A lo mejor nos hacen falta tantos bibliotecarios como ingenieros

1554377232_555997_1554377660_noticia_normal_recorte2

Bibliotecas o polígonos

Lorenzo Silva

Cadena SER 20 de abril de 2019

Ver completa

En una biblioteca se genera de forma instantánea una conversación en la que se implica la comunidad. Esa conversación es estímulo y hasta se convierte en motor de la vida cotidiana, en la que introduce una nueva calidad.

«A lo mejor a un pueblo en trance de despoblación le hace más bien una biblioteca que un polígono». La frase, escuchada el otro día en esta misma emisora, tiene un autor y es de ley que antes de nada se deje constancia de su nombre: Luis Antonio Sáez, director de la Cátedra sobre Despoblación y Creatividad de la Universidad de Zaragoza. La afirmación no sólo proviene de alguien que se ha dedicado a estudiar en profundidad un fenómeno y a analizar las posibles respuestas. Encierra además una reflexión inteligente y necesaria sobre el valor y la rentabilidad social de los libros y de la cultura. No cuesta mucho convencer a un alcalde de que emprenda la urbanización de un polígono o la construcción de un polideportivo, aunque es muy probable que ni uno ni otro contribuyan a fijar población; el primero porque sin vías de comunicación no querrá venir empresa alguna, el segundo porque si algún chaval brilla con la pelota ya se encargarán de llevárselo a la gran ciudad. En una biblioteca, en cambio, se genera de forma instantánea una conversación en la que se implica la comunidad, y que con el concurso de un buen bibliotecario alcanza incluso a sus elementos menos letrados. Esa conversación es estímulo y hasta se convierte en motor de la vida cotidiana, en la que introduce una nueva calidad. A lo mejor nos hacen falta tantos bibliotecarios como ingenieros: además de construir cacharritos, tenemos, no lo olvidemos, el reto de darles sustancia a nuestros días.