A las personas con Asperger le encantan las bibliotecas

teaching2bstudents2bwith2baspergers2band2bhigh2bfunctioning2bautism

 

Mom says her autistic kids are facing ultimatum at public library. The review Letters, 2019

Ver original

La biblioteca pública debe ser un lugar donde los niños se sientan bienvenidos e inspirados. Pero para los niños y niñas con autismo y sus familias, una visita a una biblioteca pública muy concurrida y ruidosa puede ser una experiencia angustiosa. En una carta al editor de The Review Newspaper, una madre de dos niños autistas pide una solución para que sus hijos puedan seguir acudiendo a la biblioteca, que es lo que más les gusta, y lo que les permite socializarse con otros niños, ya que el personal de la biblioteca les ha advertido que si no cambian de actitud no podrán seguir utilizando este servicio ya que son incapaces de mantenerse callados.

Mis hijos y yo somos usuarios habituales de la Biblioteca Pública de Champlain. Tanto mis hijos como yo tenemos el síndrome de Asperger, una forma de autismo. A mis hijos no les gusta la escuela, así que si no van a la escuela, intento recompensarles con tiempo en la biblioteca, a la que acuden entre las 3 y las 5 de la tarde de lunes a viernes. A ellos les encanta la biblioteca, especialmente los ordenadores. Les encanta jugar en Roblox. Cada vez que se despiertan, me preguntan cuándo es su hora de biblioteca. En la biblioteca tienen la oportunidad de socializarse y pedir prestados libros, y eso es genial para ellos.

El problema es que mis hijos tienen dificultades para permanecer en silencio. El personal de la biblioteca se queja de que no pueden concentrarse en su trabajo debido a la conversación constante que mantienen mis hijos. Algunos usuarios también se quejaron. La mayoría de los niños y otros muchos usuarios también hacen ruido. La biblioteca respondió diciendo que sí, pero que los otros niños sólo vienen una vez a la semana. El personal de la biblioteca y yo les decimos a los niños que bajen la voz para que se callen. Pero después de 15 minutos vuelven a subir el tono. Son niños. Trataron de cambiar los ordenadores de los niños de lugar para mitigar las conversaciones, pero tampoco resultó. Justo antes de Navidad, un miembro del personal nos advirtió. Mi hijo de 10 años estaba tan ansioso por no poder volver que la ansiedad lo hizo vomitar. El personal sigue diciendo que los niños hablan demasiado. Pero a las personas con Asperger le encantan las bibliotecas.

Esta mañana he recibido un ultimátum de que el personal de la biblioteca les hará una advertencia para que se callen, y después de eso, si no lo hacen, no podrán volver a usar los ordenadores durante todo el día. Dijeron que estaban abiertos a sugerencias, pero que no vislumbraban otra solución posible.

Mis hijos tienen autismo. Se meten en su propia burbuja. Tienen dificultades para susurrar, ya que su condición les hace querer cubrir con sus voces otros ruidos de la sala. Se esfuerzan tanto por ser amables en la biblioteca, que se comportan de la mejor manera posible cuando están en la biblioteca. Cada vez que acudimos a la biblioteca repaso con ellos las normas de conducta en la biblioteca.

Mi temor, es que aunque vivo a 200 metros de la Biblioteca Pública de Champlain, la única solución que encuentro es que tenga que conducir hasta la biblioteca de Hawkesbury para recibir este servicio.

Por favor, les agradecería que me sugirieran alguna solución posible.

Gracias.

Melanie Villeneuve,

Madre de Alexie y Antoine

 

En 2016, la Association of Senior Children’s and Education Librarians (ASCEL) trabajó con Dimensions, un proveedor de apoyo sin fines de lucro para personas con autismo y discapacidades para aprendizaje, con el fin de filmar una película corta sobre bibliotecas amigables con el autismo (financiada por el Consejo de Artes de Inglaterra). El objetivo de la película era estimular a las bibliotecas para que construyeran asociaciones locales, llegaran a las comunidades, participaran con las familias y realizaran mejoras sostenibles en los servicios. Desde el lanzamiento de la película en junio de 2016, las bibliotecas de todo el Reino Unido han estado desarrollando su oferta bibliotecaria amigable con el autismo – los ejemplos incluyen actividades amigables con el autismo, desarrollo del personal y recaudación de fondos para comprar equipos sensoriales. En el documento “It takes a community to raise a reader: Autism friendly libraries” de Sara Moers se esboza la elaboración de un programa que, con una pequeña inversión, apoya a las bibliotecas públicas para que introduzcan los cambios necesarios para derribar las barreras y fomentar una cultura de lectura y biblioteca entre un grupo de niños y jóvenes vulnerables y, a menudo, aislados.

También se pueden encontrar diferentes guías en “Libraries and Autism: We’re Connected

hr-3inch

 

Bibliografía:

Amelia, A. “Autism and the Academic Library: A Study of Online Communication | Anderson | College & Research Libraries.”  vol., n.:  pp.: https://crl.acrl.org/index.php/crl/article/view/16763/18771

Frasier-Robinson, M. “The Alert Collector: Autism Spectrum Disorder: A Guide to the Latest Resources.” Reference & User Services Quarterly vol. 55, n. 2 (2015).  pp. 113-117. https://journals.ala.org/index.php/rusq/article/view/5858

McConnaughy, R. P. and S. P. Wilson “Using geographic information systems to identify prospective marketing areas for a special library.” Biomedical Digital Libraries vol. 3, n. 4 (2006).  pp.: http://www.bio-diglib.com/content/pdf/1742-5581-3-4.pdf

O’Neill, E. T., K. A. Kammerer, et al. “The aboutness of words.” Journal of the Association for Information Science and Technology vol. 68, n. 10 (2017).  pp. 2471-2483. http://dx.doi.org/10.1002/asi.23856