Che Guevara, un lector infatigable

 

59ea26a78a117..0-6-524-276

 

«Lector infatigable, abría un libro cuando hacíamos un alto mientras que todos nosotros, muertos de cansancio, cerrábamos los ojos y tratábamos de dormir».

Testimonio de un compañero de guerrilla en Sierra Maestra

 

Ernesto “Che” Guevara fue un consumado lector y escritor. En sus últimos días de octubre del 1967 mientras estaba en Bolivia en la guerrilla, incluso en aquellas pésimas condiciones, portaba de su cinto 5 libros colgados de la cintura. “Crítica de la Economía Política” de Marx; “Ensayos sobre las teorías del capitalismo contemporáneo”, de Vigotsky; “Ils arrivent” de Carrell; “Geometría analítica” de Philips; e “Historia económica de Bolivia” de Luis Peñaloza.

 

Ernesto “Che” Guevara fue un lector insaciable y voraz, siempre leía y escribía, en su oficina del Ministerio de Industria de Cuba, pero también en los momentos más insospechados e imposibles, hasta el punto que hay una foto que recoge  Ricardo Piglia en el libro “El último lector”, donde vemos a Ernesto leyendo plácidamente subido a la copa de un árbol, concretamente dice ““Hay una foto extraordinaria en la que Guevara está en Bolivia, subido a un árbol, leyendo, en medio de la desolación y la experiencia terrible de la guerrilla perseguida. Se sube a un árbol para aislarse un poco y está ahí, leyendo”. El mismo escribio en el diario del Congo: “Mis dos debilidades fundamentales: el tabaco y la lectura”, y también “El hecho de que me escape para leer, huyendo así de los problemas cotidianos, tendía a alejarme del contacto con los hombres, sin contar que hay ciertos aspectos de mi carácter que no hacen fácil el intimar”. Un signo de esta afición es que anotaba todo lo que leía y lo que quería leer en listados y listados de libros pendientes que nos dan una idea de su apetito lector.

 

guevara_arbol

“Che” leyendo sentado en la rama de un árbol en Bolivia

 

Relata también Piglia, que hay una escena en la vida de Ernesto Guevara sobre la que también Cortázar había llamado la atención cuando fue sorprendido el pequeño grupo de desembarco del Granma y Guevara, herido, pensando que muere, recuerda un relato que ha leído. Escribe Guevara, en “Pasajes de la guerra revolucionaria”: «Inmediatamente me puse a pensar en la mejor manera de morir en ese minuto en el que parecía todo perdido. Recordé un viejo cuento de Jack London, donde el protagonista apoyado en el tronco de un árbol se dispone a acabar con dignidad su vida, al saberse condenado a muerte, por congelación, en las zonas heladas de Alaska. Es la única imagen que recuerdo». Guevara encuentra en el personaje de London el modelo de cómo se debe morir.

 

1508353551_668588_1508357800_noticia_normal_recorte1

Leyendo prensa en la guerrilla

 

Ernesto había aprendido a leer en su hogar, el de una familia acomodada argentina, y parece ser que a ello también contribuye sus dificultades físicas para jugar a otros juegos con otros niños, debido al asma del que se aqueja desde niño y que le imposibilita ir a la escuela, por ello su madre lo enseña a leer en casa. Su hermano Roberto lo recordaba encerrado en el baño para que nadie le interrumpiera mientras se dedicaba a su pasatiempo favorito que era leer. Como para muchos niños de aquella época sus libros favoritos son las aventuras de Emilio Salgari o de Julio Verne.

Ya de mayor continua leyendo. En sus campañas en la guerrilla de Sierra Maestra, pero también en Congo y Bolivia, aparecen entre sus apuntes listados de libros y autores que parecen ser un plan de lectura para el y sus guerrilleros. Según Carlos Soria Galvarro “Se trata primero de una lista general de 49 títulos con sus autores contenidos en dos páginas (…). Luego, en tres páginas seguidas, otros 60 títulos más, repartidos mes tras mes, desde noviembre de 1966, cuando llegó a Bolivia, hasta septiembre de 1967”.  Un testimonio de un compañero de guerrilla en la conquista de Sierra Maestra, dice refiriéndose a Ernesto: “«Lector infatigable, abría un libro cuando hacíamos un alto mientras que todos nosotros, muertos de cansancio, cerrábamos los ojos y tratábamos de dormir».

 

manuscrito-finales-diario-che-bolivia_lrzima20141008_0035_11

Manuscrito del Che Guevara con un listado de lecturas

Según cuenta Regis Debray que en los días de Bolivia, la guerrilla tenía una biblioteca de 106 libros que guardaban escondidos en postas secretas en la selva «Tiempo antes se había hecho una pequeña biblioteca, escondida en una gruta, al lado de las reservas de víveres y del puesto emisor»., ni en aquellos difíciles momentos olvidaba la lectura y que la revolución no sólo era económica, si no también cultural. Cuentan que “Che” en esos sus últimos días de octubre de 1967 llevaba colgado del cinto un portafolios y 5 libros, entre estas lecturas estaba como es lógico Karl Marx, pero también un autor español como Don Ramón María del Valle Inclán “La Lámpara Maravillosa”, además de Dostoievsky, Faulkner, Stendhal. En esta obra Valle-Inclán resume su estética y su ética, haciéndose eco de la riqueza de teorías filosóficas, tendencias y movimientos de fin de siglo, así el autor gallego en este libro sacraliza la belleza como centro del universo. Musicalidad, belleza, amor y ética son los cuatro pilares sobre los que se alza el pensamiento estético de Valle. Una pieza clave para comprender el complejo entramado teórico que alimenta la obra de uno de nuestros escritores más geniales. Otra de sus lecturas seminales fue “Don Quijote de la Mancha” de Miguel de Cervantes, así en una ocasión escribe a sus padres y les referencia esta obra “Queridos viejos: Otra vez siento bajo mis talones el costillar de Rocinante, vuelvo al camino con mi adarga al brazo”.

Piglia también apunta que en sus últimos momentos, cuando esta apresado y maniatado en la Higuera, una maestra se acerca a llevarle comida, y el Che le índica que en la frase “Yo se leer” que está escrita en la pizarra de la destartalada escuela, al presente del verbo saber, le falta una tilde en la letra é.

 

elcheguevaralectoryescritor1

 

 

 

Bibliografía:

Centenera, Mar. “El Che, un lector compulsivo en plena selva” El País, 18 OCT 2017 – 23:22 https://elpais.com/cultura/2017/10/18/actualidad/1508353551_668588.html

El Che Guevara se lanzó a la batalla con un puñado de libros EJU! 08/10/2014-09:25

Un lector voraz llamado Che Guevara. Público Madrid 21/10/2017 18:05 Actualizado: 21/10/2017 18:05 https://www.publico.es/culturas/lector-voraz-llamado-che-guevara.html

Una pistola y un libro de Valle-Inclán: la biblioteca del Che. Lady X. AGENTE PROVOCADOR es un magazine realizado por La Felguera Editores. http://www.agenteprovocador.es/publicaciones/una-pistola-y-un-libro-de-valle-inclan

Piglia, Ricardo “El último lector”  “Ernesto Guevara, rastros de lectura” Madrid: Anagrama, 2005

Soria Galvarro, Carlos “Andares del Che en Bolivia” CienFlores, Buenos Aires, Argentina, 2014

Vázquez, Cristian. Che Guevara, escrituras y lecturas. Letras Libres 05 octubre 2017
https://www.letraslibres.com/mexico/historia/che-guevara-escrituras-y-lecturas