¿Cómo se están adaptando los makerspaces a la pandemia?

Makerspaces get creative during coronavirus pandemic | Stanford News by Taylor Kubota, 10 nov. 2021

Ver noticia

Esta es una pregunta recurrente que cuando doy un curso o una conferencia me plantean a menudo ¿Cómo se están adaptando los makerspaces a la pandemia?. Decir que incluso ante el cierre total debido a las directrices de salud y seguridad, los makerspaces han encontrado formas innovadoras de seguir sirviendo a sus comunidades durante la pandemia de COVID-19 con éxito, en muchos de los casos la pandemia ha servido de impulso para que más personas se unan a este movimiento de aprendizaje autodirigido.

En circunstancias normales, los numerosos makerspaces ofrecen herramientas, recursos, suministros, talleres y asistencia personal a los fabricantes que producen arte, ingeniería, textiles y ciencia. Pero la misma instrucción personal y los recursos compartidos que hacen que los makerspaces sean tan prácticos son, por desgracia, también problemáticos durante la pandemia de coronavirus.

Aunque reunirse para realizar actividades prácticas puede no ser lo más adecuado en circunstancias de pandemia, el espíritu maker sigue vivo y en plena forma. Los makerspaces y las actividades que permiten son posiblemente más valiosos que nunca, ya que proporcionan recursos y distracciones durante una época incierta y estresante. Sí, es probable que los makerspaces sean uno de los últimos servicios en reabrir cuando la pandemia esté controlada, pero, mientras tanto, sus creadores han reunido su talento y sus suministros para coser cientos de equipos de seguridad, cuando no estaban disponibles en el mercado, para profesionales de la salud, vecinos, familiares y amigos de todo el mundo. Otros “makerspaces” se han volcado en Internet y en los kits de bricolaje. Con el trimestre de invierno, algunos espacios se están preparando para un posible aumento de usuarios pero, si los planes cambian, el personal, los estudiantes y los profesores que dirigen estos espacios lo harán lo mejor de lo que puedan en función de las circunstancias que toque vivir.

Nuevos enfoques de la fabricación

Tras el cierre de las operaciones presenciales en marzo, muchos de los makerspaces idearon rápidamente nuevas formas de servir a sus comunidades. Algunos espacios también vieron aumentar el interés por las iniciativas existentes que se ocupan de la creación virtual y en casa.

Codirigidos por Dombrowksi y Julie Sweetkind-Singer, bibliotecaria asociada de la universidad para ciencia e ingeniería, los recién creados Masquaraders produjeron 1.300 protectores para la cara del personal de las bibliotecas de Stanford, tres para cada persona. Además de coser, casi 50 miembros del personal facilitaron la distribución de los suministros y de los protectores faciales terminados.

El makerspace de ingeniería eléctrica situado en el sótano del Edificio de Ingeniería Eléctrica David Packard, llamado lab64, suele centrarse en la celebración de eventos sociales y talleres, al tiempo que mantiene un espacio de laboratorio de libre acceso para cualquier persona interesada en la ingeniería eléctrica. Sin embargo, debido al coronavirus, los tres mentores del laboratorio y su director, Steven Clark, dedicaron más tiempo a los talleres en línea. En primavera y otoño, lab64 ofreció un taller de placas de circuito impreso (PCB) para enseñar a los estudiantes a diseñar una placa de radio. Todas las instrucciones del taller están disponibles en GitHub, pero también han ofrecido clases virtuales de instrucción durate muchas horas laborales. Los mentores siguen animando a los estudiantes de cualquier disciplina y con cualquier nivel de experiencia en ingeniería eléctrica a que se apunten, y la asistencia a los tallerees virtuales de los sábado se han incrementado de manera importante, cada vez más personas asisten a estos talleres.

La pandemia también impulsó la concienciación sobre el programa de Terman Engineering Library’s denominado “Mobile Maker Cart Program“, un recurso lanzado a finales de 2019 que permite a los miembros de la comunidad de Stanford prestar equipos con herramientas y suministros para diferentes proyectos de ingeniería. Los kits se pueden sacar de la biblioteca como si se tratara de un libro de la biblioteca. de manera, que ahora los usuarios pueden idear sus propios prototipos y trabajos manuales donde y cuando quieras.. El primer servicio móvil – un kit que contiene una impresora 3D, un ordenador portátil, suministros para soldar, kits para proyectos de electrónica y programación, y un juego de herramientas de 120 piezas-. Hay carritos de mano disponibles para poder transportar fácilmente los kits al lugar de trabajo, y son lo suficientemente pequeños como para caber fácilmente en el maletero de tu coche. También hay disponible soporte técnico a distancia y consultas sobre prototipos. Durante sus primeros meses, el préstamo de kits atrajo mucho el interés de las personas y el equipo estaba pensando en la manera de publicitar este servicios cuando llegó la pandemia. Lo que impulso el proyecto, ya que las instalaciones se tuvieron que cerrar y no era posible acceder a los equipos en los espacios maker.

Durante la pandemia, la Graduate School of Education (GSE) Makery ha seguido ofreciendo talleres de creación, kits, tutoría y motivación en abundancia. Durante todo el verano, en su Instagram (@gsemakery) se publicaron retos semanales para personas que buscaban inspiración creativa. Su programa verano Summer of Creativity también publicó un documento con proyectos científicos de bricolaje para niños en edad escolar. A nivel local, GSE Makery distribuyeron kits para estos proyectos en colaboración con el Boys and Girls Club de East Palo Alto.

El GSE Makery ofreció sus kits de manualidades a las familias junto con la distribución de alimentos por parte del Boys and Girls Club, y se prestaron todos los kits 10 minutos. Sin embargo, sus talleres virtuales siguen funcionando y están abiertos a estudiantes, profesores y amigos. En noviembre, los temas incluyen la creación de ritmos de hip hop y portarretratos cúbicos que cambian de forma.

Balvi - Kube marco giratorio para 6 fotos de 10x10cm
Shapeshifting photo cubes. Portarretratos cúbicos

Diseñar para el futuro

Los éxitos conseguidos hasta ahora han animado aún más a los responsables de los makerspaces, incluso ante la continua incertidumbre. De cara al futuro, el GSE Makery está trabajando en proyectos para niños más pequeños y en un programa de formación en línea para ayudar a los profesores a desarrollar las mejores prácticas de aprendizaje virtual. También están contemplando la posibilidad de crear una pequeña biblioteca o equipos de herramientas individuales, donde la gente podría recoger kits de bricolaje o, potencialmente, proyectos impresos en 3D. Los equipos móviles para creadores de la Biblioteca Terman también siguen evolucionando y probablemente incluirán un kit textil, desarrollado en colaboración con  Textile Makerspace.

El equipo de lab64 está reiniciando el trabajo en una local para makers, donde los estudiantes podrían recoger suministros a bajo o ningún coste y están preparando el makerspace para la posible reapertura en el primer trimestre del próximo curso. También están impulsando un nuevo programa Stanford Student Space Initiative, apoyando proyectos remotos sobre aviónica, es decir, la electrónica utilizada en las tecnologías de vuelo.