Consejos sobre las reuniones entre padres y maestros: estrategias para directores, maestros y padres

parent-teacher-meeting-blog

Parent-Teacher Conferences: Strategies for Principals, Teachers, and Parents. Global Family Research Project, 2018

Texto original

Las reuniones entre de padres y maestros son una parte esencial de la relación entre las escuelas. y las familias de sus estudiantes. Las primeras reuniones que se inician al inicio del curso deben intentan crear un ambiente positivo, pero a veces también pueden crear ansiedad entre los padres, maestros, administradores de escuelas, e incluso entre los estudiantes. Estas primeras reuniones, que normalmente se celebran en otoño, no tiene que ser estresantes y pueden ser, en cambio, el inicio para una conversación fructifera y  continua en que los directores, educadores y familias discutan el progreso de los niños y desarrollen estrategias comunes para ayudar a los estudiantes a lograr el éxito durante todo el año escolar.

Esta guía de Global Family Research Project está diseñada para apoyar a los educadores y a las familias en la consecución de relaciones productivas y exitosas entre padres y maestros.

La guía da una serie de consejos que sistematizan lo que los directores, maestros y padres pueden hacer para prepararse mejor y aprovechar al máximo estas reuniones. Estos encuentros son sólo una parte de los programas de participación familiar, que también incluyen trabajar con los padres como socios colaborativos en la comprensión de los aspectos relacionados con el apoyo al progreso de sus hijos, tanto dentro como fuera de la escuela.

La guía establece 5 metas (5Rs en ingles): alcanzar, elevar, reforzar, relacionarse y reimaginar. La aplicación de estos enfoques puede conducir a formas innovadoras de relacionarse con las familias para asegurar que reciban la información que necesitan para ayudar a sus hijos, y que los maestros entiendan mejor las fortalezas y necesidades de sus alumnos.

 

Llegar a la comunidad

Llegar a la comunidad significa esforzarse para que los programas y recursos de participación familiar sean accesibles para aquellos que tienen más dificultades para aprovechar estas oportunidades. Por ejemplo, cuando se programe una reunión establecerla en un horario en el que los padres que trabajan tengan la mayor flexibilidad posible de poder asistir, o que los miembros de las familias con dificultades de comprensión del idioma se sientan cómodos tratando de comunicarse con el maestro.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Asegurarse de que los intérpretes, el cuidado infantil o el transporte estén disponibles cuando sea necesario, y de que las familias conozcan la existencia de estos servicios.
  • Proporcionar a los maestros apoyo profesional sobre cómo hacer de la conferencia una experiencia positiva.
  • Considerar la posibilidad de implementar programas de visitas a domicilio, no como un reemplazo para las reuniones, sino como una forma de establecer una relación antes de la conferencia. Los directores pueden ofrecer esta oportunidad a sus maestros y familias.

 

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Ser flexibles ofreciéndose a estar disponibles por teléfono o videoconferencia cuando haya dificultades para mantener una reunión en persona con alguna de las  familias.
  • Utilizar parte de la reunión para conocer mejor a la familia antes de discutir el progreso académico de los estudiantes.
  • Considerar, siempre y cuando se firmen las autorizaciones correspondientes, permitir que los padres o tutores deleguen en a otro miembro de la familia o amigo si esto les hace sentir más cómodos, especialmente si esa persona tiene una mejor comprensión del idioma en el caso de las familias emigrantes.

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Hacerles saber a los maestros con anticipación si tienen alguna incompatibilidad de horario o si hay alguna preocupación en particular que quieran abordar. A veces es fácil olvidar una pregunta o información importante cuando la reunión está en marcha.

