La mayoría de los libros del siglo XX no están disponibles en Internet.

Most 20th Century Books Unavailable to Internet Users – We Can Fix That. Internet Archive Blogs, Posted on July 1, 2019 by Brewster Kahle

Ver completo

La mayoría de los libros del siglo XX no están disponibles en línea. En su mayoría no están disponibles ni siquiera en las grandes librerías. Además, las bibliotecas que han reunido copias impresas de estos libros no han sido capaces de ofrecerlos de forma rentable, sencilla y digital a sus usuarios.

La forma en que las bibliotecas podrían llenar ese vacío es adoptar y ofrecer un servicio de préstamo digital controlado. Internet Archive está tratando de hacer su parte, pero necesita que otros se unan.

Internet Archive ha trabajado con 500 bibliotecas en los últimos 15 años para digitalizar 3,5 millones de libros. Pero, por motivos de derechos de autor, la selección se ha limitado a menudo a los libros anteriores a 1923. Necesitamos bibliotecas completas y un acceso amplio para alimentar una ciudadanía bien informada. El gráfico de arriba muestra el número de libros digitalizados por el Internet Archive, clasificados por décadas:

Los usuarios ni siquiera pueden llenar ese vacío comprando los libros de esa época. Según un reciente trabajo de la profesora Rebecca Giblin, la vida comercial de un libro suele agotarse entre 1,4 y 5 años después de su publicación; alrededor del 90% de los títulos dejan de estar disponibles en formato físico en tan sólo dos años. Por lo tanto, la mayoría de los libros más antiguos no se pueden comprar ni en formato físico ni en digital. El siguiente gráfico, extraído de un estudio del profesor Paul Heald, muestra los libros por década que están disponibles en Amazon.com. Muestra que la mayor librería del mundo tiene la misma enorme brecha: el siglo XX sencillamente está ausente.

El siglo XX representa una parte importante del conocimiento publicado -aproximadamente un tercio de todos los libros. Estos libros no están disponibles comercialmente en su mayoría, PERO no están completamente perdidos. Muchos de estos libros se encuentran en las estanterías de las bibliotecas, a las que sólo se puede acceder si se visita físicamente la biblioteca que los posee. Incluso si está dispuesto a visitarla, esos libros podrían seguir sin ser accesibles. Las bibliotecas, presionadas para reutilizar sus edificios, han trasladado cada vez más volúmenes a instalaciones de almacenamiento externas.