7 cosas que deberías saber sobre los makerspaces

7 Things You Should Know About Makerspaces. EDUCASE, 2013

Texto completo

PDF

ePub

Un makerspace es un lugar físico donde la gente se reúne para compartir recursos y conocimientos, trabajar en proyectos, crear redes y construir. Los makerspaces proporcionan herramientas y salas de trabajo en un entorno comunitario: una biblioteca, un centro comunitario, una organización privada o un campus. Muchos se utilizan principalmente para la experimentación tecnológica, el desarrollo de hardware y la creación de prototipos de ideas, pero cada vez más, los inventores individuales y los equipos creativos autodirigidos utilizan los makerspaces para construir proyectos en campos distintos de la ingeniería y la tecnología. Los makerspaces son zonas de aprendizaje autodirigido, que proporcionan un laboratorio físico para el aprendizaje basado en la investigación y validan el impulso de descubrimiento que define al investigador y al erudito.

Escenario

Jerry, estudiante de primer año de Bellas Artes en una universidad privada famosa por su plan de estudios interdisciplinar, es nuevo en el makerspace del campus. Está aquí para trabajar en su primera tarea en un curso llamado “En la esquina del arte y la tecnología”. La tarea de Jerry consiste en construir una parte de una máquina de pinball utilizando cualquier medio: cartón, plástico, fieltro, arcilla. El producto final debe funcionar de forma adecuada con una bola que ruede. Antes de sentarse en una de las mesas, Jerry rebusca en los contenedores de plexiglás etiquetados con arduinos, legos, bobinas de Tesla, cartón, cohetes, hilo, luces LED, cinta adhesiva, pilas y receptores solares. Está buscando ideas para su proyecto. En una fila de material artístico hay incluso una selección de pequeñas flores de seda. Coge algunas de ellas.

Otros alumnos trabajan en proyectos, solos o en grupo. Algunos hablan en voz baja. Jerry coge una cartulina de uno de los puestos de suministros del mostrador y se fija en los carteles que señalan una cortadora láser, una plastificadora y una impresora 3D. Se pone a trabajar con el papel de construcción naranja, pensando que utilizará un material más resistente una vez que tenga su diseño resuelto. El paracaídas que está construyendo debería hacer que su pequeño arreglo floral salte cuando una pelota pase por encima del gatillo. Pero cuando prueba su primer intento, descubre que una pelota de ping-pong no tiene la masa necesaria para provocar la reacción.

Una estudiante llamada Carrie está sentada frente a él. Está en la misma clase y está construyendo una estructura de arcilla. Utiliza una pelota de golf para probar y le sugiere a Jerry que lo intente. La pelota más pesada rueda por el lado de la pista antes de llegar al gatillo, pero una bola de plástico que hace con la impresora 3D hace que el ramo rebote y salga de la endeble pista. Jerry desmonta su construcción de papel, pensando en utilizarla como patrón para una versión de cartón. Un vistazo al reloj le avisa de que lleva dos horas aquí. Tendrá que darse prisa para llegar a su clase de psicología.

En la puerta, comprueba el horario de apertura del makerspace. Mientras avanza apresuradamente por la acera hasta el siguiente edificio, se plantea un cambio de diseño. Tal vez, si la maqueta de cartón funciona, debería construir su versión final en otro material. Podría pintarlo con motivos bávaros y añadir dos hombres con pantalones de cuero en una mesa de cervecería que se eleva por un lado con bisagras cuando pasa la pelota…

  1. ¿Qué es?

