¿Los eReaders han muerto?

 

41703935024_f599d0f55f_b_d

“There is a growing negative sentiment towards e-readers”
Michael Kozlowski en Good e-Reader

 

Básicamente estos dispositivos utilizan una tecnología llamada tinta digital para simular el aspecto y la sensación aproximada de un libro físico en papel. Pero desde hace un tiempo los medios de comunicación en línea proclaman que la lectura de e-reader ha perdido su brillo y que se encuentra en un estado de decadencia. ¿La gente ya no compra nuevos e-readers y lee en sus smartphones y tabletas? ¿Es simplemente que e-readers que ya no están de moda?  ¿hay espacio para un dispositivo que sólo hace una cosa y no puede hacer esa cosa tan rápido como la una tableta o un teléfono móvil?

Sí, leer ahora es un poco diferente de lo que era hace una década. Mientras que los libros impresos van sorprendentemente bien, las tabletas y los smartphones de pantalla más grande y mejores prestaciones han dado a los libros electrónicos una segunda vida. Después de 10 años de incertidumbre, parece que finalmente vivimos en un mundo donde los lectores de libros impresos y digitales pueden vivir en paz unos con otros. Ninguno de los dos desaparecerá de manera inmediata.

Tom Hardware cree que los e-readers atienden a una audiencia cada vez menor. “Más de una cuarta parte de los adultos estadounidenses no leyeron ningún libro en 2016; del 74% que lo hizo, algunos leyeron un solo libro “en parte”. El lector estadounidense promedio termina de cuatro a 12 libros por año, dependiendo de si se toma la mediana o la media. Además, el número de personas que leen, y la cantidad que leen, han estado disminuyendo constantemente desde principios de los años 80.

Sólo el 19% de los adultos de EE.UU. tenían un lector electrónico en 2015, y los números no variaban mucho según el sexo, el lugar o la edad. Veintisiete por ciento de los individuos encuestados tenían un lector electrónico, y eran los compradores más entusiastas con diferencia. Sin embargo el 68% de los adultos de EE.UU. en esa misma fecha disponían de un teléfono inteligente, y un 87% de los individuos más pudientes disponían de un smartphone, ,según datos del Pew Research Center.

En 2010, Amazon vendió 10,1 millones de Kindles, y el Kindle sólo representaba el 63% de los lectores electrónicos comprados en todo el mundo, lo que significa que tenía una alta cuota de mercado. En 2011, las compras de Kindle se dispararon a 23,2 millones. Sin embargo, después de una dramática caída en 2012, y una constante caída desde entonces, Amazon vendió  sólo 7,1 millones de Kindles en 2016.

Un caso  similar se produjo con el dispositivo “Nook” de Barnes & Noble, las ventas cayeron un 28% a medida que bajaban los precios de los dispositivos. Nook, lanzado en 2009, se defendió durante un tiempo contra el Kindle de Amazon. Y Barnes & Noble, que ha perdido cerca de 1.300 millones de dólares en los últimos seis años en el negocio de Nook, dice que Nook es esencial para alimentar su negocio de venta de libros en línea. Pero dado el rendimiento de Nook, y los recursos que desvía, se está cuestionando si es hora de desconectar lo que una vez fue un negocio de 933 millones de dólares al año, ya que el año pasado, Nook tuvo unas ventas de 146,5 millones de dólares.

“El hecho de que el negocio esté disminuyendo tanto demuestra que se trata de una plataforma muy ineficaz”, dijo Neil Saunders, Director General de GlobalData Retail. “Para B&N sería mejor descartar a NOOK por completo y centrar sus esfuerzos en desarrollar una mejor plataforma y aplicaciones online para apoyar su negocio.”

En su día los eReaders “Era algo nuevo y emocionante”, dice Cathryn Summerhayes, agente literaria de Curtis Brown. “Pero ahora se ven toscos y desprotegidos, ¿no?” Supongo que todo el mundo quiere una pieza de tecnología de moda y, por desgracia, no hay dispositivos de lectura de tecnología de moda, y no creo que la gente esté leyendo obras de ficción en sus teléfonos. Creo que el lector promedio diría que uno de los grandes placeres de la lectura es el cambio físico de página. Te ralentiza y te hace pensar.”

