El conocimiento que alberga cualquier biblioteca muere en la celulosa

“(…) Encontré un cuento de Felisberto Hernández, en el que el acomodador de un cine descubre que posee un don: emitir luz. Él es la luz. Él es la bombilla. El cuento no contempla una propiedad llamada autoabsorción, en virtud de la cual todo cuerpo que emite luz también consume su propia luz. Ése es el motivo por el que el 99% del conocimiento que alberga cualquier biblioteca [o incluso un solo libro, el tamaño no importa], muere en la celulosa de esa biblioteca. En Internet, esa autoabsorción la constituye la información viral”.

Agustín Fernández Mallo. El hacedor (de Borges), Remake