Las bibliotecas incorporan nuevos programas con el objetivo de fomentar el compromiso social

Donna Liquori. Libraries add programs with aim of fostering social engagement
Libraries add programs with aim of fostering social engagement
. Times Union, Jan. 28, 2016
Ver original

Cada vez más, las bibliotecas adoptan el papel de “tercer lugar“, desarrollando actividades y programas que atraen a la gente hacia el compromiso social. La biblioteca es el tercer lugar perfecto, un término, popularizado por el sociólogo Ray Oldenburg en su libro “The Great Good Place”, que significa un lugar que no es tu casa ni tu trabajo/escuela. También forma parte de una rutina y una interacción que las redes sociales no pueden igualar: un lugar en el que se te puede considerar un habitual.

En los últimos años, los programas que incorporan tareas creativas en las bibliotecas han avivado ese impulso de interacción social. “Muchos de estos programas tienen un fuerte componente social, como colorear para adultos”, dijo Geoffrey Kirkpatrick, director de la Biblioteca Pública de Belén. “Puedes venir a la biblioteca a buscar un libro para colorear y hacerlo tuyo, pero hay algo gratificante en compartir esa actividad con otros. Es lo mismo que los niños que vienen a construir con Legos. La mayoría de ellos probablemente tienen toneladas de Legos en casa, pero cuando vienen a la biblioteca a construir, se relacionan con otros”.

En la Biblioteca del Valle de Keene, en los Adirondacks (Nueva York), los teletrabajadores, los niños de la hora de los cuentos y los que buscan una buena lectura pueden tomarse un descanso al mediodía. “En la biblioteca tomamos el té todos los días a las 11. Te sientas alrededor de la mesa y te relacionas con otras personas”, explica Karen Glass, directora de la biblioteca. “Somos el tercer lugar de la gente”.

Como parte de la ampliación, Glass ha planificado un espacio para los creadores (definido como un lugar donde la gente puede “jugar, diseñar y crear juntos”) en el sótano, y ha desarrolado una sólida programación durante las próximas vacaciones de invierno. También está el popular ciclo de cine. “En invierno, mi biblioteca es como una plaza del pueblo, donde te encuentras con gente conocida”. “Los mejores programas aprovechan ese sentimiento de conexión y reúnen a la gente para que forme parte de una comunidad”, afirma Kirkpatrick. “. Uno de los objetivos principales ha sido apoyar esta idea con programas para el público que no sean unidireccionales (un profesor hablando al público), sino que los participantes interactúen entre sí. Pensemos en grupos de discusión de libros, club de Lego, colorear, coser, etc.” Uno de los objetivos principales ha sido apoyar esta idea con programas para el público que no sean unidireccionales (el profesor hablando al público), sino que los participantes interactúen entre sí. Pensemos en grupos de discusión de libros, club de Lego, colorear, coser, etc.”.

“Hay un verdadero anhelo en el público de ser más autosuficiente”, dijo Scott Jarzombek. “No siempre se trata de la tecnología. A veces se trata de habilidades más táctiles”. Uno de los éxitos locales en la programación del tercer lugar es la costura, algo que normalmente no se asocia con una biblioteca. El director ejecutivo del sistema de bibliotecas públicas de Albany dijo que no podía creer la diversidad de las personas que participaban en el programa de costura en la sucursal de Howe.

Jarzombek dijo que las bibliotecas siempre han sido el lugar donde la gente hace cosas, pero ahora esta idea se está promoviendo a medida que los makerspaces están siendo más populares.

“Recientemente hemos abierto espacios de estudio aquí. Y no los veo como espacios de estudio. Los veo como pequeñas oficinas para el público, para proporcionar un espacio a las pequeñas empresas que aún no tienen una oficina o a los periodistas que trabajan fuera de casa – para ofrecerles un lugar donde ir y hacer su trabajo”.