Un makerspace es un lugar físico donde la gente se reúne para compartir recursos y conocimientos, trabajar en proyectos, crear redes y construir. Los makerspaces proporcionan herramientas y espacio en un entorno comunitario: una biblioteca, un centro comunitario, una organización privada o un campus. Los asesores expertos pueden estar disponibles algunas veces, pero a menudo los novatos reciben ayuda de otros usuarios. El makerspace -también denominado hackerspace- suele estar asociado a campos como la ingeniería, la informática y el diseño gráfico. El concepto surge de la “cultura maker” impulsada por la tecnología, asociada a la revista Make y a las Maker Faires que promueve. Esta idea de un espacio de estudio colaborativo para los esfuerzos creativos ha calado en la educación, donde la combinación informal de laboratorio, taller y sala de conferencias constituye un argumento convincente para el aprendizaje a través de la exploración práctica. En el campus, tanto las artes como las ciencias están adoptando el makerspace, y se está creando una nueva energía en torno a los esfuerzos de colaboración multidisciplinar.

  1. ¿Cómo funciona?

Los Makerspaces tienen una deuda considerable con la cultura hacker que los inspiró, y muchos siguen siendo principalmente lugares de experimentación tecnológica, desarrollo de hardware y creación de prototipos de ideas. Pero los inventores individuales autodirigidos y los equipos creativos utilizan cada vez más estos servicios, gratuitos o de pago, en campos distintos de la ingeniería y la tecnología. Los makerspaces suelen estar abiertos para actividades informales y no programadas; en algunos casos, una institución organiza clases programadas en un makerspace. Estas clases no suelen tener un valor económico y se centran en una sola habilidad, como la codificación, la soldadura o la talla de madera. Puede haber suministros como cartón, plástico, metal, engranajes, madera y baterías, y las herramientas disponibles pueden incluir desde una máquina de soldar hasta una cortadora láser. Pero ciertos materiales y herramientas son emblemáticos de los makerspaces, como los microcontroladores llamados arduinos y las Impresoras 3D, valiosas para la creación rápida de prototipos. A medida que la noción de proporcionar un espacio para el diseño y la construcción de proyectos se ha ido imponiendo en la educación, estos lugares han adquirido otros accesorios, desde pinturas y caballetes y escenarios improvisados hasta placas de cocina y moldes de caramelos. Utilizados por los estudiantes, el profesorado y el personal, los makerspaces se han convertido en escenarios para el aprendizaje informal, impulsado por proyectos y autodirigido, proporcionando un espacio de trabajo para juguetear, probar soluciones y escuchar la opinión de colegas con intereses similares.

  1. ¿Quién lo hace?

El makerspace surgió inicialmente como una poderosa fuerza de aprendizaje en la comunidad no académica. Un esfuerzo apoyado por los miembros que refleja ese origen es el Milwaukee Makerspace, que invita al público a asistir a las reuniones. Los miembros consideran que compartir y aprender habilidades es un propósito clave de su makerspace, lo que da lugar a un entorno de estudio dinámico que construye proyectos de los miembros, que han incluido modificaciones electrónicas de instrumentos musicales, mini robots, campanas de viento gigantes, un reactor de biodiésel y un coche eléctrico. Los colegios y universidades también han reconocido rápidamente el valor del makerspace como oportunidad de aprendizaje, con opciones como el ThinkLab de la Universidad de Mary Washington, la sede de la Universidad de Rutgers y el FabLab de la Universidad de Stanford. En la Universidad Case Western Reserve, el actual centro de invención ThinkBox se considera tan importante que pronto se ampliará a un edificio de siete plantas con 50.000 pies cuadrados de espacio. Todos estos espacios funcionan de forma similar. En el Wheaton College, por ejemplo, el WHALE Lab (Wheaton Autonomous Learning Lab) es un espacio de creación interdisciplinar donde los estudiantes bordan, sueldan, esculpen o diseñan y fabrican proyectos creativos. El énfasis está en la ayuda mutua proporcionada por la comunidad, y el resultado de la actividad de los estudiantes puede ser un robot o un jersey de punto que se ilumina. En el Georgia Tech Invention Studio, los estudiantes pueden incluso solicitar financiación para sus proyectos en forma de becas para creadores. Se fomentan los proyectos multidisciplinares y los equipos ganadores deben trabajar en sus proyectos en el Invention Studio. Los proyectos completados se presentan como piezas del portafolio en la Georgia Tech Capstone Expo.