 

Cooperar 

Cooperar significa que las conferencias sean una comunicación bidireccional. Que las familias compartan lo que saben sobre sus hijos, co-diseñen planes de acción con los maestros y participen en los métodos que las escuelas utilizan para mantener la comunicación.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Trabajar con la asociación de padres u con otros padres en particular para promover las reuniones de padres y maestros como una experiencia valiosa y para recabar la opinión de las familias en momentos determinados, y ayudar a establecer los puntos del orden del día sobre los temas que desean abordar los profesores durante las reuniones.
  • Asegurarse de que los padres sepan cómo acceder a las plataformas de información de los alumnos en línea mediante antes de la conferencia para que estén bien informados a la hora de discutir el progreso de sus hijos. Algunas escuelas, por ejemplo, ponen a disposición ordenadores para formar a los padres padres sobre  cómo iniciar sesión o cómo hacer un seguimiento de los progresos de sus hijos a través de Internet.

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Pedir a los padres que rellenen un formulario que enumere las fortalezas de sus hijos, las áreas de mejora y lo que les gustaría hacer, dentro y fuera de la escuela.
  • Escuchar cómo los padres apoyan el aprendizaje de sus hijos y sus metas de lo que quieren para sus hijos.
  • Tener conocimiento de cómo se sienten los padres al hablar de temas delicados, de modo que se les anime a que hablen de estos temas con los maestros.

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Preguntar sobre la mejor manera de ponerse en contacto con un maestro si tienen más preguntas o inquietudes. También que el maestro sepa la mejor manera y el mejor momento de ponerse en contacto con ellos.

 

Fortalecer

Refuerzo significa que los valores culturales, las normas, el lenguaje y los contextos de las familias se integran en las conversaciones y los planes de acción relacionados con los objetivos de aprendizaje de los estudiantes. Las familias deben conocer la mejor manera de apoyar y promuever el aprendizaje y desarrollo de los niños en el hogar, en la escuela y en la comunidad.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Traducir documentos y mensajes importantes a los idiomas que se hablan en los hogares de los estudiantes.
  • Considerar la posibilidad de colocar carteles en toda la escuela que reflejen las formas en que las familias de diversas culturas están apoyando el aprendizaje de los niños a través del currículo. Incluso poner un mapa del mundo que muestre de dónde proceden las familias puede hacer que los padres se sientan bienvenidos cuando entren al edificio.
  • Proveer desarrollo profesional que minimice los prejuicios culturales y de otro tipo para dar a los profesores una oportunidad de confrontar los sentimientos o preocupaciones que puedan tener sobre reunirse con los padres.

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Aprender algunas cosas sobre las culturas de las familias representadas en sus aulas y cómo el aprendizaje informal puede ser diferente de sus propias experiencias o expectativas. Considerar consultar a otras organizaciones culturales para saber más de las otras culturas.
  • Proporcionar datos que muestren cómo los niños están progresando hacia los estándares en áreas específicas, y recomendar recursos para que los padres puedan apoyar y ayudar mejor en las tareas y deberes encomendados a sus hijos. Los maestros deben sentirse cómodos y bien informados sobre cómo les va a los niños en la escuela y su progreso individual a través del tiempo.
  • Muestrar respeto por cada familia, evitar afirmaciones como “debería” que suenan sentenciosas, y aprender de los conocimientos que los padres tienen sobre sus hijos.
  • Elaborar un plan de acción junto con los padres sobre lo que pueden hacer tanto  maestros como padres para apoyar el aprendizaje de los niños y cuándo se comunicarán entre sí.

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Participar en los eventos escolares, como jornadas de acogida,
    visitas guiadas a las escuelas u otras oportunidades para conocer
    a los maestros al principio del año, de manera que las reuniones no sean la primera oportunidad de conocerse.
  • Dar a conocer el comportamiento positivo de sus hijos en casa, lo que proporciona
    a los profesores una mejor comprensión de cómo incorporar esas estrategias en el aula o en el individuo. Algunas escuelas, especialmente las de nivel medio y superior. nivel secundario, involucran a los estudiantes en en las reuniones con los profesores. Pero si no lo hacen, los padres pueden preguntarle a sus hijos antes de que acudan a la reunión si hay algún tema concreto que quieren que se discuta.
  • Pedir sugerencias y orientación a los maestros sobre cómo apoyar  mejor el aprendizaje de sus hijos en la escuela o en qué recursos les recomendaría.

