Rediseño de la La Biblioteca del Congreso para mejorar la experiencia del visitante

dsc_3141

Representación del óculo propuesto mirando en la sala de lectura principal de la Biblioteca del Congreso. (Tom Williams/CQ Pasando lista)

 

La Biblioteca del Congreso está preparando un proyecto de rediseño del buque insignia del Capitolio, Thomas Jefferson Building, financiada a través de una asociación público-privada que tiene como objetivo “transformar la experiencia del visitante” de la biblioteca y resaltar los “tesoros” de su extensa colección. El proyecto se alinea con los objetivos de la agencia de aprovechar mejor los recursos de la biblioteca, establecidos en un plan estratégico el año pasado.

 

La bibliotecaria del Congreso Carla D. Hayden dio a conocer a los legisladores en marzo las versiones de los cambios propuestos, junto con un informe de progreso sobre los esfuerzos de financiación. El proyecto incluye una “experiencia de orientación mejorada” para dar la bienvenida a los visitantes a la biblioteca y a un centro juvenil.

De las 1.9 millones de personas que visitaron la biblioteca el año pasado, el 20% eran menores de 18 años. Hayden, que comenzó su carrera como bibliotecaria en bibliotecas escolares en Chicago, está comprometida a hacer del LOC un lugar atractivo no sólo para académicos, autores e investigadores, sino también para las familias que visitan Washington. Las razones de Hayden son: “¿Cómo inspiramos a los jóvenes? Nos estamos concentrando en las edades de 7 años en adelante, porque es una edad en la que están muy interesados en la no ficción y los hechos”

Entre las novedades que se tienen en mente, es crear un “óculo”, es decir una gran ventana abovedada, que permitirá a los visitantes contemplar la grandiosa sala de lectura principal sin perturbar la investigación que se está llevando a cabo en su interior. La biblioteca quería proporcionar la posibilidad de que los visitantes conocieran este espacio y no causara ninguna perturbación ruidosa. “La idea era proporcionar a la gente, y especialmente a los jóvenes, la oportunidad de contemplar a los estudiosos inmersos en su tarea e inspirarse “, fue uno de los objetivos principales, dijo Hayden.

El óculo estará en el centro de la colección de libros de la sala Thomas Jefferson, junto a la nueva área de orientación de la biblioteca. Esa colección se encuentra actualmente en el segundo piso de la biblioteca “en una especie de rincón”, según Hayden, por lo que muchos visitantes no conocen o no tienen la motivación para conocer esta zona tan singular de la institución.

También se creará un centro juvenil  formado por  un “laboratorios de aprendizaje” que permitirán a los jóvenes interactuar con las colecciones de la biblioteca. La tecnología será un elemento importante de la renovación de la experiencia del visitante, en línea con un amplio “programa de digitalización” esbozado en el plan estratégico digital de la agencia. La biblioteca quiere “abrir el cofre del tesoro” y facilitar el acceso público a sus vastas colecciones, tanto en persona como en línea.

Los recursos interactivos permitirán a los visitantes sumergirse en sus intereses. Los visitantes dispondrán de un mapa interactivo de los Estados Unidos en el que el visitante podría presionar sobre su estado de origen, y ver los recursos que tiene la biblioteca sobre ese lugar. Además, algunos de esos materiales se podrán descargar en teléfonos inteligentes u otros dispositivos.

Los visitantes entrarán a la biblioteca a través de un pasillo que destaca a autores famosos, como David McCullough, Doris Kearns Goodwin y Alex Haley, que usaron la biblioteca para investigar y escribir sus obras.

Los cambios en el Edificio Thomas Jefferson serán financiados por una asociación público-privada por un total de 60 millones de dólares. Los donantes se han comprometido a aportar 40 millones de dólares, mientras que otros 20 millones de dólares serán igualados por fondos privados recaudados por la biblioteca.