Seis grados de separación

 

¿Sabías que entre tu y el presidente Obama o el Papa o cualquiera otro personaje público sólo hay cinco personas que de alguna manera se relacionan con este personaje? Seis grados de separación es una teoría que intenta demostrar que cualquier persona estaría conectada con cualquier otra en el planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios. La teoría fue propuesta por primera vez en 1929 por el escritor húngaro Frigyes Karinthy en una corta historia llamada “Cadenas”. Pero desde que se formuló esta teoría, hasta hoy -especialmente con la llegada del nuevo entorno virtual y las redes sociales- el número de nodos se ha visto considerablemente reducido

Seis grados de separación

Seis grados de separación es una teoría que intenta probar que cualquiera en la Tierra puede estar conectado a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios. La teoría sostiene que dos personas de cualquier parte del mundo pueden estar conectadas a través de 5 personas que hacen de puntos de unión (en total son siete personas, la que inicia la cadena, la que la finaliza y los cinco intermediarios). Esta teoría defiende que las personas tienen un contacto, que a su vez tiene otro y otro, y así hasta 6 que unen a cualquier persona.

La teoría de los seis grados se puso de moda hace unos años con la película de “Six Degrees of Separation” (1993) cuyo actor protagonista era Will Smith, en la que un chico llamado Paul, se hace pasar por hijo del actor Sidney Poiter, y aprovecha los seis grados de separación de sus contactos para entablar relaciones con las familias más acomodadas de su ciudad.

La teoría fue inicialmente propuesta en 1930 por el escritor húngaro Frigyes Karinthy en un cuento llamado Chains. El concepto está basado en la idea de que el número de conocidos crece exponencialmente con el número de enlaces en la cadena, y sólo un pequeño número de enlaces son necesarios para que el conjunto de conocidos se convierta en la población humana entera. Recogida también en el libro “Six Degrees: The Science of a Connected Age” del sociólogo Duncan Watts, y que asegura que es posible acceder a cualquier persona del planeta en tan sólo seis “saltos”.

En 1967, el psicólogo estadounidense Stanley Milgram ideó una nueva manera de probar la teoría, que él llamó “el problema del pequeño mundo”. El experimento de Milgram consistió en la selección al azar de varios destinatarios del medio oeste estadounidense que deberían de entregar un envío a un desconocido en Massachussets a miles de kilómetros de distancia. El problema era que sólo tenían unos datos básicos del destinatario: el nombre, la ubicación genérica (sin dirección) y la ocupación del destinatario. Con esta información, el objetivo para los que iniciaron la cadena era sencillo: entregar la tarjeta a quien ellos creyeran que podía estar relacionado con el destinatario, siempre que se cumpliera la condición de tratarse de personas que conocían directamente. A la persona que le llegara tendría que hacer lo mismo y así sucesivamente hasta que el paquete fuera entregado personalmente a su destinatario final.  De los 64 casos en que las tarjetas llegaron a sus destinatarios, la longitud promedio de la cadena de conexiones fluctuaba entre las 5,5 y 6 personas. Lo innovador de esta investigación, fue la revelación de que la sociedad humana es una red social que presenta la que denominó estructura del “mundo pequeño”, caracterizada por interconexiones mucho más cortas de las esperadas.

Evidentemente cuantos más pasos haya que dar, más lejana será la conexión entre dos individuos y más difícil la comunicación. Internet, sin embargo, ha eliminado algunas de esas barreras creando verdaderas redes sociales mundiales, especialmente en segmentos concretos de profesionales, artistas, etc. Ya que en la actualidad, el desarrollo tecnológico ha generado un contexto de interacción diferente, en el que las personas establecen nuevas y más dinámicas formas de conectividad con nuevos significados. Produciéndose una nueva situación comunicacional caracterizada por la irrupción de la tecnología y el mayor nivel de participantes, que obedece a un cambio de paradigma donde el protagonista activo es la propia audiencia que crea, produce y distribuye los mensajes. Redes sociales como Facebook son un buen sitio donde probar la aplicación de la teoría de los ’seis grados’ a través de las conexiones de sus usuarios. Eso puede reducir la separación entre individuos considerablemente, pensemos por ejemplo que el presidente Barack Obama ya tiene más de un millón de amigos en Facebook, lo cual delimita mucho las posibilidades de conexión entre individuos.

Un estudio de Microsoft después de comprobar los 30 mil millones de mensajes electrónicos corroboró que dos individuos cualquiera están conectados entre sí por no más de 6,6 grados de separación, es decir, que son necesarios siete o menos intermediarios para relacionarlos. Los investigadores descubrieron que cualquier par de usuarios estaban interconectado por una media de 6,6 eslabones, aunque en algunos casos eran necesarios hasta 29 para relacionar a dos personas.

Otro estudio de la Universidad de Milán asegura que la distancia entre dos personas de cualquier lugar del mundo se reduce a 4,74 pasos. El estudio asegura que la tendencia es que según aumentan los usuarios de Facebook, el número de pasos del proceso disminuye, y que si se limita a contactos de un mismo país, el proceso se puede completar con solo tres pasos (cuatro si se cuenta al usuario que inicia el proceso). Facebook es la red social más popular del momento. Según el estudio de la Universidad de Milán, más del 50% de las personas tiene más de 100 amigos y contactos. Con la llegada de Facebook este dato se queda obsoleto y los investigadores han determinado que en la red social se producen más de 69.000 millones de amistades. De esta forma, los investigadores han comprobado que según aumenta el número de usuarios disminuye el número de pasos para el contacto. Los datos presentados aseguran que en 2008 eran necesarios 5,28 grados, mientas que en la actualidad son necesarios 4,7. El estudio confirma que Internet y las redes sociales han contribuido a la creación del mundo global actual.

La teoría tiene importantes aplicaciones a los sistemas de comunicación científica, especialmente a todo lo que concierne a las redes de cooperación y colaboración entre investigadores como es el caso del estudio The structure of scientific collaboration networks, de M. E. J. Newman que realiza un muestro sobre redes de colaboración científica que forman “pequeños mundos”, demostrando que tomando un número de parejas de científicos elegidas al azar, estos están normalmente separados por un corto trayecto de conocidos intermedios.

2

Fuentes

Blázquez Manzano, Alberto. Un modelo explicativo de la teoría de los 6 grados de separación y su aplicación a la enseñanza.Revista d’Ensenyament de la Psicologia: Teoria i Experiència (REPTE) n. 8 (2014)  http://www.raco.cat/index.php/Repte/article/view/293235

L. Backstrom, P. Boldi, M. Rosa, J. Ugander, S. Vigna.
Four Degrees of Separation,

Lars Backstrom Anatomy of Facebook

Facebook pulveriza la teoría de los seis grados y la sitúa en menos de cinco.  ABC Día 22/11/2011 –

Wikipedia Seis grados de separación.

3 pensamientos en “Seis grados de separación

  1. Pingback: Matemáticas y urbanismo (1): fundamentos de la complejidad urbana - Open Your CityOpen Your City

  2. Pingback: Cambios en las estructuras de comunicación – Blog de Andre

  3. Pingback: LOS SEIS GRADOS DE SEPARACIÓN | artevaleriablog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s