Donde no hay cultura firme y valiosa no puede existir técnica bibliotecaria

“(…) el bibliotecario ideal debe ser no sólo un experto profesional
que domine concienzudamente las diversas técnicas del oficio,
sino también, un hombre culto –donde no hay cultura firme y
valiosa no puede existir técnica bibliotecaria perfeccionada,
pues ésta es eficiente sólo cuando se convierte en medio para
servir los fines de aquélla– y un investigador de vocación latente
o, por lo menos, un aprendiz de la investigación con la disciplina,
las inquietudes y la sensibilidad del estudioso.”

Buonocore, Domingo. Elementos de Bibliotecología. Santa Fe: Castellví, 1952

Tomado de

Roggau, Zunilda Los bibliotecarios, el estereotipo y la comunidad
Información, cultura y sociedad: revista del Instituto de Investigaciones
Bibliotecológicas, núm. 15, diciembre, 2006, pp. 13-34
Universidad de Buenos Aires
Buenos Aires, Argentina