“Para Sexo, ver al Bibliotecario”

 

northjersey2028640x42729

 

Ver temas más sobre:

en Universo Abierto

 

La moral ha visto el desarrollo de “minorías”, a menudo importantes, de todo tipo: religiosas, sexuales, políticas…. ¿Deberían las bibliotecas atender las solicitudes de estos grupos y, de ser así, de acuerdo con qué normas? ¿Puede una biblioteca pública prescindir de la necesidad de comprar libros, a pesar de su calidad incierta? ¿Qué normas -de compra y de comunicación- deben aplicarse a este tipo de material? 

Como dice el artículo de François Lapèlerie, cuando vean en una biblioteca la ficha que ponga «For sex, see librarian» (Para Sexo, ver al bibliotecario), no se equivoquen: Esta cita comúnmente aparecía en las fichas del catálogo de materias de muchas bibliotecas públicas americanas, no significaba que el lector pudiera tener sexo con el bibliotecario. Significaba que para ver los libros sobre Sexo, en lugar de estar de acceso abierto como todos los demás, había que consultar al bibliotecario. O mejor dicho el bibliotecario se reservaba el derecho de autorizar su consulta o préstamo.

La publicación del libro de “Sex” de la cantante Madonna en 1992, genero mucha controversia entre la sociedad norteamericana por las imágenes tan explícitas de la artista. “Mucho ruido y pocas nueces”, diríamos a este lado del Atlántico. ¿Cómo puede un libro así, causar tanto escándalo? Su publicación en Europa no causó ningún revuelo en la opinión pública (ni en la comunidad bibliotecaria), excepto por una cierta ironía acerca de su propia naturaleza comercial y su falta de carácter artístico, que se remitía simplemente a exponer, si todavía Madonna tenñia un lado oculto.

En el ámbito profesional en la portada la la revista American Libraries (AL) de la American Library Association (ALA) de diciembre de 1992, marcando un cierto tradicionalismo, mostraba un cajón de un fichero de biblioteca, abierto que mostraba bajo la referencia “FOR SEX, SEE LIBRARIAN”, el registro bibliográfico del libro de Madonna: Sexo, con, en superposición en el l título que decía: “Justificar mi compra: ¿El sexo de Madonna pertenece a la biblioteca?».

A pesar de que el libro se distribuyó incluso en supermercados, se envasaba cuidadosamente en una bolsa de plástico plateado, mencionando que su uso estaba reservado: sólo para adultos. ¿Lo compraron muchas bibliotecas francesas? El único catálogo de la unión nacional francesa, el Pancatalogue, no menciona ninguna ubicación. Por otra parte, el catalogo de OCLC muestraba un gran número de ubicaciones en bibliotecas, la mayoría en Estados Unidos y algunas en Europa. En Gran Bretaña en particular, instituciones prestigiosas adquirieron el libro de Madonna: Oxford University, Cambridge University, University of London, National Art Library Victoria and Albert Museum, y en Irlanda la National Collection of Art & Design.

Prueba de que un cierto liberalismo ya entonces había cambiado ciertas mentalidades. pero sólo algunas, eso no significan todas las mentalidades. De hecho, muchos bibliotecarios experimentaron serias dificultades cuando pusieron este libro en los estantes de sus bibliotecas. La censura es un problema importante que las bibliotecas estadounidenses han enfrentado y continúan enfrentando, especialmente desde la rápida evolución tecnológica… sin embargo, los dilemas de lo que es moral o no siguen a menudo presentes en el mundo de las bibliotecas.

“Lo moral” muy a menudo se ha visto propiciado por “minorías”, a menudo importantes, de todo tipo: religiosas, sexuales, políticas…. Entonces ¿Deberían las bibliotecas atender las solicitudes de estos grupos y, de ser así, de acuerdo con qué normas?

Las nuevas tecnologías de la información han producido documentos controvertidos, primero llegaron en vídeo y CD-ROMs, y más tarde fueron accesibles en línea. Las bibliotecas entonces tienen que tener en cuenta algunas cuestiones como: ¿qué normas -de compra y de comunicación- deben aplicarse a este tipo de material?

Hace unos años se editó el libro “For SEX EDUCATION, See Librarian: A Guide to Issues and Resources” (Greenwood Press, 1996). Una bibliografía de casi 600 libros recomendados para las bibliotecas escolares y públicas. En el libro Cornog y Perper, expertos preeminentes en materiales de sexualidad para bibliotecas, proporcionan directrices para la selección de materiales, la referencia, el procesamiento, el acceso, la programación y el tratamiento de los problemas de vandalismo y censura. La bibliografía, organizada en 5 temas y 48 subtemas, contiene una colección de libros recomendados y materiales no impresos sobre información sexual para niños y adultos, la mayoría publicados desde 1985. Las obras recomendadas representan una amplia variedad de puntos de vista, incluyendo liberal, conservador, laico y cristiano.

 

51adc7np13l._sx309_bo1204203200_

Cornog, Martha ; Perper, Timothy. For SEX EDUCATION, See Librarian: A Guide to Issues and Resources (Contemporary Writers) Greenwood Press, 1992

 

Pero también: ¿Puede una biblioteca pública prescindir de la necesidad de comprar libros, a pesar de su calidad incierta? Ciertamente no (y, además, como algunos bibliotecarios han añadido sinceramente, esta es una buena oportunidad para atraer a personas que nunca antes han estado en la biblioteca). El interés público es uno de los componentes esenciales de los criterios de selección de muchas, si no de la mayoría de las bibliotecas públicas. La demanda era evidente: en algunas bibliotecas, las listas de espera llegaron a varios centenares de lectores.