¿Una biblioteca sin colección? ¿Colecciones sin biblioteca?

Tesnière, Valérie. “Une bibliothèque sans collection ? Des collections sans bibliothèque ?”. Bertrand, Anne-Marie, et al.. Quel modèle de bibliothèque ? Villeurbanne: Presses de l’enssib, 2008. (pp. 140-151)

Texto completo

PDF

ePUB

En 1997, en el mundo científico, la representación generalizada de la biblioteca es la de un lugar donde debe prevalecer la relevancia de la información buscada. Esta concepción se remonta al auge de las prácticas de documentación y las bases de datos factuales en los años 70. La contrapartida es la relegación de las colecciones físicas, construidas a lo largo de los años, al almacén de las antigüedades, con la excepción de dos o tres disciplinas como las matemáticas y la química, que todavía sienten la necesidad de referirse a los logros antiguos. Ya no hay que preocuparse por la cantidad, ni perder el tiempo buscando la calidad en la producción editorial actual, en este caso académica. La potencia de las nuevas herramientas informáticas, así como de Internet están desplazando las prácticas de excelencia profesional hacia la asistencia personalizada a la investigación, en un universo de información cada vez menos organizado. Esta constatación de un aumento del poder de los servicios en las bibliotecas se corresponde con la aparición del concepto de biblioteca digital.

¿Es esta la prioridad? ¿Se han entendido bien los problemas? ¿Dónde está el valor añadido de la biblioteca y del bibliotecario? Existe una brecha radical entre las bibliotecas de investigación y las bibliotecas públicas, en el sentido amplio del término, es decir, las bibliotecas que acogen a los lectores en formación inicial o continua o a los lectores implicados en un proceso cultural; entre la investigación, en particular la científica, que se está desplazando masivamente a Internet, y el resto. Esta es la principal línea divisoria: por un lado, un público iniciado que no puede trabajar sin herramientas en línea y para el que la biblioteca es sobre todo un centro de gestión de suscripciones en línea, y por otro, un público que está “aprendiendo”, ya sea como estudiante o a lo largo de su vida.

Por lo que estamos asistiendo a una especie de evaporación de la noción de colección, que socava la identidad de la biblioteca. Las bibliotecas científicas se están convirtiendo en un lugar en el que la colección ya no existe, o al menos la colección construida por otros (editor, agregador de contenidos) pone en cuestión la profesión tradicional de bibliotecario (selección y conservación). Pensemos, por ejemplo, en estos pocos puntos:

  • ¿Qué lugar ocupa la selección?
  • Tendencia a estandarizar la oferta acentuada por un modelo económico dominante
  • Pago de un derecho de uso con validez y duración limitadas frente a la adquisición de un documento
  • Derechos de archivo mal asegurados y continuidad incierta del servicio.

Pero hay que recordar que, desde el siglo XIX, los editores también han tendido a imponer a los bibliotecarios sus colecciones comerciales (las estanterías de Que sais-je?), y que el papel ácido ha confundido durante algún tiempo a las instituciones con misiones explícitas de conservación. La novedad de la documentación electrónica y el acceso a distancia es el reto que supone el lugar físico de la biblioteca.

Entonces, ¿Es el bibliotecario un facilitador de la vida literaria en la esfera pública y no comercial? ¿O un supertécnico en el manejo de la documentación en línea? En el mejor de los casos, ¿un buen documentalista capaz de encontrar información relevante? ¿Todo esto al mismo tiempo? Uno tiene la sensación de que los sectores de la universidad y de la lectura pública son estancos, cada uno envidiando al otro una habilidad más desarrollada (ya sea la mediación cultural o la mediación documental a través de la tecnología digital) hacer una síntesis que sería muy necesaria para recuperar la identidad original de la profesión.

Dado que se ha llevado a cabo la reimaginación y modernización de los espacios de las bibliotecas, la atención se centra en estas nuevas instalaciones. Patrick Bazin, al definir una nueva generación de servicios para la biblioteca pública, señala que la colección está siendo cuestionada. “Es esta noción de convivencia la que acerca a las bibliotecas de lectura pública y a las bibliotecas universitarias: la función documental de la biblioteca pública disminuye mientras que su función cultural y social, fuertemente basada en el lugar de convivencia que constituye, aumenta y parece tener un futuro prometedor. La virtualización de los servicios va acompañada de una demanda cada vez mayor de lugares de convivencia, reales… ¿Hay que llegar a afirmar, como hace Patrick Bazin, que la noción de colección, base del dogma de la mayoría de las bibliotecas, está perdiendo relevancia?” Pero, ¿por qué vamos a una biblioteca? ¿Qué pasó con la colección de la biblioteca? Probablemente no deberíamos precipitarnos. ¿Es la biblioteca sólo un lugar de sociabilidad, como un lugar cultural más, igual de legítimo para desarrollar este tipo de servicios? La pérdida de puntos de referencia, consecuencia de las grandes transformaciones de la profesión con la llegada de Internet, no debe conducir a una valoración de la biblioteca desfasada respecto a la percepción que los usuarios siguen teniendo de ella. No todas las situaciones son iguales: hay efectos de tamaño, hay riesgos reales de desafección. El lugar no responde a todo.