Los “preprints” son la forma en que se comunica la ciencia de vanguardia. Sin embargo, algunas agencias penalizan su uso y citación

‘Preprints’ are how cutting-edge science circulates. Banning them from grant applications penalises researchers for being up-to-date. The Conversation, 2021

Ver completo

Esta semana ha sorprendido un repentino cambio de normativa de Australian Research Council, prohibir las solicitudes de subvención que citen preprints, lo que llevado a que 32 investigadores que se encuentran en la fase inicial de su carrera y a mitad de la misma no puedan optar a una financiación que para ello puede ser decisiva. Los investigadores se vieron sorprendidos por esta norma, que muchos consideran inviable y poco ética, ya que no está en consonancia con el funcionamiento de la ciencia de vanguardia. La ciencia se mueve rápido. No hay mejor ejemplo de este hecho que la rápida respuesta a la actual pandemia mundial. A menudo, cuando se publica un artículo, ya es noticia. Quienes trabajan en la vanguardia se enteran necesariamente de los nuevos avances a través de los preprints e incorporan esos conocimientos a sus propias estrategias de investigación. Si bien plantea un dilema ético: cómo acreditar adecuadamente el trabajo de otros, que o bien no ha sido revisado por pares o bien nunca estuvo destinado a la revisión por pares.

Esta situación es inviable para los científicos, para quienes la transparencia y la integridad académica son conceptos muy apreciados. Una prohibición administrativa de los preprints va en contra de estos principios y prácticas fundamentales, establecidos desde hace mucho tiempo

Los preprints se depositan en repositorios electrónicos de preprints, gestionados por la comunidad científica y son de acceso libre y gratuito, desempeñando un papel fundamental en la comunicación rápida de los resultados científicos. Además de permitir a los científicos reclamar la prioridad de sus descubrimientos, haciendo que su trabajo esté disponible antes del a menudo lento proceso de revisión por pares y publicación.

El National Medical Health and Research Council (NHMRC) de Australia permite el uso de preprints. También lo hacen todas las agencias de financiación internacionales que conocemos, como la National Science Foundation (NSF) de Estados Unidos y el European Research Council (ERC).