La historia y el futuro de los recursos educativos abiertos en las bibliotecas universitarias

Roncevic, M.  Open Educational Resources: The Story of Change and Evolving Perceptions. No Shelf Required, 2021

Ver texto completo

Aunque el término todavía no resulte familiar para el público en general -incluidos los estudiantes y profesores universitarios-, los recursos educativos abiertos (REA) forman parte de la educación en todo el mundo desde hace dos décadas.

En general, los REA se refieren a materiales educativos digitales que cualquier persona, en cualquier lugar, puede utilizar libre y legalmente, incluido el derecho del usuario a copiarlos, compartirlos, mejorarlos y/o modificarlos con el fin de compartir el conocimiento y facilitar la educación. Estos recursos abarcan toda la gama de soportes y van más allá de los libros de texto digitales -que suelen percibirse como los recursos educativos más comunes-, e incluyen desde materiales de cursos, cursos universitarios, plataformas de aprendizaje electrónico, software y vídeos en streaming hasta conferencias y repositorios digitales de monografías y revistas.

Independientemente de lo diferentes y variados que puedan parecer los REA al principio -que van desde libros individuales hasta plataformas multifuncionales y completas-, lo que hace que un recurso sea un REA es que está disponible de forma gratuita para cualquiera, independientemente de la ubicación y la afiliación de la persona. Los usuarios de REA pueden ser estudiantes universitarios, pero también pueden ser estudiantes independientes, investigadores o lectores no profesionales. Por supuesto, “abierto” no significa “sin ninguna restricción” o “gratuito”, sino simplemente “de libre acceso”. Simplemente significa “acceso libre”.

Del mismo modo, “abierto” no significa “sin apoyo financiero”. Los mecanismos a través de los cuales los recursos se convierten en “abiertos” y “libres” son complejos, están siempre en evolución y requieren un apoyo financiero continuo. En el mercado existen diversos modelos financieros que contribuyen a la sostenibilidad de los REA (Downes, 2007), que van, entre otros, de los modelos de dotación (la financiación suele proceder de fundaciones benéficas) y de los modelos de afiliación (las organizaciones participantes aportan una determinada cantidad como miembros) a los modelos de patrocinio (una serie de mensajes comerciales, más o menos sutiles, pueden interrumpir el aprendizaje y la lectura), y a los modelos de institución (varias instituciones asumen toda la responsabilidad de sus iniciativas de REA y soportan la carga financiera).