Bibliotecas ecológicas que afrontan los retos medioambientales

Green Libraries Tackling Environmental Challenges: University College Cork. by Oxford University Press Feb 23, 2022

Ver original

En el siglo XXI, nos encontramos con noticias sobre la crisis medioambiental global de forma regular. El aumento de las temperaturas, el deshielo de los casquetes polares, la pérdida de vida salvaje y la deforestación son sólo algunos ejemplos de la repercusión a la que estamos demasiado acostumbrados. Cuando nos enfrentamos a algo con un impacto global que lo abarca todo, a veces es difícil no sentirse impotente y luchar para ver el valor que las contribuciones individuales pueden tener en la lucha contra estos desafíos. Entonces, ¿qué podrían hacer las bibliotecas para ayudar a reducir la huella de carbono y cuál podría ser el impacto de tales esfuerzos?

Hablamos con Martin O’Connor, coordinador de comunicaciones de la biblioteca y los servicios de información del University College Cork (UCC), para saber cómo la biblioteca de la UCC decidió afrontar el reto y hacer su biblioteca más ecológica con su campaña «Love our Library».

Qué es «Love our Library» y en qué se ha inspirado la biblioteca para lanzarlo?

Como parte de un esfuerzo nacional para mejorar la eficiencia energética en toda Irlanda para el año 2020, que tiene un objetivo del sector público del 33% de reducción de energía, en 2016 la UCC llevó a cabo una amplia revisión del uso de energía en todo su campus. Los descubrimientos de esta revisión condujeron al inicio de la campaña «Love our Library» por parte del personal de la biblioteca de la universidad. Si bien la campaña comenzó inicialmente como una campaña de ahorro de energía, el recién fundado Green Library Team descubrió rápidamente que centrarse solo en la energía no sería suficiente para abordar todos los desafíos ambientales que esperaban abordar. Esto llevó a la ampliación de la campaña en un esfuerzo por disminuir aún más la huella de carbono generada por la biblioteca.

O’Connor, hablando con nosotros en nombre del Green Library Team UCC, compartió los objetivos revisados de la campaña del equipo: reducir el consumo de energía, aumentar las tasas de reciclaje, reducir la generación de residuos, aumentar el uso de fuentes de agua, mejorar el comportamiento del personal y de los estudiantes, y aumentar el compromiso tanto del personal como de los estudiantes con estos proyectos de sostenibilidad.

¿Qué se ha hecho para cumplir los objetivos de la campaña?

Al haber comenzado como una campaña de ahorro energético, el objetivo inicial era precisamente ese. «Reequilibramos los sistemas de ventilación y calefacción para mejorar las condiciones ambientales de las oficinas y las salas de lectura», explica O’Connor, que fue una de las principales formas en que la biblioteca comenzó a reducir su consumo de energía junto con esfuerzos como el apagado de las luces en las áreas de bajo uso de la biblioteca durante los meses de verano. En 2018 y con el dinero ahorrado por la reducción del consumo energético anual, la biblioteca pudo instalar un «Living Wall». Este muro de plantas de interior no solo actúa como sistema natural de purificación del aire y eliminador de toxinas, sino que también ayuda a reducir los olores, mejora la concentración y la memoria y reduce el estrés y la fatiga.

Para hacer frente a la generación de residuos y aumentar las tasas de reciclaje, la Biblioteca de la UCC creó oficinas sin papeleras, instaló cubos de compostaje en la biblioteca y centralizó los puntos de recogida de residuos, al tiempo que hizo una campaña para animar a los estudiantes a utilizar estos nuevos puntos. Sin embargo, no se detuvieron ahí. O’Connor también nos cuenta algunas de las acciones más creativas emprendidas en apoyo de estos objetivos. Entre ellas, la iniciativa «Ditch the Disposable», por la que los usuarios de la biblioteca sólo pueden llevar bebidas en tazas de viaje reutilizables, y la instalación de Gum Drops, que permiten a la comunidad de la UCC reciclar sus chicles. La biblioteca incluso recurrió a acciones benéficas en sus esfuerzos de reciclaje. «Reciclamos ordenadores para la comunidad local a través de las escuelas locales y para los países en vías de desarrollo a través de la organización benéfica Camera», nos dijo O’Connor.

Por último, para aumentar el uso de las fuentes de agua de la biblioteca, ésta también ha mejorado sus fuentes de agua e incluido carteles de campaña que hablan de los problemas de los plásticos de un solo uso en las estaciones de agua. Como alternativa ecológica, los visitantes de la Biblioteca Boole pueden comprar botellas de agua reutilizables hechas de caña de azúcar que se venden en el mostrador de la biblioteca.

¿Qué consejo daría a otras bibliotecas que quieran reducir su huella de carbono?

«Lo primero que les diríamos es que se pusieran manos a la obra. Tu biblioteca puede marcar la diferencia». comienza O’Connor. «Reúna un equipo dedicado con interés en el medio ambiente y comprométase con la población estudiantil y su base de usuarios. Súbanlos a bordo lo antes posible», continúa. Para cualquier biblioteca interesada en proyectos de sostenibilidad propios, es absolutamente vital conseguir el apoyo de todas las partes interesadas desde el principio. Si la biblioteca forma parte de una institución con su propio equipo de sostenibilidad, O’Connor también anima al personal de la biblioteca a acudir a ellos para pedir consejo y ayuda. También es importante dar a conocer los ahorros que la biblioteca consigue gracias a sus propias campañas ecológicas. Este tipo de cifras son poderosas y la forma más concreta de demostrar los frutos de su trabajo.

Para terminar nuestro debate, O’Connor quiere ofrecer unas palabras de tranquilidad a cualquier biblioteca interesada en proyectos similares propios: «Aprended de los que os han precedido. En aras de la sostenibilidad, tome prestadas las ideas de los demás. No es necesario reinventar la rueda».