 

 

Relacionarse

Los programas de participación familiar también apoyan las relaciones en forma de redes colaborativas. Así como los educadores tienden a valorar el aprendizaje mutuo, los padres dependen de otros padres para que los introduzcan en las rutinas de la escuela, para que aprendan consejos sobre recursos relacionados con el aprendizaje en la comunidad y para que les brinden apoyo cuando tengan preguntas o inquietudes.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Ayudar a las familias a establecer conexiones entre ellas ; reclutar a los padres más comprometidos con el aprendizaje para  que pueden actuar como enlaces entre los maestros y las familias; y habilitar un espacio en la escuela para que las familias se puedan reunir en la escuela.
  • Ofrecer oportunidades para que las familias trabajen juntas. Programas tales como huertos escolares, eventos de voluntarios o producciones escolares puede dar a los padres la oportunidad de conocerse y trabajar juntos son otra manera de ayudar a los padres a sentirse parte de la comunidad escolar

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Fomentar las relaciones entre las familias en su comunidad. A medida que conocen mejor a los padres durante en el momento de la reunión, pueden tener en cuenta qué familias podrían ser buenas conexiones o recursos para cada uno, tal vez porque sus hijos tienen intereses similares o viven en las mismas condiciones o en un entorno próximo (en la misma calle, por ejemplo.)
  • Alentar a los padres a que compartan estrategias sobre la forma en que apoyan el aprendizaje de sus hijos, como la supervisión de las tareas y el establecimiento de límites en el uso del teléfono. Los maestros también pueden trabajar con los padres para crear sistemas de compañerismo entre las familias para fomentar las buenas relaciones

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Averiguar con los maestros o con los enlaces de los padres si hay otras familias que deberían conocer mejor, o que podrían tener experiencias conjuntas con programas particulares de la comunidad. Aquellos que llevan en la escuela varios  años también pueden ofrecerse a conectarse con otras familias que puedan necesitar apoyo.

 

Reimaginar

Por último, las escuelas pueden necesitar reimaginar formas de aumentar el acceso de las familias y la comprensión de la información sobre el progreso de sus hijos. Esto podría incluir implicar a los estudiantes en las reuniones colectivas o individualizadas que se llevarán a cabo con los padres. Además, las otros profesionales y unidades administrativas de la escuela, como la biblioteca, pueden desempeñar la tarea de proporcionar a las familias los recursos necesarios para apoyar mejor las necesidades de sus hijos en la escuela, así como oportunidades para aprender con ellos.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Construir conexiones con otros profesionales y proveedores de la comunidad que tengan programas o servicios que amplíen y profundicen los intereses de los estudiantes y satisfagan las necesidades de las familias en la escuela. Estas asociaciones pueden ser valiosas en el momento de la reunión, ya que los padres pueden hacer preguntas sobre cómo apoyar mejor el aprendizaje de sus hijos.
  • Considerar la posibilidad de realizar talleres sobre la comprensión de los datos de los estudiantes, los tipos de evaluaciones llevadas a cabo u otros temas. Muchas escuelas tienen solamente reuniones formales, pero los líderes escolares también pueden considerar programar conferencias para revisar el progreso hecho durante el año.

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Recomendar recursos de la comunidad que puedan ayudar a extender el aprendizaje fuera de las clases.
  • Recomendar -si se lleva a cabo una reunión de primavera- sobre como reforzar el aprendizaje durante las vacaciones de verano por parte de las familias o en qué cuestiones centrarse de cara al próximo curso.

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Pedir a los maestros y a los enlaces con los padres, así como a otras familias, recursos de la comunidad que puedan complementar lo que los niños están aprendiendo, aprovechar las áreas de interés de las familias y continuar apoyando a las familias a medida que sus hijos completan sus ciclos en la escuela.
  • Unirse a diferentes grupos y redes comunitarias que apoyan a niños y familias.