¿Cómo utilizan los espacios y recursos de la biblioteca los estudiantes del campus?

Brendan Johnson and Katie Odhner. Focus groups from home
Conducting virtual focus groups during the COVID-19 pandemic and beyond
. College and Research Libraries, Vol 82, No 6 (2021)

Ver artículo

Los grupos focales se han convertido en una práctica común en las bibliotecas académicas para descubrir las actitudes, creencias, preocupaciones, comportamientos y preferencias de grupos particulares de personas. Dado que los grupos focales proporcionan una oportunidad para la discusión abierta, los participantes pueden describir sus pensamientos con sus propias palabras, lo que permite recoger opiniones y experiencias que no podemos prever. El objetivo del proyecto era disponer de información de cómo utilizan los espacios y recursos de la biblioteca y qué les hace sentir como en casa en la biblioteca a través de grupos focales por medio de Zoom.

Para ello, la biblioteca universitaria de Penn State-Abington realizó una experiencia focal con 3.700 estudiantes universitarios, incluidos 545 estudiantes internacionales y un 58% de estudiantes de color para evaluar las necesidades de esta dinámica comunidad estudiantil a través de grupos de discusión.

Se hicieron nueve preguntas básicas, con múltiples preguntas de seguimiento, en función de las respuestas de los participantes:

  • ¿Con qué frecuencia vienes a la biblioteca y cuánto tiempo sueles pasar aquí?
  • ¿Qué sueles hacer en la biblioteca?
  • ¿Qué opinión tienes de la biblioteca en comparación con otros espacios de estudio del campus?
  • ¿Sientes la biblioteca como propia?
  • ¿Qué tipo de interacciones has tenido con el personal de la biblioteca?
  • ¿Ha utilizado alguna vez la biblioteca para obtener ayuda con una tarea de clase?
  • ¿Has asistido alguna vez a un evento en la biblioteca (como el Finals Recharge, Research Party, lectura de poesía, taller, etc.)?
  • ¿Qué tipo de eventos te interesan?
  • ¿Tienes algún otro comentario que quieras compartir y que no hayamos cubierto en las preguntas anteriores?

Los grupos focales generaron un conjunto de información informativa y procesable que ayudó a entender cómo los estudiantes utilizan los espacios, que opinión tienen de la biblioteca, y cómo podrían ser atendidos mejor por los programas ofertados. Esta información es útil para evaluar, apoyar o justificar las decisiones sobre los espacios y las políticas de la biblioteca. A continuación se presentan tres ejemplos sobre las preocupaciones por el ruido, la programación y las interacciones del personal que se encuentran entre nuestras principales conclusiones de los grupos de discusión.

Entre los resultados se aprendió que los estudiantes aprecian tener una variedad de espacios disponibles en la biblioteca, incluyendo espacios para socializar, colaborar y estudiar individualmente. Indicaron que es importante tener una política de ruido flexible que permita todas las actividades descritas anteriormente. Sin embargo, la mayoría de los estudiantes dijeron que utilizaban la biblioteca principalmente para estudiar y realizar otras actividades académicas, y muchos también consideraron que la biblioteca es demasiado ruidosa a veces. Esto coincide con la percepción del personal de que existe un “problema de ruido” en la biblioteca. Se tiene previsto abordar estas preocupaciones sobre las políticas de ruido reexaminando el uso del espacio de la biblioteca para garantizar que haya zonas específicas donde los estudiantes puedan sentirse cómodos hablando y estudiando sin interrupciones.

La opinión de los estudiantes sobre los eventos confirmó muchas de las opciones de programación y generó nuevas ideas para nuevos eventos de la biblioteca. Entre los actos más populares de la biblioteca se encuentran los programas para desestresarse en los exámenes finales y los recitales de poesía. Los estudiantes también mencionaron eventos de estudio, como las “Fiestas de Investigación” y las “Noches contra la Procrastinación”. Estos comentarios de los estudiantes servirán para desarrollar una serie de nuevos y diversos programas de la biblioteca, con especial énfasis en los eventos para aliviar el estrés, así como los que proporcionan la oportunidad de explorar las diversas culturas de nuestra población estudiantil.

Los estudiantes hablaron con entusiasmo sobre las interacciones con el personal de la biblioteca, especialmente con los estudiantes trabajadores. Las pocas interacciones negativas que describieron se debieron a la aplicación de las políticas sobre comida y ruido, especialmente en los casos en los que los estudiantes se sintieron injustamente señalados o no conocían las políticas. Las experiencias que describieron los estudiantes llevaron a replantear la política de alimentos y a reconsiderar cómo gestionar las interacciones en torno a la aplicación de las normas. En general, la imagen que los participantes tenían de la biblioteca era positiva. Además, los estudiantes expresaron sistemáticamente su agradecimiento por el hecho de que los bibliotecarios pidieran su opinión, lo que lleva a creer que los propios grupos de discusión contribuyeron a mejorar la reputación y la buena voluntad de la biblioteca entre los usuarios.

Conclusiones

La experiencia con los grupos focales virtuales demuestra su valor, pero también su carácter único que debe tenerse en cuenta tanto en la planificación como en la gestión de las sesiones. La posibilidad de conectarse a distancia con los estudiantes permite a los bibliotecarios llegar a una mayor parte de la población objetivo y proporciona la flexibilidad necesaria para estructurar las sesiones de forma que se satisfagan las distintas necesidades. Los subtítulos y otras tecnologías de adaptación permiten a las bibliotecas solicitar la opinión de los estudiantes que no pueden participar en un grupo de discusión en persona. A medida que el aprendizaje en línea sigue creciendo y los servicios de las bibliotecas virtuales se amplían, entablar diálogos constructivos con los usuarios que nunca han pisado la biblioteca física ofrece valiosas oportunidades para evaluar los cambios en las necesidades y crear puntos de contacto positivos con los usuarios cercanos y lejanos.