Aunque tu economía esté en crisis, la biblioteca te puede ayudar a seguir disfrutando de la vida

Andrews, Tina. «10 Surprising Ways to Use Your Library Card». EveryLibrary (blog), 6 de enero de 2023. https://medium.com/everylibrary/10-surprising-ways-to-use-your-library-card-e186303cce09.

Como la mayoría de la gente hoy en día, probablemente esté harto de la inflación. Mires donde mires, todas las cosas que compras son mucho más caras que el año pasado o, en algunos casos, incluso que la semana pasada. Para cualquiera que viva al día puede ser inquietante. No se puede recortar mucho del presupuesto antes de quedarse con lo esencial. Tu biblioteca puede ayudarte a disfrutar más de la vida

Entonces, ¿qué hacer cuando el dinero escasea y no puedes aguantar otro fin de semana en casa viendo Netflix (si es que no has tenido que cancelarlo también)? Por suerte, si aprovecha al máximo la oferta de su biblioteca pública, podrá mantener o mejorar su calidad de vida sin exceder su presupuesto.

Un presupuesto ajustado no tiene por qué significar renunciar a todas las cosas que hacen la vida más divertida. Puedes adquirir un nuevo hobby sin arruinarte asistiendo a clases virtuales o presenciales en la biblioteca. Y aunque tengas que reducir tus compras, puedes darte un capricho «comprando» o tomando prestados artículos de tu Biblioteca de Cosas local. Desde pedir prestados pases para atracciones familiares hasta sacar juguetes o juegos para tus hijos, tu biblioteca local se asegurará de que puedas seguir divirtiéndote con un presupuesto reducido.

Ir al zoo.

Tu familia puede visitar gratis el zoo de Atlanta por cortesía del sistema de bibliotecas del condado de Henry, en Georgia. Para aprovechar el pase de la Biblioteca del Zoo de Atlanta, debes sacar un DVD especial sobre el zoo. Una vez que hayas visto el DVD y lo hayas devuelto a la biblioteca, recibirás un ticket con el que tú y otros dos adultos o niños podréis entrar gratis en el zoo. El pase está disponible una vez al año por hogar.

Prueba los últimos videojuegos y consolas.

Algunos videojuegos nuevos pueden costar hasta 60 dólares, lo que puede resultar desalentador, sobre todo si tienes curiosidad por saber si tú o tus hijos disfrutaréis lo suficiente del juego como para que la inversión merezca la pena. La Biblioteca Pública Elmwood Park de Illinois te permite probar una colección única de videojuegos antes de comprarlos. Los usuarios pueden tomarlos prestados de una a tres semanas. ¿Necesitas una videoconsola? No hay problema. La biblioteca también te permite sacar en préstamo una Nintendo Switch, una Nintendo DS, un casco PlayStation VR o una de sus consolas de juegos retro precargadas, como la Super NES Classic o la SEGA Genesis Mini.

Pide prestada una muñeca American Girl.

Desde un precio de unos 115 dólares, las muñecas American Girl pueden acabar rápidamente con tu presupuesto. Si alguna de tus hijas es fan de estas muñecas, puedes pedirlas prestadas gratis en la Biblioteca Pública de Arlington, en Virginia. Actualmente hay 15 muñecas American Girl en su colección, que pueden prestarse durante siete días cada vez y renovarse hasta tres veces si no existen otras reservas de esa muñeca.

Herramientas en préstamo

Si tienes poco espacio para guardar cosas o tu presupuesto es demasiado ajustado para hacerte con una colección de herramientas y equipos para el mantenimiento o las mejoras del hogar, te encantará tener la opción de tomar prestados estos artículos en la biblioteca. La Biblioteca Pública del Condado de Kenton, en Kentucky, se ha asociado con el Center for Great Neighborhoods para crear su programa Empower Tools. Puedes pedir prestado cualquier cosa: una escalera, una motosierra, equipos de los que tal vez nunca hayas oído hablar, una horquilla o podadoras.

Prueba a tocar un instrumento nuevo.

Si quieres aprender a tocar un instrumento musical concreto, prueba primero a pedirlo prestado a tu biblioteca local. La sucursal de Twinbrook del Sistema de Bibliotecas Públicas de Montgomery, en Maryland, tiene una colección de 29 instrumentos, junto con amplificadores y accesorios, a disposición de los usuarios. Prueba a ver si te gusta antes de invertir el dinero en el instrumento y las clases.

Consigue descuentos en comercios locales.

La Suburban Library Cooperative se ha asociado con 21 bibliotecas públicas de Michigan para ofrecer el programa de descuentos GoLibraryCard. Todo lo que tienen que hacer los usuarios es mostrar su carné de la biblioteca en los comercios participantes para recibir un descuento especial.

Aprende a cocinar.

La Biblioteca Libre de Filadelfia organiza experiencias culinarias únicas en su Centro de Alfabetización Cultural. Las clases para adultos se centran en ampliar el paladar de los usuarios con recetas de diferentes culturas. En cambio, los programas de cocina para niños se centran en la alfabetización y la educación nutricional..

Aprende nuevos pasos de baile.

La Biblioteca Pública de Princeton colabora con la Central Jersey Dance Society para ofrecer una serie anual de clases de baile cada verano. Dancing Under the Stars (Bailando bajo las estrellas) ofrece una tarde de instrucción básica de movimientos de baile y, a continuación, la oportunidad de practicar los nuevos movimientos de baile con música especialmente seleccionada.

Aprender a cultivar plantas y flores

Si estás interesado en aprender a cultivar plantas y flores o comenzar a cultivar tu huerto, la biblioteca puede ayudarte. Las bibliotecas de semillas son cada vez más populares en las bibliotecas públicas, incluidas las del condado de Maricopa, Arizona. A través de la Extensión Cooperativa del Condado de Maricopa de la Universidad de Arizona, los Jardineros Maestros voluntarios ayudan a los usuarios de las bibliotecas, escuelas y centros comunitarios a aprender cómo iniciarse en la horticultura. Puedes tomar prestadas semillas gratuitas en las bibliotecas participantes y recibir consejos sobre cultivo de profesionales locales. Y cultivar frutas, verduras y hierbas puede ayudarte a reducir la factura de la compra.

Pide prestada una bicicleta.

¿Te gusta pasear en bici cuando hace buen tiempo, pero no tienes dinero para comprarte una o espacio para guardarla? Puede tomar prestada una bicicleta de la biblioteca. La Biblioteca Pública de Winter Park, en Florida, recibió una subvención de la Iniciativa Healthy Central Florida de la Winter Park Health Foundation, que le permitió comprar siete bicicletas, incluida una tándem y cascos. Los usuarios pueden sacar una bicicleta y un casco por un día utilizando su carné de la biblioteca.