The Guardian escribió un artículo sobre el declive de la industria de los e-readers y aportó algunas ideas válidas. “Los libros infantiles, que representan un área de crecimiento significativo, simplemente no funcionan bien en los e-readers (aunque hay muchas aplicaciones de lectura para niños). Al igual que paso con los títulos para jóvenes, aunque se puede esperar que este grupo de edad opte por la experiencia de lectura más tecnológica. “Los jóvenes meten las narices en un libro y se pierden en él”. Pero cuando intentan leer en una máquina digital, “el encanto de Snapchat desaparece, es un desastre”.

Techcrunch comentó “Los dispositivos de tinta electrónica en color, están fuera de su alcance. Las tecnologías son demasiado caras, demasiado problemáticas o ambas cosas. Y además, un movimiento hacia el color nos lleva de vuelta a la pregunta anterior: ¿No estarían mejor leyendo en una tableta barata?  El tamaño de la pantalla y la frecuencia de actualización no sirven para leer otra cosa que no sea texto, incluso para los comics en blanco y negro.

Tanto Barnes & Noble como Amazon lanzaron el año pasado nuevos lectores de E Ink: el extremadamente caro Kindle Oasis y el extremadamente mediocre Nook GlowLight 3. Ninguno de los dos productos es lo suficientemente inventivo como para revertir la suerte del e-reader, y no está muy claro a dónde podría ir cualquiera de las dos compañías a partir de ahora. Arnaud Nourry, director ejecutivo de Hachette Livre, hizo el comentario en Scroll.in en el que afirmó que la caída en las ventas de libros de tinta electrónica en EE.UU. y Reino Unido en los últimos años “no van a revertirse”. Y añadió “El ebook es un producto estúpido. Es exactamente igual que el impreso, excepto que es electrónico. No hay creatividad, ni mejoras, ni experiencia digital real”

Esta falta de creatividad se debe en parte a la falta de conocimientos digitales de los editores, según Nourry. “Nosotros, como editores, no hemos hecho un gran trabajo de digitalización. Lo hemos intentado. Hemos probado ebooks mejorados o enriquecidos – no funcionó. Hemos probado aplicaciones, sitios web con nuestro contenido – tenemos uno o dos éxitos entre cien fracasos. Estoy hablando de toda la industria. No lo hemos hecho muy bien. “Estoy convencido de que hay algo que podemos inventar utilizando nuestro contenido y propiedades digitales más allá de los libros electrónicos, pero llegué a la conclusión de que realmente no tenemos las habilidades y talentos en nuestras empresas, porque los editores están acostumbrados a elegir un manuscrito y crear un diseño en una página plana. Realmente no conocen todo el potencial de la 3D y lo digital”

“Parte de la presión positiva que la tecnología digital ha ejercido sobre la industria es que los editores han redescubierto su amor por lo físico”, dice James Daunt, director general de Waterstones.

Recapitulemos

La venta y uso de e-readers está declinando. Esto se debe a una variedad de razones. A veces Pew Research hace un artículo anual sobre la propiedad de hardware y los e-readers están en la parte inferior. La Asociación Americana de Libreros y Nielson siempre escriben una serie de informes sobre cómo las ventas de libros electrónicos están cayendo y los impresos están remontando. Los dispositivos de E-Ink son el líder de facto de la industria y tienen pocos incentivos para innovar, porque ¿contra quién compiten? La competencia siempre estimula la innovación.

Personalmente creo que los e-readers van a estar por aquí por mucho tiempo. No esstán tan de moda ni son tan populares como lo eran en 2009 y 2010 cuando eran nuevos y el concepto de leer libros digitalmente era muy convincente. Los E-Readers empezaron como dispositivos de nicho, se hicieron populares durante unos años y ahora siguen siendo nicho. Hay miles de razones por las que debería estar leyendo en un e-Reader, sin el resplandor del sol o el reflejo de la luz azul sobre la pantalla. Diseñados especialmente para la lectura, para que puedas sumergirte por completo en la historia de un autor, y no distraer al lector con medios sociales, correos electrónicos y mensajes de texto. Las baterías de los e-Readers duran mucho tiempo porque la energía sólo se genera cuando el estado de una pantalla cambia, lo que significa que sobrevivirá a tu smartphone o tableta.

 

 

 

Un pensamiento en “¿Los eReaders han muerto?

  1. Pingback: ¿Los eReaders han muerto? – CRB-8

Los comentarios están cerrados.