  1. ¿Por qué es importante?

Los Makerspaces son zonas de aprendizaje autodirigido. Su carácter práctico, junto con las herramientas y las materias primas que apoyan la invención, proporcionan el taller definitivo para el manitas y el espacio educativo perfecto para las personas que aprenden mejor haciendo. La interacción entre los inventores en estas instalaciones fomenta una dinámica de aprendizaje altamente colaborativa que es excelente para los esfuerzos en equipo y para el apoyo, el asesoramiento y la asistencia de los compañeros. Cuando estos espacios están abiertos al uso por parte del profesorado, los estudiantes y el personal de una sección transversal de áreas de contenido, promueven el pensamiento y el aprendizaje multidisciplinar, enriqueciendo los proyectos que se construyen allí y el valor del makerspace como lugar educativo.

  1. ¿Cuáles son los inconvenientes?

El espacio en las instalaciones de aprendizaje suele ser escaso, y el coste es un factor a tener en cuenta a la hora de crear un área para la fabricación. Las Impresoras 3D de gama alta que imprimen con diversos soportes pueden ser caras. Las impresoras 3D más pequeñas y asequibles suelen crear sólo objetos pequeños, a menudo con un único medio y en un solo color. Los equipos como las fresadoras, los equipos de soldadura, los tornos, las impresoras 3D y las cortadoras láser pueden estar muy solicitados, lo que puede dar lugar a largos tiempos de espera para los estudiantes que intentan utilizar estas instalaciones. Algunas de estas máquinas también pueden ser peligrosas, lo que plantea problemas de responsabilidad. Por último, gran parte del valor de un makerspace radica en su carácter informal y su apelación al espíritu de invención, y parte de esta ventaja puede quedar anulada si el profesorado bien intencionado dirige la actividad de los estudiantes hasta un punto que anula la experimentación.

  1. ¿Hacia dónde va?

Una de las exigencias clave de un makerspace es que exista como un lugar físico en el que los participantes tengan espacio y oportunidad para el trabajo práctico, pero a medida que estos entornos evolucionan, podemos ver más participación virtual. El vídeo puede invitar a la aportación de expertos a distancia, y la teleoperación puede permitir la manipulación de la maquinaria desde lejos. A medida que los makerspaces se han ido haciendo más comunes en los campus y han encontrado su lugar en las bibliotecas públicas y los centros comunitarios, su influencia se ha extendido a otras disciplinas y puede que algún día se adopten en todo el plan de estudios. Con el tiempo, los makerspaces podrían conectarse de un campus a otro, fomentando la colaboración en proyectos conjuntos. Los estudiantes que utilicen estos estudios para crear piezas tangibles para su portafolio pueden encontrar su trabajo de interés para futuros empleadores. A medida que evoluciona la evaluación de la educación, el trabajo de los proyectos realizados en los makerspaces puede llegar a ser aceptado y revisado para obtener créditos universitarios en lugar de cursos más convencionales.

  1. ¿Cuáles son las implicaciones para la enseñanza y el aprendizaje?

El makerspace ofrece espacio y materiales para el aprendizaje físico. Como estos espacios pueden ser fácilmente interdisciplinares, los estudiantes de muchos campos pueden utilizarlos, encontrando a menudo ayuda técnica para el trabajo que están realizando en sus áreas. Al mismo tiempo, los que se dedican a la ingeniería y la tecnología verán su trabajo enriquecido por las aportaciones de los de otros campos. Los Makerspaces permiten a los estudiantes tomar el control de su propio aprendizaje, ya que se apropian de proyectos que no sólo han diseñado, sino que han definido. Al mismo tiempo, los estudiantes suelen apreciar el uso práctico de las tecnologías emergentes y un conocimiento cómodo del tipo de experimentación que lleva a un proyecto terminado. En los casos en los que existen makerspaces en el campus, proporcionan un laboratorio físico para el aprendizaje basado en la investigación.