionalidad. Al igual que Internet, la vasta biblioteca mítica de Borges permite a los seres humanos adquirir conocimientos, pero irónicamente también resulta ser su mayor obstáculo para obtener sabiduría.

Sin organización, sin comparación, sin sistematización, sin una estructura de información y, lo que es más importante, sin bibliotecarios profesionales que sean capaces de curar y comprender esa información, los ciegos guían a los ciegos. Ante todo, los bibliotecarios deben ser educados y educadores. Un revoltijo de libros no es una biblioteca. Más bien, una biblioteca requiere organización y coherencia, y un bibliotecario. Las bibliotecas se convierten en salas de aprendizaje y lugares de refugio. Los bibliotecarios son los cuidadores de estos refugios, ayudando en la investigación, inculcando el amor por la lectura en los jóvenes y apoyando a todos los que entran por sus puertas en busca de ayuda.

Incluso una Biblioteca virtual de Alejandría no hará obsoleta la necesidad de bibliotecas de ladrillo y mortero, libros impresos, archivos o colecciones especiales. Las bibliotecas, tanto físicas como digitales, nos permiten ver Internet como un medio para un fin, no como un fin en sí mismo. Después de todo, la capacidad de llevar todo el corpus de literatura griega en el teléfono puede ser asombrosa, pero sin leerlo, una persona podría también llevar una resma de papel en blanco. Los libros requieren acción, no sólo posesión. Exigen ser leídos.

Las bibliotecas parecen ser las únicas expertas en encontrar maneras de adaptar las nuevas tecnologías y los medios de comunicación para que se ajusten a sus propósitos fundamentales. Las bibliotecas públicas proporcionan servicios críticos y transformadores a individuos y comunidades que a menudo se quedan atrás, combatiendo la desigualdad al proporcionar libros, revistas, ordenadores, clases, bases de datos, asesoramiento laboral, espacios seguros para estudiar, leer en silencio o simplemente soñar despiertos, y una miríada de otros materiales y oportunidades para aquellos que a menudo no pueden pagar estos servicios.

Una de las maneras más esenciales en que las bibliotecas mantienen su papel como el gran ecualizador es proporcionando acceso gratuito a Internet inalámbrico, lo que da al público caminos sin trabas hacia la información y el conocimiento, y por lo tanto, hacia el poder: el poder de la autonomía, el poder de la iluminación y el poder de la superación personal.

Una estación de esperanza

En medio de un mundo que cambia rápidamente, el sistema de bibliotecas públicas de Estados Unidos muestra una extraordinaria resistencia y creatividad para hacer frente a los numerosos desafíos que se plantean a su pertinencia y viabilidad, gracias, sobre todo, al trabajo de base realizado por la filantropía visionaria de Carnegie. Las bibliotecas requerían de la voluntad cívica y el sentido de responsabilidad cívica para construirlas; ahora necesitamos esas mismas virtudes para mantenerlas florecientes.

Más que la mayoría, Carnegie entendió el valor de las bibliotecas como la institución primaria para el cultivo de la mente y el desarrollo de la comunidad. La biblioteca pública es muchas cosas: un lugar para estudiar, un lugar donde se enseña a leer a niños y adultos, un lugar donde los inmigrantes aprenden inglés, salvando la distancia entre el “viejo país” y su nuevo hogar adoptivo. La biblioteca es también un lugar de reunión, un lugar de reunión, un lugar para votar, un lugar donde se celebran eventos culturales, donde entramos en contacto con gente de todas las razas, etnias y clases sociales.

Para evitar el caos de Babel, este país necesita el libre intercambio de información y el fomento de la comunidad que proporcionan sus bibliotecas. En última instancia, la biblioteca pública es una estación de esperanza, un eslabón en la cadena del ser que une conocimiento y humanidad, pasado y futuro. Borges imaginó el paraíso no como un jardín, sino como una biblioteca. Siguiendo el ejemplo de Andrew Carnegie, sigamos esforzándonos para que la biblioteca pública no se convierta en un paraíso perdido.