La biblioteca de semillas de la Universidad Estatal de Arizona “Sembrando conocimiento para la biodiversidad”

Seeding knowledge for biodiversity posted on Apr 01, 2021

Ver noticias

¿Hay algo más experimental que una semilla?¿Plantar algo en el suelo y ver lo que crece allí? La práctica de la experimentación con un enfoque en plantas nativas está ayudando a desarrollar las actividades diarias de dar y recibir de la  biblioteca de semillas de  la Universidad Estatal de Arizona, ubicada en el Valle del Río Salado en las tierras de los pueblos indígenas.

El antiguo catálogo de fichas bibliográficas reutilizado para guardar semillas de plantas y hierbas comestibles, adaptadas especialmente para el clima de Arizona, es el trabajo de  Christina Sullivan, una especialista en bibliotecas que administra la biblioteca de semillas además de  NatureMaker, una colección conjunta de la Biblioteca de ASU y Biomimetismo.

“Las semillas son económicas y brindan a las personas la oportunidad de experimentar con sus jardines, viendo qué funciona y qué no”, dijo. “La biblioteca de semillas es muy buena para enseñar a las personas sobre lo que se puede cultivar en Arizona, específicamente”.

Por ejemplo, existe una diferencia entre las plantas resistentes a la sequía, como el aloe, y las plantas nativas que pertenecen al ecosistema local del desierto de Sonora, que alberga el ocotillo, el arbusto quebradizo y el cactus saguaro.

El proyecto de Sullivan en torno a las plantas nativas se alinea bien con un nuevo  proyecto de ciencia ciudadana  que a lo largo de abril invita a la comunidad de ASU y a todo el estado de Arizona a documentar las plantas con flores y los polinizadores en los campus de ASU. La ciencia ciudadana es un proceso de colaboración entre científicos y el público en general para acelerar la recopilación de datos aumentando el número de recolectores de datos informados y las herramientas y recursos a los que tienen acceso, lo que convierte a las bibliotecas en facilitadores clave.