Libertad en la Red 2017: la manipulación de los medios sociales para socavar la democracia

Freedom of the Net 2017
Manipulating Social Media to Undermine Democracy. Freedom House, 2017

Texto completo

Report Graphics

Las tácticas de manipulación y desinformación en línea desempeñaron un papel importante en las elecciones en al menos 18 países durante el año pasado, incluidos los Estados Unidos.  A diferencia de los métodos de censura más directos, como el bloqueo de sitios web o las detenciones por actividades en Internet, la manipulación de contenidos en línea es difícil de detectar. También es más difícil de combatir, dada su naturaleza dispersa y el gran número de personas y bots empleados para este propósito.

 

Las tácticas de desinformación contribuyeron a la disminución general de la libertad en Internet, así como al aumento de las interrupciones del servicio móvil de Internet y el aumento de los ataques físicos y técnicos contra los defensores de los derechos humanos y los medios de comunicación independientes.

Los gobiernos de todo el mundo han incrementado drásticamente sus esfuerzos para manipular la información en los medios sociales durante el último año. Los regímenes chino y ruso fueron pioneros en el uso de métodos subrepticios para distorsionar las discusiones en línea y reprimir la disensión hace más de una década, pero la práctica se ha globalizado desde entonces. Estas intervenciones estatales representan una gran amenaza para la noción de Internet como tecnología liberadora.

Por tercer año consecutivo, China, seguido de Siria y Etiopía. fueron los países que más abusaron del control de la libertad de información en Internet. Venezuela, Filipinas y Turquía se encontraban entre los 30 países donde los gobiernos emplearon ejércitos de “formadores de opinión” para difundir los puntos de vista del gobierno, impulsar agendas particulares y contrarrestar las críticas del gobierno a los medios sociales. El número de gobiernos que intentan controlar los debates en línea de esta manera ha aumentado cada año desde que Freedom House comenzó a hacer un seguimiento sistemático del fenómeno en 2009. Pero en los últimos años, la práctica se ha extendido significativamente más y se ha vuelto técnicamente sofisticada, con bots, productores de propaganda y falsos medios de comunicación que explotan los algoritmos de búsqueda y medios sociales para garantizar una alta visibilidad e integración perfecta con contenido de confianza.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s